11 de agosto de 2020, 7:57:53
Historia


La muerte de Pepe-Hillo corneado por el toro "Barbudo"

El 11 de mayo de 1801, Madrid. Pepe-Hillo le dio dos naturales y uno de pecho. Entró a matar, muy cerca del toril, metió media estocada muy superficial y contraria, haciendo el toro por él y alcanzándolo por el muslo izquierdo.

Por David Zamora


El día 11 de mayo de 1801, estaba programada en Madrid una corrida completa de 16 toros, lidiándose 8 por la mañana y otros 8 por la tarde. Los diestros eran José Romero (hermano de Pedro Romero, de Ronda), Pepe-Hillo y Antonio de los Santos. Entre ellos se encontraba el toro "Barbudo", de la ganadería de D. José Gabriel Rodríguez Sanjuán, de Peñaranda de Bracamonte (Salamanca), que fue lidiado por la tarde en 7º lugar.

El día antes de la corrida, los toros estaban en la vaguada del Arroyo de Abroñigal, esperando a que cayera la madrugada para trasladarlos a los corrales de la plaza de la Puerta de Alcalá. Cuentan que Pepe-Hillo, a caballo, fue hasta allí para ver a los toros de la corrida, pues siempre había desconfiado de los toros castellanos. Uno de los toros se acercó a la zona donde estaba él y en ese momento, el torero se dirigió al mayoral y le dijo: "ese toro para mí". El toro era "Barbudo", negro zaíno. ¿Leyenda alimentada con los años o realidad?

"Barbudo" sólo tomó 3 ó 4 varas, mostrando su condición de manso. Más tarde, en banderillas, Antonio de los Santos le pareó y luego aún hubo 3 pares más de los banderilleros Joaquín Díaz y Manuel Jaramillo. Pepe-Hillo le dio dos naturales y uno de pecho. Entró a matar, muy cerca del toril, metió media estocada muy superficial y contraria, haciendo el toro por él y alcanzándolo por el muslo izquierdo. Le corneó en el estómago, campaneándolo horriblemente de pitón a pitón durante varios segundos, destrozándole varios órganos y arterias en la cavidad del vientre y pecho (intestino mayor, estómago, pulmón derecho y el hígado), además de las ocho costillas fracturadas y una vértebra. El picador Juan López, sin caballo y solamente con la vara, intentó hacerle el quite pero fue inútil. Pepe-Hillo murió en la enfermería 15 minutos después. José Romero mató luego al toro de 2 estocadas.

Los restos mortales del célebre torero sevillano José Delgado "Pepe-Hillo" fueron trasladados al hospital General y desde allí, dos días más tarde, llevado hasta la madrileña calle del Arenal, para dejarlo descansar en la iglesia de San Ginés.
Pureza y Emoción.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.purezayemocion.com