www.purezayemocion.com

El maltrato de la Granada taurina

Por Ramón Niño Aragón
jueves 04 de diciembre de 2014, 17:30h
¡Ojalá tenga que rectificar! Pero conociendo la choza (Matilla), se puede intuir cómo es el melonero
Simón Casas y Santiago López, granadino por más señas, llegaron hace un año para gestionar la plaza de toros de Granada, que intentaba recuperarse de la espantada que el año anterior había protagonizado Pepe Cutiño. Su llegada a la ciudad de la Alhambra no pudo ser, y así lo denuncié públicamente en mi colaboración radiofónica en Onda Cero, más desafortunada: haciendo caso omiso a una larga tradición taurina no se dignaron hacer una presentación en sociedad, ni tampoco presentaron los carteles del Corpus a los medios de comunicación. Creyeron, estos dos tramperos taurinos, que con la presencia en los carteles taurinos del Corpus del "salvador" José Tomas, podían justificar todas sus tropelías. Vendieron ocho mil abonos, llenaron prácticamente todas las tardes y ganaron un legítimo dinero. Terminada la Feria, el propio Casas en una nota de prensa, también contestada por mí, se mostraba eufórico por los resultados artísticos de su gestión y prometía seguir trabajando para devolver a Granada al sitio taurino que nunca debió perder. ¡Qué cara más dura!

Hoy, ha saltado la noticia: Casas y López se marchan con la misma desvergüenza con la que llegaron: sin decir adiós. Sin dar una mínima explicación a la afición que tanto les ofreció. Rememorando quizás al bueno de Woody Allen en su "Toma el dinero y corre". Casas y López tenían la posibilidad de prorrogar el acuerdo con la propiedad durante cuatro años más. La pregunta es elemental: si todo fue tan bién ¿por qué esta espantada? La respuesta también lo es: porque estos saltimbanquis taurinos, estos depredadores de la Fiesta, estos émulos de los habitantes de Patio de Monipodio no tienen más intereses que sus insaciables bolsas. Los toros les importan, sin perdón, un carajo.

Hace unos días ANOET, esa plazoleta de insaciables donde estos artistas rumian sus descaros, hacía pública una nota de prensa donde se quejaba de la mala situación por la que atraviesa la organización de espectáculos taurinos. Pues pónganse manos a la obra. Mírense a sí mismos. Analicen a sus socios y depuren a los responsables. Ustedes sí son enemigos de la Fiesta.

Juan Reverte y Jorge Matilla son los nuevos empresarios. Esperemos su gestión para criticarla, pero a fuerza de ser sincero me temo lo peor. ¡Ojalá tenga que rectificar! Pero conociendo la choza (Matilla), se puede intuir cómo es el melonero.

¡POBRE Granada!
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios