www.purezayemocion.com

"De capa, mosqueado", de José Vega

'Bastonito' de Baltasar Ibán y César Rincón
Ampliar
"Bastonito" de Baltasar Ibán y César Rincón

Un toro no puede dejar indiferente

La imagen que nos debería quedar en la retina de una corrida no es la que nos dejaron los Jandillas de ayer. La imagen de un toro ha de ser un ejemplo de furia, de bravura, de querer comerse las telas, que no deja nada en el ruedo.

jueves 21 de mayo de 2015, 15:54h
La corrida de la Prensa me dejó cara de no entender nada cuando rodó el último Jandilla. No entiendo la corrida de toros como algo separado de la sensación de riesgo que imprime la bravura del toro. No entiendo que un toro se seleccione con el único fin de que el que esté delante esté lo más "cómodo" posible. No entiendo que llamen calidad a una embestida tan noble que raya la docilidad, o al menos es lo que transmite al respetable, o sea, a mí y a otros muchos.

Los Jandillas, quitando el medio quinto, que se movió con algo de picante pero que no embistió ni una vez con los riñones ni por derecho, olvidaron que la bravura y la casta forman parte de este extraño y heróico mundo que es la Tauromaquia, y que debieran hacerlo de un modo mucho más profundo y a la vez visible que todas las calidades en las embestidas que ustedes quieran. La imagen que nos debería quedar en la retina de una corrida no es la que nos dejaron los cinco Jandillas y medio de la Corrida de la Prensa. La imagen de un toro ha de ser un ejemplo de furia, de bravura, de querer comerse las telas, que no deja nada en el ruedo.

La tarde de ayer fue un ejemplo de lo que no puede ser una corrida de toros, no puede dejar indiferente. Creo que la corrida que envió Borja Domecq a Madrid es algo completamente sin sentido, desigual de presencia, cinqueños con cara de viejos que se han quedado en cuerpo de utreros, sin casta, sin bravura, sin alegría... Una tarde de toros no te puede dejar indiferente.

Otra cuestión es la de los veedores de Madrid. Urge actualizar la imagen de unos señores que van a elegir la materia prima sólo por la fachada. Me explico. Un veedor además debe ser conocedor y su labor no se ha de limitar a elegir la corrida con trapío y cabezas para Madrid. El veedor debería sentarse con el ganadero y contrastar familias, toros bravos que hayan dado estas, y si esas familias no tienen el toro con el trapío suficiente para Madrid, desestimar su inclusión enla Feria de San Isidro. Hagan su trabajo señores, no podemos consentir un espectáculo como el que los Jandillas dieron ayer en el escaparate que es San Isisdro. No podemos quedarnos indiferentes cuando un toro es arrastrado. Podrá haber salido con genio al defender su vida, bravo, manso pero con acometividad, encastado, pero un toro jamás puede tener un comportamiento anodino, dócil, sin sensación de peligro, en definitiva, un Jandilla de los de ayer. ¡Ah!, y que no os engañe el quinto... porque moverse no es embestir.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(1)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.