www.purezayemocion.com
Madrid, año uno
Ampliar
(Foto: Elpais.es)

Madrid, año uno

Análisis del primer año de Simón Casas al frente de Las Ventas, sin justificaciones ni paños calientes. Presente y futuro de la plaza.

La gran noticia del inicio de la temporada taurina 2.017 era que, tras varios intentos fallidos, Simón Casas era por fin empresario de Las Ventas. La noticia fue acogida con euforia. Al parecer, Simón Casas iba a hacer de la Plaza de Toros de Madrid todo un emporio de prosperidad taurina. Terminada su primera temporada al frente de Las Ventas, es evidente la sensación de decepción de los aficionados. Esperaban más, mucho más.

Estamos en un tiempo en que la crítica taurina brilla por su ausencia, todo son parabienes y palmadas en la espalda. Nunca estuvieron tan distantes los críticos de los aficionados. Así que alguien tendrá que hablar claro. Y hablar claro no supone faltar al respeto a los taurinos, supone exigir que los taurinos respeten nuestros derechos como consumidores. Derechos ignorados a todas horas por los negociantes del toro, con el beneplácito de casi todos los escribientes. Así que, aunque no le guste nada al señor Casas todo lo que voy a decir, me dispongo a hacer la disección de su primer año en Madrid, sin justificaciones, ni paños calientes.

I.- La Temporada de Plaza 1

La temporada madrileña puede dividirse en cuatro etapas:

1.- Antes de San Isidro
Simón Casas anunció para abrir boca una novillada de Fuente Ymbro, otra de La Quinta y una corrida de toros de Victorino Martín. El inicio de curso estuvo muy bien y gustó a todos. Ninguna objeción que poner. La cosa empezaba bien, un notable para la empresa.

2.- San Isidro
San Isidro fue presentado en una gala anunciada a bombo y platillo, que encantó a todos los escribientes. En realidad era una cortina de humo para tapar una feria totalmente mediocre. A pesar del triunfalismo reinante, cualquiera que leyera los carteles se daba cuenta de que la feria era parecidísima a los sanisidros de la anterior empresa. Se trataba de una feria sin carteles redondos y llena de tardes sin interés. La presencia de las figuras era testimonial, el grueso de la feria la toreaban los de la segunda y tercera fila. En fin, lo mismo que en los últimos treinta años.

Creo sinceramente que Casas hizo lo que pudo. O en otras palabras, no pudo hacer otra cosa. A la hora de la verdad, y con la excepción de Talavante, las figuras no quisieron prodigarse en Madrid. Y hubo que recurrir a los toreros del montón para armar la feria, tal y como hicieron los Choperita y los Lozano en años anteriores. Por la dureza de la plaza, a los toreros de postín les cuesta un mundo torear en Madrid, y para rellenar un mes de toros hay que echar mano de los que no interesan. Simón, con su verborrea habitual, decía en invierno que las figuras eran muy amigas suyas y que torearían en Madrid hasta en verano. A la hora de la verdad, le dejaron en la estacada.

Es evidente que la jugada de Casas era contratar a toda costa a José Tomás, pidiese lo que pidiese. Así el número de abonados ascendería espectacularmente. Pero el de Galapagar dijo nones y los planes se vinieron abajo. El abono se mantuvo, pero no se incrementó. Dice la empresa que este San Isidro ha habido mucha más gente que el año pasado… sin embargo yo he visto la mayoría de las tardes un enorme vacío en los tendidos de sol y muchos huecos en los altos de sombra. Y los llenos de “No Hay Billetes” no han pasado de diez. En resumen, la situación no mejora con respecto a los últimos años.

Con respecto al toro, en el San Isidro 2017 las corridas estuvieron mucho más desigualmente presentadas que en ediciones anteriores y se vio mucho pitón romo, con la complacencia de veterinarios y presidentes. Con respecto a la anterior empresa, en esto tampoco se percibe una mejora, incluso hay un empeoramiento.

Pero Simón tuvo suerte. Embistieron muchos toros y se cuajaron unos cuantos. En lo artístico la feria no estuvo mal. Me reafirmo en lo dicho anteriormente, con lo larga que es la feria y lo reacias que son las figuras a torear en Las Ventas, no se puede hacer otra cosa que lo que hizo Casas, que sacó un aprobado en este su primer San Isidro. Pero lo peor estaba por llegar…

3.- El verano
El verano que ha perpetrado Simón Casas en este año de gracia de 2.017, es el peor que se recuerda en la ya larga historia de la Plaza de Toros de Madrid. Ni el nefasto Martín Berrocal en la desastrosa temporada de 1.980 llegó a caer tan bajo. Un horror de verano.

En su propia oferta, Casas ofreció novilladas con picadores la noche del viernes y novilladas con picadores la noche del sábado. Las del viernes no se celebraron, con la aquiescencia de la Comunidad de Madrid. Salvo el 15 de agosto, las corridas de toros brillaron por su ausencia. Y la tarde de los domingos, la plaza permaneció cerrada. Lo dicho, nunca se cayó tan bajo.

En las novilladas de los sábados la plaza estuvo vacía, porque la publicidad fue nula. Es evidente que ni Simón Casas ni su equipo creen en Madrid como plaza de temporada. Y están jugando a lo mismo que en Valencia y Zaragoza, donde han suprimido la temporada más allá de las ferias. Quieren que la Comunidad les autorice a no dar toros en verano. Y viendo la blandenguería e indecisión de la Comunidad de Madrid, si no nos oponemos ni hacemos ruido, acabarán por conseguirlo. De momento este año la Comunidad les ha perdonado las novilladas de los viernes y la del ocho de octubre…

Lo de no dar toros los domingos por la tarde, merece un comentario más detenido. El no obligar a celebrar festejo el domingo por la tarde, es uno de los grandes errores del pliego vigente. Se rompe una tradición centenaria y se abre la puerta a la supresión de la temporada en un futuro inmediato. Esta es una anomalía que debe ser subsanada de inmediato. Si por aquello de que la empresa no puede celebrar espectáculos no taurinos, se van a reajustar las exigencias económicas, debe haber la contrapartida del refuerzo de la temporada.

El comportamiento de la empresa este verano ha sido totalmente cicatero. Cuando llegaron a la plaza dijeron a los cuatro vientos, que lo que les sobraba era el dinero, porque Nautalia era una superpotencia del mundo del turismo… a la hora de la verdad, parece que soltar dinero sí que les escuece. Y la consigna parece ser no gastar un duro porque tienen que pagar a la Comunidad una cantidad desorbitada de dinero. El pliego lo aceptaron ellos voluntariamente, e incluso incrementaron la cantidad a pagar. Pero es evidente, que el disparatado canon está incidiendo de forma muy negativa en la programación de la temporada.

Por cierto ¿Dónde están las novilladas de super lujo que iba a traer la empresa para que los novilleros pudieran lucirse? Porque no se han visto por ninguna parte. Salvo la novillada de la final, el resto han sido de ganaderías sin categoría.

Urge además, dar corridas de toros en verano. Hay muchos buenos matadores de toros hundidos en el pozo, que pueden resucitar en cuanto se les ofrezca una buena oportunidad. Y la Fiesta necesita del relevo en el escalafón. Y todos los veranos Madrid lanzaba a dos o tres matadores… pero la empresa no quiere saber nada, lo que quiere es cerrar la plaza en verano. En el próximo pliego se debe exigir la celebración de una corrida de toros todos los domingos de julio y agosto, como fue siempre.

Lo dicho, gracias a Plaza 1, hemos asistido al peor verano de nuestra vida. En verano suspenso sin paliativos, señor Casas. ¿No presume usted de imaginativo y audaz? Pues aquí tiene un reto a su altura: volver a dar lustre al verano madrileño. Pero usted ha preferido dar la espantá…

4.- El otoño
En primavera Casas iba diciendo que iba a celebrar diez corridas consecutivas en la Feria de Otoño. Al final sus palabras se las llevó el viento, y la Feria de Otoño, sólo se vio incrementada en una corrida de toros. Dicho esto, la Feria de Otoño fue muy decorosa. Una feria más que digna, teniendo en cuenta que las vedettes del escalafón no quieren oír hablar de Madrid en otoño ni en pintura. También estuvieron muy bien los desafíos ganaderos, que se deben perpetuar en el futuro. Con independencia del resultado concreto de una corrida concreta, el otoño estuvo bien. Ahora hay que conseguir llevar más público a los desafíos. Otro notable para la empresa.

5.- Resumen final
Una primavera y un otoño bastante mejores de lo habitual. Una feria en la misma tónica que las de los años anteriores. Y un verano de bochorno, que impide a la empresa aprobar en su primer año de gestión y que siembra una enorme inquietud en el aficionado con respecto al futuro. A ver qué hace Plaza 1 en 2.018, estaremos atentos.


II.- La Comunidad de Madrid

La Comunidad de Madrid es muy responsable del caos en el que se encuentra la Plaza de Las Ventas. Y es muy responsable de este desastre por tres motivos:

1.- Falta de previsión
Ahora no voy a entrar en el problema de la reforma de la Plaza de Madrid. Disertar sobre este asunto nos llevaría muy lejos y este es un asunto a tratar monográficamente. Pero sí que hay que consignar que este problema no hubiera tenido lugar si un poco del dineral que se ha ganado con la plaza, se hubiera destinado a la reforma paulatina del coso. En estos últimos treinta años se tenían que haber previsto partidas presupuestarias para tener a la primera plaza del mundo en perfecto estado de revista. La Comunidad ha prometido que las obras futuras no van a entorpecer el desarrollo de la temporada taurina. Esperemos que así sea.

2.- Un mal pliego
Cuando el pliego se hace pensando en el negocio y en sacar dinero, luego pasa lo que pasa. La empresa arrendataria para que las cuentas le cuadren debe escatimar en la cantidad y la calidad de los festejos. Con el canon que tiene que pagar Plaza 1, dudo mucho que la plaza de Madrid, sea negocio. Y donde no hay harina, todo es mohína.

Por otro lado, es evidente que la temporada madrileña a la Comunidad le importa más bien poco (por no decir nada). Lo importante es ingresar un dineral, lo demás es puro trámite. En el próximo pliego, el objetivo debería ser precisamente la programación de la temporada. Y para ello habría que rebajar el canon ostensiblemente, para que la empresa pueda ofrecer buenos carteles durante toda la temporada sin arruinarse. Si durante la gestión de Manolo Chopera y los Lozano, las cosas marcharon tan bien, es porque el pliego era comedido económicamente pero muy exigente en la planificación y la calidad de la temporada. Fue bajo el mandato de Esperanza Aguirre cuando empezaron las subastas encubiertas, que han terminado poniendo a la plaza al borde del precipicio. Hay que volver a pliegos similares a los de los años ochenta, nos va el futuro en ello. Y con toros todos los domingos de San José al Pilar, por supuesto.

3.- Excesiva tolerancia
¿Porqué ha perdonado la Comunidad a la empresa las novilladas de los viernes por la noche? ¿porqué les ha consentido incumplir su propia oferta? ¿Cómo se consintió el cambalache del ocho de octubre? La Comunidad debe exigir el cumplimiento estricto a la empresa del pliego y de todo aquello que ofreció. Porque sin lo ofrecido, a lo mejor no hubieran ganado el concurso… Esta exigencia además se debe extremar si como se rumorea, se va a reajustar a la baja el dinero a pagar por Plaza 1 por aquello de no poder dar festejos no taurinos. La Comunidad debe velar ante todo por los intereses del aficionado y fiscalizar la actividad de la empresa, no justificar sus desvaríos. La Comunidad debe hacer examen de conciencia, lleva mucho tiempo de desaciertos.

Y aquí pongo fin a la disección del primer año de gestión de Plaza 1, ergo Simón Casas; y del primer año de vigencia del pliego actual. Es una corazonada, pero tengo la intuición que finalizada la temporada 2018, todo esto va a cambiar. Porque hay ciertos equilibrios que son insostenibles.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (31)    No(2)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • Madrid, año uno

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    2690 | JESÚS RON - 07/11/2017 @ 08:31:29 (GMT+1)
    ANÁLISIS MINUCIOSO, CONCLUSIÓN GENEROSA, DESCONSIDERACIÓN A LOS AFICIONADOS Y ABONADOS NO RELATADA Y LO PEOR... CASAS TIENE PRISIONERA A LA COMUNIDAD. HARÁ LO QUE LE INTERESE Y YA VEREMOS HASTA CUANDO... AL TIEMPO.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.