www.purezayemocion.com

La decadencia de Acho

La decadencia de Acho
Ampliar

Con figuras enfrentadas a deshechos ganaderos, la Feria Taurina de Lima (Perú) dio fin a una de sus peores temporadas. Analizamos el papel de la empresa que regenta y conduce los hilos del abono del Señor de los Milagros en Acho, las ganaderías, las figuras, la autoridad, el público asistente y la prensa. Lo que fue de esta plaza y lo que es a día de hoy.

lunes 11 de diciembre de 2017, 11:48h
Con figuras enfrentadas a deshechos ganaderos sospechosos de pitones, inválidos, mansos y descastados, Acho dio fin a una de sus peores temporadas taurinas, en la que sin duda hubo mucho color y poca verdad.

Analizamos el papel de la empresa que regenta y conduce los hilos de la temporada del Señor de los Milagros en Acho, las ganaderías, las figuras, la autoridad, el público asistente y la prensa.


La empresa
Afirmaba con mucha razón nuestro querido amigo "Toni", director de la página web española El Chofre, que el empresario taurino es el máximo responsable de los fraudes que se puedan cometer en su plaza. Él es el que contrata a los toreros destoreadores con sus condiciones, él es el dueño de los toros que se lidian, y él es el que vende ese producto.

En Acho, además, los representantes de la empresa Casa Toreros Consorcio Perú fueron responsables de ofrecer propaganda engañosa publicitando que en Lima habían desembarcado los toros españoles de la ganadería del Puerto de San Lorenzo de la línea Atanasio-Lisardo, cuando en realidad lo que rodó literalmente por los suelos de Acho fueron los anovillados e impresentables Domecq de la Ventana del Puerto, lo que a todas luces constituyó un defraude al público consumidor.


Las ganaderías
Los ejemplares de las ganaderías españolas "emblemáticas del encaste borreguil" fueron las siguientes: Daniel Ruiz, La Ventana del Puerto y García Jiménez. Todos ellos impresentables saldos ganaderos, anovillados, de escasa presencia, mansos de libro en el caballo y en la muleta e inválidos que transmitían más compasión que emoción. Con estos despojos consideramos que Juan Manuel Roca Rey, representante peruano de la empresa, en lugar de jactarse de ser el único país de Ámerica que importa toros españoles, debería sentir vergüenza por el paupérrimo espectáculo que ofrecieron en la que fuera una de las más importantes plazas del Continente. Hablamos en tiempo pretérito porque Acho ya no es ni la sombra de lo que algún día fue, y la empresa se aprovecha para vender gato por liebre.

De las ganaderías peruanas (Santa Rosa de Lima, La Viña y El Olivar) que también son tributarias del encaste borreguil, lamentablemente decir que ni siquiera en presentación están aptas para comparecer en plazas de primera. Y en cuanto a lo que llevaban dentro decir que no son más que ganado "morucho".


La grandeza de lo que fue Acho

Las figuras
Los Ponce, Manzanares, Roca Rey, Garrido, Marín o Colombo, entre otros, aparecieron por Acho con sus "toritos bajo el brazo", paseándose como Pedro por su casa. Se enfrentaron al medio toro o al novillote adelantado recibiendo todo tipo de halagos y homenajes, y hasta alguno de ellos premiado como el ganador del Escapulario el Señor de los Milagros y, desde luego, hacer caja y continuar vendiendo humo en el resto de ferias americanas.

Nos preguntamos cómo alguien puede ser declarado ganador de algo si no ha tenido enfrente a un oponente digno, un toro íntegro, con presencia, fuerza, bravura y movilidad, que transmita emoción tanto en el caballo como en la muleta. En nuestro concepto, el premio tanto a la mejor faena como a la mejor ganadería debieron ser declaradas DESIERTAS.

Conviene recordar lo que algún día diría Gregorio Corrochano: "todo lo que se hace en una corrida de toros tiene apariencia de toreo, pero no todo lo que se hace con los toros es torear".


La autoridad
El llamado "Juez de Plaza", cuyo nombre desconocemos y tampoco nos interesa conocer, demostró ser un consumado ignaro en la materia y eso sí un estomago agradecido y súbdito de la empresa gestora, que permitió que se violara el reglamento taurino de cabo a rabo. En primer lugar por aprobar el saldo ganadero que saltó al ruedo bicentenario; en segundo lugar por permitir que en una Plaza de Primera, como se suelen denominar todavía a Acho, la Suerte de Varas, eje fundamental de la lidia,brille por su ausencia y se cambie la suerte en casi todas las corridas al primer rasguño de los aún llamados picadores; y en tercer lugar por premiar con dos orejas faenas indecorosas, plagadas de ventaja y con pésima ejecución de la suerte suprema.


El público
El público que paga su plata por ver un espectáculo en Acho tiene derecho a ser como le dé la gana, pero debemos reconocer que mayoritariamente es festivalero y se entrega con gran facilidad a las figuras, dicen para demostrar así su "fina sensibilidad"; público que encuentra en las corridas de toros la oportunidad para divertirse, pasarlo bien y presumir de haber visto a las "primerísimas figuras" del escalafón español; público que en la faena de capote gritan "ole" antes de que el animal llegue a jurisdicción del torero, a faenas de capote en las que las verónicas prácticamente han desaparecido y han sido reemplazadas por trapazos atolondrados sin embarcar con las bambas y traer a los toros toreados; público que pita la suerte de varas ante el primer encuentro con el montado como si prefiriesen que no se picara, lo que resulta altamente preocupante; público que jalea faenas de muleta en las que se amontonan derechazos a destajo, plagados de ventaja, dando lo mismo el toreo con el pico o con la panza de la muleta, faenas en las que no se exige el temple, el mando, la ligazón y el cargar la suerte, lo que en suma constituye la hondura del toreo. Minoritariamente Acho aún conserva aficionados a los que la empresa y su prensa adicta llaman "reventadores", "talibanes", "antitaurinos", que son los que defienden la pureza de la fiesta, rechazando el timo de la estampita. Aficionados que por tradición expresan sus protestas con pitos, matracas y pancartas denunciando la mala presentación del ganado, la trampa y ventaja del toreo, la mala ejecución de la suerte suprema y la concesión de orejas baratas.




La prensa

Casi toda por no decirlo toda, adicta y genuflexa a la empresa de turno, abdicando a su rol de comunicadores sociales con objetividad e imparcialidad; convertidos más en maquinarias publicitarias de la empresa y de los toreros, que en preocuparse en denunciar el fraude y decir la verdad para instruir a la afición. Se entiende que todo ello es así no porque reciban sobre, sino tan sólo por una miserable credencial de prensa y pase al callejón.

A propósito de la llamada prensa taurina peruana, es lamentable la decadencia conceptual que demuestra el actual responsable de la página taurina de El Comercio, decano de la prensa peruana, quien ha llegado a decir que en Acho se presentan verdaderos corridones de toros y que los toros se ven pequeños porque el ruedo es demasiado grande. Si don Enrique Solari Swayne, "Zeñó Manué", otrora crítico taurino del citado diario, cronista de Lima, hispanófilo y creador de la feria taurina del Señor de los Milagros, levantara la cabeza seguro que se vuelve a morir.


Conclusión
Ante el petardo ganadero que significó la temporada en Acho, se comprende ahora el apuro de la autoridad en proclamar, el mismo día en que finalizó la temporada, al paisano peruano y "máxima figura del toreo actual (según algunos indocumentados) " Andrés Roca Rey, como el ganador del Escapulario de Oro del Señor de los Milagros. Premio máximo que se otorga en Acho a la mejor faena, siempre que exista, claro está, un digno oponente.

La fiesta de los toros sin el TORO como protagonista es un simulacro sin sentido en el que el toro es el gran perdedor de su gloria, y el aficionado se convierte en el eterno sufridor de algo sin sentido que resulta ser el negocio de unos cuantos. Que no haya lugar al equívoco: el arte del toreo es posible gracias a la nobleza del toro, pero lo que lo hace grandioso es el toro de poder, encastado y fiero; con trapío, serio, bien armado, vibrante y codicioso.

Dicen los taurinos que el "toro artista" es el que gusta a las figuras de ahora. Nosotros por contra decimos que esa es la ceniza que han dejado sus corruptelas, y la causa principal por la que los verdaderos aficionados han empezado a alejarse de las plazas, abandonando sus abonos para no legitimar estos penosos espectáculos y a la vez para no ser presa de estafas. Luego dirán que los males de la fiesta son por culpa de los antitaurinos, cuando lo cierto es que AL ENEMIGO LO TENEMOS DENTRO de los estamentos de la fiesta y eso es algo rotundamente innegable.

Si queremos recuperar la solera de Acho, pensemos primero en el TORO, lo contrario supone un continuismo en la línea de la fiesta circo que últimamente ha sido el común denominador, dado que se ha asimilado a los perritoros con TOROS DE LIDIA.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (17)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • La decadencia de Acho

    Últimos comentarios de los lectores (4)

    2709 | Aficionado mexicano - 17/12/2017 @ 14:19:13 (GMT+1)
    Lo que dice Cenicerito es una gran verdad, que también se observa en México. Les invito a observar la presencia,el trapío de los toros de Torreón de Cañas que se lidiarán mañana en la Plaza México,sin españoles en el cartel. Nombres propios de los culpables son muchos,pero destacan en los últimos 20 años Enrique Ponce y El Juli.
    2708 | Pocho - 13/12/2017 @ 05:36:35 (GMT+1)
    Pues ahi tiene la crónica del responsable de la pagina taurina de El Comercio: http://elcomercio.pe/blog/fiestabrava/2015/11/castella-y-lopez-simon-triunfaron-en-grande-ayer-en-acho Que podrá contrastarla con esta otra opinión independiente: http://eldesjarretedeacho.blogspot.pe/2015/11/tarde-de-toros-dulces-demasiado-que.html
    2707 | cenicerito - 12/12/2017 @ 16:46:05 (GMT+1)
    Yo quisiera periodistas españoles que vieran en América en general corridas de toros donde NO actuaran toreros españoles, creo que se sorprenderían del tamaño de las reses en algunas. Gran parte del cáncer que aqueja a América viene de España... sin embargo son los que llenan las plazas para los nuevos y festivaleros pseudoaficionados
    2705 | Grace - 12/12/2017 @ 01:44:03 (GMT+1)
    Estimado señor, ha sido un gusto leer su artículo puesto que refleja muy bien lo que está sucediendo en los últimos años en Acho y es necesario que esto se diga en voz alta. Sin embargo, quisiera consultarle en qué edición de "El Comercio" señala don Pablo Debarbieri que "los toros se ven pequeños porque el ruedo es demasiado grande". Llevo casi tres años corrigiendo la página taurina de dicho diario y nunca he leído tal cosa.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.