17 de febrero de 2020, 13:13:09
Campo bravo


Soto de la Fuente, trabajo e ilusión de una familia ganadera

“Somos la ganadería más antigua de España, en el sentido de que nuestros toros y vacas siempre han estado en la misma finca. Nunca hemos movido a las reses de aquí. Tenemos antigüedad de 1888", nos cuenta Javier Soto Maesso, su representante actual.

Por David Zamora y José Joaquín Diago


Para aumentar de tamaño y ver todas las fotos, hacer click sobre la imagen - Fotos: José Joaquín Diago


En la localidad sevillana de Las Pajanosas nos encontramos con una ganadería con un curioso dato histórico. “Somos la ganadería más antigua de España, en el sentido de que nuestros toros y vacas siempre han estado en la misma finca. Nunca hemos movido a las reses de aquí. Tenemos antigüedad de 1888, y en casa tenemos carteles de toros de 30 o 40 años antes", nos cuenta Javier Soto Maesso, su representante actual.

Javier está al frente de una vacada que está en manos de la familia desde que se hizo con ella su bisabuelo. Más tarde la heredó su abuelo, "y después pasó a manos de mi padre y mis tíos, que eran seis hermanos. Ahora estamos la siguiente generación, conmigo a la cabeza". Es decir, no son ganaderos nuevos, sino que la ganadería ya es una tradición familiar y el toro es una forma de vida. Soto de la Fuente tiene procedencia Juan Pedro Domecq vía Algarra y Hermanos Sampedro. El representante tiene muy claro el tipo de toro que buscan en la familia, al margen de modas o exigencias que nada tienen que ver con el toro de la casa. "No es que sea un toro pequeño, es que es el tamaño de este toro y no vamos a sacarlo de ahí. Lo que sí estamos buscando es un toro que permita al torero triunfar pero que transmita".

El joven ganadero sabe lo difícil que es entrar en las ferias porque aunque sea un toro de encaste Domecq, las llamadas figuras ya no sólo piden un encaste, sino que dentro de éste tienen sus ganaderías predilectas. "Es bastante complicado entrar en las ferias porque es verdad que ahora las figuras sólo matan cinco o seis ganaderías, y si ellos no te matan la tuya, te quedas estancado y no puedes aspirar a ferias importantes", confiesa Javier.

Los ganaderos parecen tener buenos principios, y piensan ante todo como aficionados. "Nosotros no ponemos fundas porque es quitarle dignidad a los toros. Yo comprendo a quien lo hace, porque es verdad que pueden ser útiles, pero yo prefiero ver al toro en puntas". En puntas con sus imperfecciones, como siempre las ha habido, y sin que el toro note rareza en sus defensas. Afirman muchos ganaderos que con las fundas los toros se pegan menos, de lo que rápidamente se deduce que los animales se sienten mermados, y ni mucho menos es así como debe crecer y desarrollarse un toro bravo.

La ganadería sevillana tiene para este año cuatro corridas y la novillada lidiada recientemente en La Maestranza de Sevilla, plaza en la que sienten "especial ilusión, porque lidiamos en nuestra tierra", dice Javier, y continúa hablándonos de los destinos de las corridas: "una irá a San Fernando (Cádiz). El resto están habladas con los empresarios pero no están concretadas".

Suerte a estos ganaderos cuyos buenos principios parecen intocables.
Pureza y Emoción.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.purezayemocion.com