www.purezayemocion.com
La fe del carbonero. 'Costurero' de Escolar

La fe del carbonero. "Costurero" de Escolar

Cárdeno claro, con 89 cm de pitón a pitón. Toro duro y muy interesante para un aficionado de gustos ásperos como yo, que busco en los toros la emoción singular de la bravura del toro, que desaparece cuando el toro embiste con docilidad.

miércoles 15 de julio de 2015, 18:40h
Costurero – 33, cárdeno claro, con 89 cm de pitón a pitón, de la ganadería de José Escolar, ha obtenido el premio Carriquiri al toro más bravo de San Fermín. Bravo y noble, Costurero fue bien picado arriba por Pedro Iturralde en sus dos entradas, medido el castigo y sangrado abundantemente, y embistió con calidad y sin noñería a la muleta de Paco Ureña, quien le presentó el engaño por ambos pitones, acudiendo siempre con presteza. Listo, duro y muy noble, fue un gran toro con el que su matador estuvo tranquilo y aseado.

Ureña ya había pasado su calvario con el primero de su lote, que tomo tres varas y descabalgó en la segunda al piquero. Bravo y no tan noble, necesitaba mucho mando y valor para redondear una faena épica. No anda sobrado de ambos el matador, pero sí aguantó sin descomponerse una faena que le dejó sin resuello y por la que estaba visiblemente satisfecho. Toro duro y muy interesante para un aficionado de gustos ásperos como yo, que busco en los toros la emoción singular de la bravura del toro, que desaparece cuando el toro embiste con docilidad.

Parecido en su bravura, casta, problemas y peligro fue el quinto, pero Paulita no está para esos líos, por los que quizá ya ha pasado en numerosas ocasiones y tampoco se rodeó de una cuadrilla que le ayudara. Venía descompuesto de su primer toro, que junto al segundo de Francisco Marco fueron dos auténticos canallas, que no pasaban, buscaban al matador, levantaban la muleta y miraban que había detrás.

La corrida de Escolar fue un premio al peregrinar detrás de las corridas de toros interesantes, que es una gran manera de disfrutar de la tauromaquia. Una corrida con tres toros bravos, uno de ellos noble y de premio, dos canallas y uno anodino. Casta, emoción, bravura, variedad, interés, valor necesario del torero, buena lidia obligatoria.

En definitiva un espectáculo donde la belleza surge del enfrentamiento entre el torero y el toro, entre el hombre y la bestia. Claro que no es una manera excluyente de entender los toros, hay muchas otras, pero a mí esa es la que me interesa y tras ella voy con la fe inquebrantable del carbonero, aun con algo más de conocimiento.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

1 comentarios