www.purezayemocion.com

Pamplona

Triunfalismo de primera

Triunfalismo de primera

Doble puerta grande en la sexta corrida de San Fermín. Una plaza que vuelve a confirmar el nivel festivo y de nula exigencia de una afición generosa y benévola. Corrida irregular de Victoriano del Río, con un gran Forajido.

Triunfalismo inoportuno de plaza de primera. La Feria de San Fermín vuelve a confirmar el nivel festivo y de nula exigencia de una afición generosa y benévola. La seriedad y el rigor, encabezado por el toro más espectacular del panorama taurino, dota a esta plaza del reconocimiento de primera. No así el rigor presidencial, que una tarde más, premió de forma descarada y sorprendente a los actuantes.

Poco le preocupará al gremio el nivel de exigencia de un público entregado. Supongo que es más deseable pegar palos a todos aquellos que miden y examinan la actuación de un héroe en el ruedo. Está mal visto dar importancia y premiar en su justa medida en estos años que corren donde la influencia animalista despreocupa todos los males internos de esta fiesta vapuleada y casi maltratada.

El encierro de Victoriano del Río fue un regalo de seriedad y señorío. Un auténtico corridón de toros propio de la ciudad de Pamplona. Edad en sus miradas, integridad en sus astas y cuajo de cabo a rabo. Una lástima que bajara el nivel de la corrida tras el gran Forajido, uno de los toros de la feria, sino el que más. Una primera parte muletera y codiciosa, de fondo y buenas embestidas. Los tres últimos cerrarían una corrida que seguramente opte a premio.

Sebastián Castella abrió el cartel tras su noticia de ruptura con Manuel Erice, acompañante en sus últimos años. Será cierto eso de que un cambio de rumbo a nivel profesional afecta y de qué manera a tu estado de ánimo. Pudimos ver un Castella más sereno que nunca, por momentos abandonado y sin prisa en cuanto a tiempo. Lanceó con gusto y temple a su primero, un interesante Victoriano al que le faltó un punto de humillación y casta en los finales. Tras un empiece por estatuarios, se sacó con gusto y temple el toro a los medios, para medir una faena irregular y técnica, sin apenas enganchones, todo en un palmo. Al animal le costó llegar al profundo muleteo de Castella, que a media altura, ligó cada una de sus embestidas. No acabó de obligar al animal, con la certeza de que pudo haberse parado. Estocada y oreja concedida.

El cuarto fue el garbanzo negro de la corrida. Serio y con leña para tres inviernos, pero manso y descastado en condición. Los años de oficio del galo chocaron con la fatal estructura de faena que pudo costarle los tres avisos. Un interminable trasteo sin sentido que dificultó a última hora la suerte suprema.

La espada le valió una generosa y oportuna Puerta Grande a Alberto López Simón. Una cortó en su primero tras tirarse inconscientemente entre los pitones del castaño salpicado en un arrebato de guerrero perdido. Quizá hasta él comprendiera la poca conjunción que tuvo su faena. Y eso que al Victoriano le dio por embestir con buenas formas. La ligazón por derechazos no llegaba al acople requerido, con su cite perfilero y muletazo lineal. Tiró mejor al natural del cornúpeta, más encajado y con mejor trazo. Si no llega a ser por el topetazo hubiera dudado en la petición de oreja.

Otra, y más sorprendente si cabe, cortaría al quinto, el más grandón del encierro. La evolución con el capote parece no llegar y las dudas con la muleta siguen patentes por mucho que quieran negarlo. La sosería y falta de casta del animal sumó a la facilidad muletera de Simón, que compuso una faena vacía y de poco contenido. La eficaz estocada, ahora sí bien ejecutada, le valió una devaluada puerta grande en Pamplona.

Ginés Marín se ganó el puesto mañana, en la corrida de Núñez de Cuvillo. Y es que el chaval está para verle. Realizó lo más destacado de la tarde en tercer y sexto lugar. Mañana, junto con Ferrera y Talavante, volverá a actuar en un cartel más que interesante.

Pinchó su faena al tercero, que le hubiera valido, visto el nivel de la feria, otros dos regalos. Fue este un animal bueno de principio a fin. Su perfil condeso se apreció ya desde el encierro, así como la clase por ambos pitones en el capote de Ginés, que templó y nos regaló tres preciosas verónicas, con una media rodillas en tierra. Lo cuidó en varas su padre, y lo enseñó aún más si cabe Carretero, corto y por derecho. “Forajido”, que así se llamaba el bueno de Victoriano, desplegó un sinfín de embestidas humilladas y boyantes, perfectas para el toreo moderno. Destacó entonces un nuevo cambio de mano, eterno y sentido. Hasta llegó a sonar un olé de aprobación entre tanto jolgorio. Crecía la faena, pero no acababa de redondearla Marín, que por “h” o por “b” pareció no cerrar como mereciera la obra. Buenos y cadenciosos los naturales, y más meritorios los de final de faena, entregado de rodillas, con el pecho por delante. Fallo con espadas y vuelta merecida.

Las dos cortaría del sexto, otro pavazo de Cortés, que tuvo la suerte de caer en manos de un torero con proyección de futuro y en un momento estupendo. Encaminó las protestadas y descastadas embestidas al ralentí, para luego obligar y alargar una faena que siempre fue a más. Los naturales a pies juntos culminaron una meritoria faena, que tras una gran estocada, fue premiada con dos excesivas orejas.

Finalizaba así una tarde triunfal con cinco orejas y tres toros ovacionados en el arrastre. Un premio excesivo a una tarde entretenida y de contenido en Pamplona. Mañana Cuvillo vuelve a San Fermín, en el que puede ser el cartel de la temporada hasta el momento.



Pamplona. Feria de San Fermín 2017. Toros de Victoriano del Río (serios y de gran trapío, buenos y codiciosos los tres primeros, descastados los tres restantes) para Sebastián Castella, oreja y silencio tras dos avisos; López Simón, oreja y oreja; Ginés Marín, vuelta al ruedo y dos orejas. Entrada: lleno aparente.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(2)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • Triunfalismo de primera

    Últimos comentarios de los lectores (3)

    2457 | ws - 13/07/2017 @ 14:04:28 (GMT+1)
    Las orejas fueron no ya de plaza de tercera sino de portátil. Corrida en conjunto por encima de los toreros. A LSimón ahora se le canta que está mejor porque no tiene al coñazo de apuntador que tenía antes. Pues bien, yo lo vi igual de mal. Y Ginés Marín está aprendiendo demasiado pronto a torear compuestito, con buen aire pero con poca profundidad. Esta claro que visto el nivel es normal que con la ley del mínimo esfuerzo le valga para seguir ''triunfando''. ¿ Y como hemos llegado hasta aquí? Pues creo que mucha culpa tiene la tv. Los mismos que ayer decían que las orejas eran benévolas son los que han callado ante orejas baratuchas en Sevilla y Madrid, que son las plazas que deben marcar el ritmo.
    2456 | Juan Guembe - 13/07/2017 @ 12:25:44 (GMT+1)
    Despues de leer la cronica,dudo mucho de que el cronista estubiera en la plaza. Toros que solo se tapaban por los pitones, eso para empezar. Si esta corrida se lleva algun tipo de premio, los intereses espureos que se rumorean en Pamplona, van a ser verdad. Con una primera parte que fue medianamente entretenida,con unos toritos que no se picaron y llegaron desfondados a los finales de faenas de los tres destoreadores de ayer y una segunda que fue un autentico toston, un koñazo. A alguien tenian que poner despues de la baja de Roca Rey, se vio claramente a quien interesaba poner. Y lo bueno de que retransmitan en la tele esta feria, es que asi puede ver todo el mundo que esto es un charlotada con toros grandes. Punto. Y no de ahora, lleva muchos año asi.
    Un saludo.
    2454 | Francisco G. - 13/07/2017 @ 10:00:23 (GMT+1)
    Impresionante trapío y seriedad de los victorianos. Para empezar bien. A mi el toro que me gustó fue el segundo, donde Lopez Simon estuvo de pena....como toda la temporada. Ahora bien, merecida oreja por como lo mató. Quinto toro y torero fatal, pero peor la presidencia. Lopez Simon no se mereció salir por la puerta grande. Lo mejor de la tarde la actuación de Gines Marín. Estuvo genial en su primer toro. Esa actuación si sería de dos orejas pero fallo a espadas. El presidente bien. Ahora bien, en el sexto me gusto todavía más como estuvo el chaval. Me encantaron esos naturales a pies juntos. Presidencia mal, al conceder las dos orejas (con una hubiera estado correcto). Y de Castella, pues bueno, como como ayer perera.....está en año horribilis....no se mereció la primera oreja....ni se merece que se le contrate el año que viene.
    Siguen sin picarse los toros.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.