www.purezayemocion.com

Pamplona

Rafaelillo, héroe en Pamplona
(Foto: Elmundo.es)

Rafaelillo, héroe en Pamplona

El murciano logra la Puerta Grande tras una verdadera paliza. La miurada, floja y compleja, estuvo por debajo de una terna dispuesta y honrada.

Cerraba la tradicional corrida de Miura unos sanfermines cargados de incidentes. Varios heridos, en menor o mayor medida, que han dignificado la vocación del toreo con la vida por delante. Con mayor o menor recompensa, pero con la satisfacción de haber dado la vida por el toro. Unos sanfermines focalizados en la figura de Fandiño, quien por destino de la vida acabó entregado en tierras francesas. Todos y cada uno de los brindis rezaban por él. No había quien no se acordara del orduñés en terreno predilecto.

Y finalizó con una corrida descarada y enorme de los hermanos Miura. Un corridón de toros con alzada y peso, mucho peso. Un variado pelaje que encerró un sinfín de síntomas en decadencia. Flojos los remos, corta la pelea, baja la casta… No corren buenos tiempos por Zahariche, y la cosa ha quedado clara. Los tres primeros se movieron entre la invalidez y el cuidado supremo, siempre atentos por sus hábiles y destartaladas embestidas, con el recuerdo de su historia, de su fama. Cuarto, quinto y sexto subieron el tono de la tarde. Por exigente y arrollador el cuarto, por impresionante y noble el quinto, y por movilidad y fondo el sexto, el más potable de una complicada y trompicada corrida.

Rafaelillo dejó el sello de su nombre. Guerra, lucha y sangre. ¡Qué vida tan dura y tan poco recompensada! ¡Qué afición por seguir adelante y no tirar nunca la toalla! De verdad que es admirable la carrera de este héroe. Con su corta estatura, su familia más que formada, sus años de hostias, una tras otra, su nula recompensa tras triunfos ganados a fuego… Admirable. Y no queda otra que rendirse a él tras la brillante lucha con el cuarto, el más exigente de la corrida. Un sinfín de miradas, advertencias y amenazas de querer prenderle por los muslos. Poco le importó a Rafael, que a modo de desafío quiso poderle de rodillas, como si medio metro midiera el lomo del animal. Qué bestia. Qué grandeza. Volteretón increíble cuando se metió en terrenos del Miura que nunca perdió su sitio. Estocada hábil y segunda oreja que le valió la puerta grande.

La primera la cortaría al flojo primero, un inválido paletón que no dignificó al hierro. Lastimado de sus extremidades posteriores, se deslizó con nobleza y sosería a los naturales templados y con enjundia del murciano. Hasta se permitió el gusto de robarle un circular invertido. ¡Cómo anda Miura!

Castaño tuvo el lote más ofensivo y cargado del encierro. Su primero fue un pavo tremendamente presentado. Al igual que el primero mostró mucha falta de fuerzas, y tras una buena primera vara, en la cual empujó con todo, se mantuvo con buen son en la muleta del charro. Se olvidó Javier de poner al toro en suerte en la segunda. Parece mentira que se olvide de todo lo que le ha dado la lidia perfecta estos últimos años. Tras el par de Sánchez, experto en todo tipo de acometidas, llegó el capotazo de Marco. Qué lidiador, qué perfección. Citó entonces en largo Javier, luciendo ahora si al pronto de Miura, con dos series a media altura y con buen son. Empezaron los enganchones y las protestas del cornúpeta, que terminó desarrollando un sentido casi previsto. Con el izquierdo repuso y puso en dificultades al diestro, que tras una eficaz y desprendida estocada, consiguió una cariñosa oreja de Pamplona.

El quinto, único colorado de la corrida, causó la expectación del aficionado desde el momento que fue anunciado. Hartos de tanto “saltilleo” uno espera el Miura de toda la vida. Este morfológicamente nos dejó satisfechos. Alto de cruz, paletón de cuerna, con gran cabeza y abriendo la cara. Un pedazo de toro. Una lástima que su condición no fuera la deseada. No cumplió en varas, saliendo suelto del segundo encuentro, y mostró nobleza y poco recorrido por ambos pitones. Las cercanías de Castaño, quien usó la silla como inicio equívoco de faena, no ayudaron al desarrollo de las embestidas de Hurón, que acabó por corto las embestidas en un trasteo enganchado y con dudas. Estocada fácil y fallo con el descabello.

Pinar dio la cara en su vuelta a Pamplona. Asentado, firme y tragando un mundo con su lote. Su primero pareció un desecho de mal gusto. Acapachado, bizco, escurrido y de fea lámina. Del mismo estilo que la impresentable lidiada en Madrid. Se dejó sin más en los primeros tercios y acabó protestando una barbaridad ante el sometimiento del albaceteño. Rubén quiso el toreo fundamental para un animal no apto, y los constantes derrotes acentuaron el peligro sordo del animal. Quiso el manchego, que no fue aprobado por el deslucido animal.

El sexto, más atacado de presencia que de cuerna, se deslizó por momentos en el capote de Pinar, que una vez más dio todo en el ruedo navarro. Este Miura sí que desarrolló casta y fuerza, componentes esenciales en el toro de lidia. Con la cara suelta y la prontitud característica en este hierro, logró Pinar sacar los muletazos más logrados y dominados de la tarde. Faena de medios más ligada y bien acogida por unos tendidos en plena ola festiva. No sé si llegaron a enterarse de lo presente, pero la faena tuvo sus momentos de importancia. La oreja llegó tras una fuerte petición. Palmas en el arrastre.


Finalizaba así la Feria del Toro 2017 con una Miurada floja y falta de casta. Rafaelillo cruzaba la puerta de la gloria con todo merecimiento.


Pamplona. Feria de San Fermín 2017. Toros de Miura (fuertes y de gran alzada, complicados y flojos en líneas generales) para Rafaelillo, oreja y oreja; Javier Castaño, oreja y saludos; Rubén Pinar, silencio y oreja. Entrada: Lleno.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • Rafaelillo, héroe en Pamplona

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    2459 | Francisco G. - 15/07/2017 @ 12:18:12 (GMT+1)
    MIURA, un respeto. Como diria nuestro maestro el Sr. Marquez. Pues a mi la miurada si me gusto. Cierto que muchos fueron flojos pero en genrral con el mismo comportamiento. Es decir, sin humillar y volviendose sobre su cuello a la mitad de muletazo. Comportamiento idoneo para ver la aptitud de cada maestro: 1. Rafaelillo: lo mejor que se puede ver hoy en dia en una corrida de toros. Que capacidad para entender estos toros. Se nota que sabe hasta donde puede llegar. Y sabe exponer....incluso cuando pone mas de lo permitido es prendido por el toro. Excesiva la segunda oreja pero teniendo en cuenta la poca exigencia de esta plaza, puerta grande mas que merecida. 2. Castaño: para mi hizo lo mejor de la tarde. Dandelo distancia al segundo toro. Cierto que los enganchones malean estos toros. Y el mejor ejemplo fue el erroneo inicio con la silla. Castaño se relajo y con ese miura le costo un enganchon en el ultimo lance de la primera tanda. El toro se oriento y cambio. Perdio el triunfo. 3. Pinar: no es torero para miuras. No sabe entender su embestida. Aunque me gusto en el ultimo toro de la feria. Mato mal... Conclusion: pedazos de toros los de pamplona. Toros, en general, faltos de fuerza y casta. Y lo peor que no se picaron ni los miuras. No se lucieron en el caballo. Lo mejor la presentacion de los toros, algun natural de gines marin, la toreria de ferrera y rafaelillo.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.