5 de agosto de 2020, 1:01:48
Historia

Alfonso Navalón


Los tapujos de Tendido Cero

Un artículo de Navalón: "Ellos y Molés son los responsables principales de este desastre porque en vez de defender al público y a la decencia del toreo, se han dedicado a los tapujos y a servir a quienes están echando al público de las plazas".

Por Redacción



Escrito por Alfonso Navalón el 15/03/2005:

Siguen con las mismas mentiras que El Palabrero. Ocultar los fracasos y manipular los triunfos.

El sábado, a esa hora en que media España duerme la resaca de la noche del viernes, me topé en la 2 con los supervivientes del naufragio del Palabrero Fernández. Tienen mérito estos arribistas porque después de soportar tantos años la incompetencia petulante de su jefe y teniendo que hacerle casi todo el trabajo mientras él escuchaba discos de flamenco encerrado en su despacho… reaparecen ahora como si hubiera pasado nada: La misma ambigüedad "informativa", el mismo descaro para tratar de colarnos supuestos fenómenos, hinchando triunfos que no existen o silenciando los sonados fracasos de quienes les interesa "cuidar" y dando una imagen optimista del toreo como si fueran los únicos que no se han dado cuenta del triste porvenir de una fiesta agonizante.

Ellos y Molés (porque Cáceres no pinta nada) son los responsables principales de este desastre porque en vez de defender al público y a la decencia del toreo, se han dedicado a los tapujos y a servir a quienes están echando al publico de las plazas. Si desde el poder de la tele denunciaran los escándalos del afeitado y la pasividad de los que deben castigarlo. Si en vez de alabar constantemente a los borregos descastados de los Domecq y compañía enseñaran lo que de verdad es un toro bravo y lo que debe exigir el público. Si además descubrieran la barbarie de la suerte de varas y dejaran de ensalzar las faenas y los "arrimones" con toros moribundos.

Si orientaran al público sobre las trampas y la vulgaridad repetitiva de toreo moderno no estaríamos ante esta caricatura decadente del toreo ventajista, donde se han suprimido los tercios de quites, se confunden las carreras circenses de El Fandi y Ferrari con la suerte de banderillas y se cantan como maestros de la suerte suprema a los que matan al capón, sin hacer los tiempo o los que atacan con el brazo por delante y el toro se traga la espada antes de llegar a la reunión con el torero. Con la cantidad de años que llevan mangando sueldos y dietas del Estado ya podían enseñar en vez de engañar.

Prefieren seguir los caminos del antiguo jefe, para alcanzar la fortuna insultante del Palabreo que sólo se consigue participando del dinero de los toreros a cambio de echarles flores y tapar sus fracasos. Dentro de poco veremos a estos penitentes con coches de dieciocho millones y pisos de doscientos kilos en billetes, como Molés y Fernández Román.

Esta gentecilla conoce bien el camino para alcanzar esas fortunas y en este primer programa ya han demostrado que están en ello. Si los jerarcas de la televisión pública echaron al Palabrero por incompetente, por no tener audiencia y sobre todo por el dinero que no aparecía en las cuentan no sé por qué ahora confían en los mismo perros con los mismos collares. Echaron a Fernández Román y estos son exactamente igual. El público jamás se enterará de lo que ha pasado en una feria. Sólo llegará a las pantallas una versión adulterada para beneficiar a todos los golfos que viven del dinero de las taquillas. De los que le roban al público, dándole un espectáculo falso.
Pureza y Emoción.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.purezayemocion.com