www.purezayemocion.com

Vistalegre (Madrid)

Imposible de mantener

La descastada y floja corrida de La Palmosilla echa por tierra el trabajo y empeño de Tauroemoción, que no consigue llenar los tendidos de Vistalegre.

domingo 26 de febrero de 2017, 09:56h

  • Foto: María Vázquez


  • Foto: María Vázquez


  • Foto: María Vázquez


  • Foto: María Vázquez


  • Foto: María Vázquez


  • Foto: María Vázquez


  • Foto: María Vázquez


  • Foto: María Vázquez


  • Foto: María Vázquez


  • Foto: María Vázquez


  • Foto: María Vázquez


  • Foto: María Vázquez


  • Foto: María Vázquez


  • Foto: María Vázquez


  • Foto: María Vázquez


  • Foto: María Vázquez


  • Foto: María Vázquez


  • Foto: María Vázquez


  • Foto: María Vázquez


  • Foto: María Vázquez


  • Foto: María Vázquez


  • Foto: María Vázquez

Para aumentar de tamaño y ver todas las fotos, hacer click sobre la imagen - FOTOS: MARÍA VÁZQUEZ


El desorbitado precio de alquiler y coste de la plaza de toros, ahora convertida en pabellón multifuncional de Vistalegre, hace tremendamente imposible la recuperación de dicho coso. Los altos cargos a los que se ven sometidos los valientes empresarios que se enfrentan a ella, hace muy complicada la labor por seguir dando toros en la plaza de Carabanchel. El alto nivel de exigencia obliga a encarecer los asientos y bajar el caché a niveles insospechados para conseguir el mínimo destrozo en las arcas del empresario. Un riesgo que no hace más que ensalzar la valentía de la joven empresa encabezada por Alberto, quien sigue empeñado en sacar a flote dicha plaza.

De nuevo la media entrada parecía lejana, ligeramente por debajo del aforo completado hace un año, tras el resurgir de Mora y Fortes. Y es que el cartel quizá no tuviera el tirón taquillero necesario para levantar aquello, ni los augurios ganaderos fueron los mejores para ir con garantías a la plaza.

Una ganadería bien conocida en Madrid por sus continuos desfiles de inválidos y descastados. Hasta me quedaba la esperanza de ver algún “palmosillo” como ese salpicado de Perera hace pocos meses en Zaragoza, de encastada e incansable acometida. Pero no pudo ser. La corrida se movió entre algodones por su escasez de fuerza y casta. Tan sólo podemos salvar de la quema al buen primero, que tuvo fondo y hondura por un gran pitón derecho, con el que anduvo a medias David Mora, al que sacaron con muchísimo cariño por la Puerta Grande de la antigua “Chata”, entre escaleras mecánicas, solados de mármol y pancartas publicitarias. De lo más feo recordado.

Cortó la primera a este buen “Capricho”, animal con fondo y gran pitón derecho, por el que debió estar mejor el maestro David Mora. El de la Palmosilla, tras un discreto tercio de varas, se vino arriba con los palos y se creció con el mando de David, que por momentos quiso repetir la hazaña del pasado año. Capricho se creció y ganó la partida por el izquierdo, sin el suficiente acople para llegar al aprobado. Tiró de redondos Mora, buscando la ligazón y mano baja, olvidándose entonces de vaciar la embestida del codicioso animal, que pronto y veloz acudía a la muleta del diestro. Estocada desprendida y oreja cariñosa. Ovación fuerte para el toro.

El cuarto fue muy protestado por su falta de fuerzas. Animal hondo y bonachón, de expresión borreguil y mirada noble. Aguantó el presidente las fuertes protestas de los tendidos y mantuvo al inválido en el ruedo. Acción que le vino de perlas al de Borox, que tiró de mano alta y toques suaves para levantar al morlaco de la pena. El aprobado del respetable se combinó con la desidia de los reprochables, intransigentes para algunos. La oreja por tanto, careció de la validez de unos cuantos, que negaron dicho trofeo a su paso.

Ureña se presentaba en Vistalegre tras la negativa de la Comunidad de Madrid a su propuesta de encerrona en la Goyesca de este año. La ambición del murciano fue palpable nada más recibir a su primero, con decisión y tesón, ambición y coraje. Devuelto fue su primero, y en su lugar apareció un vareado colorado de noble y obediente condición. Alargó las embestidas del cornúpeta tras una colada por estatuarios, con un soberbio y desmayado derechazo que hizo rugir el Palacio. Llegaron otras dos series con la mano diestra cargadas de hondura y buenas formas, con el compás abierto y el tronco hundido, cargando siempre la suerte y con un trazo más de muletazo rastrero. Un lujo de toreo. Bajó entonces al natural, donde punteó el de la Palmosilla los engaños, sin tirar nunca hacia delante, muy obligado por el lorquino. Ureña acabó encimista y embarullado entre los pitones del cornúpeta, bajando así el listón de la obra. Estocada desprendida y oreja de mayor peso que la primera de Mora.

El quinto también fue devuelto tras las continuas pérdidas de manos. El bis fue el de mayor cuajo y seriedad de la corrida, pero al igual que sus hermanos, se vino abajo a medida que avanzaba su lidia. Ureña tiró de nuevo de técnica y logró sacar muletazos que no llegaban a los tendidos por la nula emoción del de La Palmosilla. Las ganas ahí quedaron.

Lo más destacado de la tarde, bajo mi humilde punto de vista, lo realizó Varea frente al tercero. Un recibo capotero de los que ya no se ven, por verónicas, lentas y cadenciosas, dos chicuelinas rastreras con el capote totalmente rajado y una media para el recuerdo. Poquito hizo falta para levantar de un plumazo al graderío. Arte y regusto. Una lástima que el animal durara un suspiro. La faena de muleta fue puro trámite.

El sexto fue otro animal inválido y muy venido a menos. Las protestas en los engaños fueron la causa de una terrorífica voltereta entre las dos rayas, de la que salió ileso aparentemente. Las condiciones del burel fueron imposibles para la lidia y el de Almassora se fue entre las cálidas palmas de un público agradecido por el esfuerzo. De la espada mejor no hablemos.

Y esto fue todo lo acontecido en esta tarde de toros en Vistalegre. Ojalá y algún día podamos ver vida en esta plaza, pero las condiciones económicas y la poca ayuda no son las mejores para ello. Por mi parte, gracias Alberto por tu valentía.


Madrid. Palacio de Vistalegre. Sábado 25 de febrero de 2017. Toros de La Palmosilla (1º ovacionado en el arrastre - 2º y 5º lidiados como sobreros) para David Mora, oreja y oreja protestada tras aviso; Paco Ureña, oreja y saludos; Varea, saludos y palmas. Entrada: Un tercio de plaza.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(2)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.