www.purezayemocion.com

Entrevista a Fernando Álvarez, ganadero de Valdellán

“Santa Coloma gusta porque los toros transmiten emoción”

Allá por el año 2000, el buen aficionado Fernando salía descontento de los festejos debido a los toros tan blandos que saltaban a los ruedos españoles. Es por ello que poco después decidió aventurarse en la creación de una ganadería. Quién iba a decirle que con sólo unos años de trabajo, Valdellán iba a gozar de prestigio.

Para aumentar de tamaño y ver todas las fotos, hacer click sobre la imagen - Fotografías: Andrew Moore


Fernando Álvarez pudo hacer realidad el sueño de casi cualquier aficionado a los toros: ser ganadero. En 2002 compró los derechos del hierro de Valdellán y varió el diseño, señal de orejas y divisa. Adquirió vacas y sementales de la ganadería de Hoyo de la Gitana, procendencia Santa Coloma (vía D. Joaquín Buendía Peña y D.Graciliano Pérez-Tabernero). Pocos años después y tras eliminar la mayor parte de la compra a Hoyo de la Gitana, en los años 2005 y 2006 incorporó reses de la ganadería Pilar Población del Castillo, también Santa Coloma pero hecha sólo de animales con sangre vía D. Graciliano Pérez-Tabernero. A día de hoy, el trabajo de Fernando está haciendo que Valdellán se erija como una ganadería de las que gustan a los aficionados.

- Adquiriste la ganadería en 2002. Es difícil aventurarse en esto de ser ganadero y abrirse camino con un encaste así. ¿Qué te llevó a ello y por qué te decidiste por Santa Coloma?
Adentrarse en algo siempre es difícil, y también en la ganadería de toros bravos. Me decidí por el encaste porque viví esa época de aficionado en la que salían corridas muy blandas y no salías muy contento de la plaza. Entonces, Santa Coloma todavía se veía algo. A mí era un encaste que me gustaba por su alegría y viveza, y pensamos que podía ser la base para poder ir haciendo nuestros canastos. Pero para hacerlo tiene que haber algo que te guste, y eso era bravura, casta y fuerza.


- Los frutos han llegado pronto
La verdad es que quince años en una ganadería son muy pocos. En estos tres o cuatro años que vienen empezaremos ya a centrar nuestros objetivos, como tener una base de vacas que venimos viendo y conociendo y unos sementales de nuestro gusto. Como bien decías, es verdad que ha habido éxitos. Santa Coloma gusta porque los toros transmiten emoción, se mueven, y eso en algunas plazas ha gustado mucho y nos ha dado un empujón bueno.


- Sobre todo en Francia
Francia tiene la ventaja de que madruga a la hora de seleccionar y comprar. A mí hay veces que en mayo me preguntan para plazas españolas conocidas, y hasta ahora he tenido la suerte de que en octubre, noviembre o diciembre lo poco o mucho ya lo he tenido colocado, así que se sorprenden. Pero el problema no es que los franceses tengan más afinidad con nosotros o nosotros con ellos, la cosa es que madrugan y la mayoría de las plazas están gestionadas por aficionados, por lo tanto lo viven más y están deseando llegar al campo. Se llevan las cosas antes que otros.


- Volviendo a lo anterior. Entonces, ¿tu balance de las últimas temporadas?
El balance es bueno. Hemos conseguido algo importante: la regularidad. En años anteriores había más puntas de sierra. Saltaban toros buenos y malos, y ahora estamos dando más regularidad. Es importante que cumplan en todos los tercios, no sólo en el caballo o en la muleta. Al principio eso me preocupaba porque cuando adquirimos la vacada. Lógicamente, venían vacas que no le habían gustado al anterior propietario. Fallaban en el caballo, en la muleta... Y cuesta darle regularidad y que cumplan en todos los tercios.


- ¿Para el año que viene qué tenéis?
Tenemos dos o tres cosas. Ya han estado de Vic-Fezensac y probablemente se lleven un toro para la Concurso o toros para un Desafío Ganadero con otra ganadería. Está por confirmar aunque es muy posible el desafío. Tenemos novillada picada que nos la están pidiendo de varios sitios y tenemos que sentarnos. Y hay una corrida extraordinaria para plaza de primera, de la que también estamos pendiente de algunos sitios. En total tenemos tres corridas de toros, dos novilladas picadas y a mí me gusta mucho echar novilladas sin picadores, que tendremos una o dos. Con las novilladas sin caballos facilitas los inicios a los chicos que empiezan, y al mismo tiempo te permiten ver cosas nuevas y sementales nuevos.


- ¿Qué se le puede pedir al toro de Santa Coloma y concretamente al de Valdellán?
El toro de Valdellán es un toro que viene dando emoción. Hay buenos y malos pero nunca falta esa viveza característica de Santa Coloma. Normalmente cumplen en el caballo, incluso los hay realmente buenos. Y en la muleta creo que mi toro cumple también con su encaste. Una labor que no suele ser muy larga, pero muy humillador y muy repetitivo. A veces estos toros son excesivamente listos y las faenas no duran mucho pero mientras duran tiene emoción y transmisión.


- Humillación y repetición pero con casta
Sí. A nosotros al principio eso de la humillación nos costaba mucho, pero ahora ya humillan casi todos. Porque es una característica muy importante hoy. Pero queremos que se humille con casta, carácter y también con entrega.


- Es cierto que eres aficionado de Madrid y del tendido 7

Alguna vez he ido a este tendido. He ido más al 2. He ido mucho a Las Ventas.


- ¿Compartes nuestra filosofía de pureza en el toreo y emoción en el toro bravo?
Sí. Cuando hay algo bueno o malo, nunca se debe a una sola causa. Pero creo que una de esas causas es que el toro bravo, fiero y con emoción se ha ido sustituyendo en un 90 % de los casos por un toro excesivamente dócil, obediente, noble y que es muy bueno para el toreo que se hace ahora pero muy malo para la gente va a la plaza. Pienso que es una de las causas de que ahora vaya menos gente a los toros. Otra puede ser la falta de respeto al toro. Hay que respetar al toro y al torero. No se puede dar la sensación de que el toro es un animal al que se desprecia.


- Otra de las causas es que en muchos casos se ha convertido en un espectáculo previsible
Así es.


- La Dehesa de Valdellán, finca de la ganadería, tiene una curiosa historia
Es la historia de bastantes fincas en España que proceden de la desamortización. En ese tiempo hubo una residencia de monjes benedictinos que venían aquí a pasar sus vacaciones, sus enfermedades e, incluso, a morir. Terminó con un incendió que devoró totalmente lo que había. Parece que desaparecieron miles de libros y documentos de los benedictinos. Prácticamente ahora se conservan un campanario, un muy pequeño retablo que es bonito pero que no tiene gran valor, y también algunas piedras. Poca cosa.


- ¿Cómo solucionar el problema de los reconocimientos en plazas como Madrid?
Me perece que eso es importante. Es decir, no se pueden homologar todos los toros. Al igual que en otras actividades, como por ejemplo las deportivas, hay distintos tipos de competiciones, aquí creo que debería respetarse la fisionomía de cada tipo de toro. No puede tener un toro de Santa Coloma la cara de uno del Conde de la Corte. Aunque si te fijas, el toro que hizo la ganadería de Graciliano Pérez-Tabernero es un toro asaltillado del todo. De hecho, esa cabeza existe. Se trata de un animal asaltillado con unas vueltas de pitones muy parecidas a las de ganaderías que lidian en Madrid. Muchas veces cuando se lidia un toro mío me dicen que Santa Coloma no es así. Perdona, ¡Santa Coloma sí es así! Santa Coloma era así. Ese toro que se llama Mesonero, cuya fotografía se puede ver en internet, era un toro de una fisionomía muy parecida a ganaderías como la última que ha lidiado en Madrid (Adolfo Martín). De todas formas, creo que sí, que tendría que ajustarse. Después, ya sabemos que hay otros problemas. Hay uno que no sé si es evitable, que es que es un espectáculo caro. Una pareja o dos amigos van a los toros y se gastan 100 €. Esto es evidente que para una familia normal es un dinero. No sé si es evitable porque es un espectáculo con animales vivos, que están en una dehesa durante cuatro años, que los tienes que desplazar en unos camiones a Madrid, Bilbao, Palencia... Y todo eso tiene un coste, porque después están los reconocimientos, plazas de toros... Todo eso es caro y no sé si evitable, pero hay cosas que se podrían hacer para mejorar esto. Una de ellas es la que tú has dicho antes: que el espectáculo no sea excesivamente previsible. Se deberían buscar también, insisto en "también", ganaderías que no fuesen previsibles. Es decir, variedad de encastes. Tiene que haber de todo. Sobre todo en ferias como Madrid o Sevilla. Y más en Madrid, donde hacen más caso al aficionado. Es una feria muy larga, donde se dan cuarenta o cincuenta corridas al año y cabe acomodar a otras ganaderías. Y más ferias donde se deberían asegurar espectáculos para todos los gustos.


- Como ganadero y aficionado, ¿cuáles piensas que son buenos argumentos de defensa de la Fiesta?
En primer lugar te diría que no hay que buscar argumentos filosóficos para justificar los gustos de una persona por una tradición de sus padres o de sus abuelos y que forman parte de nuestra cultura. No la hemos inventado nosotros. Soy muy contrario a tener que convertirte en un filósofo para defender que vas a los toros. Creo que lo que tienen que defender las autoridades es que el que quiera ir a los toros pueda ir y el que no pues que no vaya. Sin más. Y si el espectáculo tiene que decrecer porque la propia dinámica social o el paso del tiempo le haga decrecer, pues que decrezca. Lo que no entiendo es que a estas alturas tengamos que estudiarnos un tratado para explicar por qué no se hace daño a los animales a alguien que dice que se hace daño. Si no le gustan los toros, la mejor manifestación que puede hacer es no ir, pero que respeten a los demás y nos dejen ir con tranquilidad y libertad. Como hemos hecho siempre. Y esa es una labor de las autoridades.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (18)    No(0)

Noticias relacionadas

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • “Santa Coloma gusta porque los toros transmiten emoción”

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    2685 | JESUS LOPEZ - 13/10/2017 @ 12:34:12 (GMT+1)
    Claro y sensato, como siempre en sus apreciaciones, Fernando Álvarez, ganadero de privilegio y ánimo. Cierto que no debemos buscar tantos argumentos filosóficos para entrar en las discusiones de los contrarios a la fiesta que a la postre son exhibicionistas de la bondad, que tienen a los taurinos asco, desprecio y lo que es peor odio absoluto. Por eso, hay que aplicar la máxima de Santo Tomás: "Con los herejes la doctrina NO SE DISCUTE".

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.