2 de julio de 2020, 11:35:28
Crónicas

Lima (Perú)


Acho: Fin de fiesta con orejitis aguda

Las figuras se enfrentaron a animalitos domesticados e inválidos, que sólo resistieron un picotacito y no fue posible practicarles un toreo con mando y dominio. Se anunciaban Morante, Manzanares y Roca Rey. Este último con un toreo tremendista que caló en los tendidos.

Por Pocho Paccini


Nada tiene “sentido” si no hay TORO. En efecto es el TORO lo que dota de contenido, sentido y justificación a todo el conjunto de artes y técnicas que se engloban en la “tauromaquia”, palabra griega que significa “lucha con el toro”. Palabra que esta tarde en Acho se vació de contenido, dado que las figuras se enfrentaron a animalitos domesticados e inválidos, que sólo resistieron un picotacito y no fue posible practicarles un toreo con mando y dominio (aunque dudamos que eso pudiera ocurrir), sino un toreo por lo general accesorio y ventajista acorde con las cualidades de los colaboradores oponentes.

Morante de la Puebla, en su primero estuvo decente y voluntarioso, no se le logra ver nada interesante con el capote, aunque sí algunos muletazos aislados con empaque y gracias sevillana. Mata de una buena estocada y recibe una oreja; con su segundo colaborador no tenemos nada interesante que comentar.

José Maria Manzanares, faena con desgano en su primero al que torea codilleando y en más de las veces fuera de cacho y abusando del pico; mete y saca, pinchazo y estocada trasera. En su segundo le echa más ganas, logra torear una serie al natural citando de lejos (eso sí, con la pierna contraria retrasada), ligando y rematando los pases tras de la cadera que obliga al respetable a pararse de sus asientos; entra a matar de fulminante estoconazo que es premiada con dos orejas.

Andrés Roca Rey, que duda cabe que nuestro recién alternativado compatriota derrocha valor a raudales cuando comparece en todos los ruedos del planeta taurino a los que acude, codeándose con la crema y nata del escalafón, del cual ya forma parte, gracias a las cantidad de apéndices cortados. Sin embargo, consideramos que para trascender en el toreo fundamental, también es importante la calidad del toreo. Ese que supone lidiar a los toros según sus particulares características, cargando la suerte para ligar, mandar y rematar los muletazos tras de la cadera y principalmente por naturales. Lamentablemente en el toreo que practicó hoy Andrés Roca Rey, esa calidad de la que hablamos estuvo ausente. Predominó por el contrario el toreo rectilíneo, de enganchones, sin ligazón y sin mando, en suma un toreo tremendista que ha logrado calar fácilmente en el gusto de la afición de este lado del charco. Se le premió, en nuestra opinión, inmerecidamente con dos orejas en sus respectivos colaboradores oponentes. Nos preguntamos, si tanto triunfalismo le hace bien a nuestro joven torero. El tiempo lo dirá.


Lima (Perú). Domingo 04 de diciembre de 2016. Toros de Hnos García Jiménez. Al 4º inválido vuelta al ruedo, al 1º, 2º, 3º, 5º y 6º pitos. Morante de la Puebla, oreja y saludos; Jose María Manzanares, pitos y orejas; Roca Rey, dos orejas y dos orejas.
Pureza y Emoción.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.purezayemocion.com