2 de julio de 2020, 10:37:48
Crónicas

México, D.F.


Tarde de claroscuros

Dos orejas exageradas a Sebastián Castella. El Payo dejó claro que vive un gran momento, con mucha madurez y torería. Roca Rey sigue sin encontrarse con un toro en La México. Su valor a prueba de todo sigue siendo su mejor arma. Buena entrada en los tendidos.

Por Francisco Jara


Una tarde de claroscuros es la que se vivió durante el 12º festejo de la temporada en La México. Una buena entrada en los tendidos, prácticamente lleno el numerado, y un encierro de Los Encinos un poco terciado en su presentación aunque sin "pero" alguno, edad y trapío suficientes. Su juego en el ruedo fue también de claroscuros. Tres toros que fueron de menos a más (1º, 2º y 4º), dos mansos (3º soso y 5º que se defendía) y dos infumables (6º y el 7º que se lidió como sobrero de regalo). El toro de rejones, de la ganadería de El Vergel, fue idóneo para el rejoneo.

El rejoneador potosino Jorge Hernández estuvo correcto ante "Centauro", que no paró de embestir de buenas maneras. Lo entendió bien al dejar sólo un rejón de castigo montando a "Bucéfalo". Colocó cuatro banderillas, destacando la cuarta al quiebro mientras montaba a "Rafaelito". Tres banderillas cortas con "Quinto pecado" para culminar dejando completo el rejón de muerte en buen sitio, pero el toro no dobló y tuvo que dar dos golpes de descabello.

El francés Sebastián Castella sorteó en primer lugar a "Jardinero", con el que dejó buenos momentos toreando a la verónica. Inició con pases por alto su labor con la muleta. Por el derecho nunca le pudo tomar la distancia correcta y, por lo tanto, le costó templar. Lo mejor lo hizo por el izquierdo, que aunque de inicio le costó, terminó por templar tres excelentes naturales y, ahora sí, mandando. El toro nunca abrió el hocico. Castella se pasó de faena y en el pecado llevó la penitencia, ya que le costó al toro empujar en la suerte suprema. Una entera caída, trasera y tendida y un golpe de descabello para escuchar un aviso. Con "Arbolero" poco que decir con el capote. Su inicio con la muleta fue muy similar a su primero, con pases por alto. La faena fue también con muchos claroscuros. Por momentos un buen derechazo, por momentos atropellado, por mometos templando, por otros con enganchones... En todo momento el toro salió con la cara arriba y eso jamás lo pudo corregir Sebastián. Tanda ajustada por el derecho para terminar con cuatro manoletinas. Una entera trasera para que le otorgaran dos orejas. Trofeos exagerados como el arrastre lento con el que se premió al de Los Encinos.

"Pasturero" fue el primero de El Payo, quien dejó claro que vive un gran momento, con mucha madurez y torería. Lo recibió meciendo con buenas formas el capote a la verónica y ejecutando dos medias con mucho sabor, una por cada pitón. Lo llevó al caballo, en el que le pegaron un puyazo caído que al final terminó por mermar las fuerzas de toro. Inició su trasteo con un par de doblones muy toreros. Por el derecho al toro le costó por la debilidad, pero por el izquierdo Octavio lo vio claro. Hizo el toreo bueno, con un sello muy propio, sin prisas, entendiendo a la perfección la distancia y la altura que se necesitaba para ello. Jamás lo ahogó. La tercera tanda por naturales ahí queda... Al final un trincherazo para el buen paladar. Lo oscuro, nuevamente la espada. Un pinchazo hondo y media ración para escuchar palmas. "Vaquero" fue su segundo, un manso que desde su salida se defendía en todo momento y por ende vimos una faena con más momentos oscuros que claros. El Payo intentó por ambos pitones pero el público se metió con él injustificadamente. Un público que pareció no ver las condiciones del animal. Finalizó con pinchazo y entera.

El peruano sensación, Andrés Roca Rey, sigue sin encontrarse con un toro a modo en La México. Regaló el 7º, y con ninguno de sus tres astados logró ese anhelado triunfo. Por él no quedó. Su valor a prueba de todo sigue siendo su mejor arma. Lo mejor de la tarde para el joven diestro fue la perfecta ejecución de la suerte suprema y la colocación de la espada a su primero, que hicieron rodar al toro sin puntilla para hacerse acreedor a una oreja que le fue protestada y que regaló al tendido antes de iniciar la vuelta al ruedo. Del resto de su actuación poco que comentar.

Así fue esta tarde en La México. Tarde de claroscuros.

México, D.F. Domingo 29 de enero de 2017. Plaza Monumental. Un toro de El Vergel para rejones, y siete de Los Encinos (1º palmas en el arrastre, 4º premiado con el arrastre lento)para Jorge Hernández Gárate, palmas; Sebastián Castella, palmas tras aviso y dos orejas; El Payo, palmas y silencio; Roca Rey, oreja protestada, silencio y silencio tras aviso en el de regalo.

Pureza y Emoción.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.purezayemocion.com