16 de julio de 2020, 15:45:03
Campo bravo


El Montecillo: David recoge el testigo de Paco Medina

El joven ganadero sigue los pasos de su abuelo, quien anteriormente ya había trabajado hasta su venta en El Ventorrillo.

Por El Mòli


Para aumentar de tamaño y ver todas las fotos, hacer click sobre la imagen


Viajamos hasta Orgaz, una pequeña población toledana de poco más de 2.500 habitantes, en la que nos encontramos con el castillo de los condes de Orgaz, una fortaleza medieval construida en el siglo XIV e incendiado más tarde por las tropas de Carlos I. En este término municipal se encuentra El Montecillo, ganadería que representa el último sueño de Paco Medina, que anteriormente ya había trabajado y puesto en marcha la divisa de El Ventorrillo. Paco nos dejó en 2019.

Ahora, en El Montecillo nos espera David, su nieto, que es quien ha recogido su testigo. Trabaja con ilusión y siempre siguiendo y siendo fiel a los pasos de su abuelo. En 2005, Paco empezó este nuevo proyecto con 70 vacas y 4 sementales de procedencia Juan Pedro Domecq. En la actualidad hay ya 170 vacas junto a sementales de buenas reatas como son Furtivo, Perezoso, Afortunado, Cuartelero, y unos de los más importantes de la casa, Rastreador. En una finca de unas 350 hectáreas, nos encontramos con animales bellos, con trapío y seriedad, entre los que predominan las capas castañas y coloradas, aunque también se ven toros negros y algún que otro sardo.

Los inicios de David en la ganadería comienzan 5 años antes del fallecimiento de su abuelo, cuando ya va tomando algo de mando. Antes, ahora y siempre tiene presente "el objetivo de crear un toro bravo hecho para el ganadero, y luego que haya un torero que sea capaz de sacar lo que lleva dentro".

Así, con los mimbres de su abuelo y con capacidad de trabajo, pretende ascender el nombre de El Montecillo a la élite ganadera.


Por El Móli
Fotógrafo taurino
Leer más artículos de este autor
Pureza y Emoción.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.purezayemocion.com