www.purezayemocion.com

Santander

Fernando Rey - Foto: ABC
Ampliar
Fernando Rey - Foto: ABC

Indecente la corrida de Juan Pedro

Una oreja para Fernando Rey, que tomaba la alternativa. Por disposición, entrega, y varios muletazos de mérito por abajo. Lluvia de almohadillas para despedir a Morante, que dice que no con la cabeza. Mismo veredicto para Talavante.

domingo 26 de julio de 2015, 01:51h
Corrida de Beneficencia en Santander con la plaza llena, aunque sin colgar el cartel de no hay billetes. Tarde en la que tomaba la alternativa el malagueño Fernando Rey. El toro de Juan Pedro con el que se doctoró, pobre de cara, manseó de salida y su paso por el caballo fue testimonial. Ajustado quite de Fernando Rey por chicuelinas. En el segundo tercio, el banderillero Antonio Molina saludó por su buen hacer con los palos. Llegaba la ceremonia, el intercambio de trastos, y el toricantano basó su labor en la mano derecha. El animal se movía sin celo, lo que restó emoción. Hay muletazos de buena factura. Falló a espadas en el primer intento y fue cogido en el segundo. Pareció fea, pasó a la enfermería pero volvió a matar al animal.

Mejor presentado, más ofensivo y con hechuras fue el segundo de la tarde. Mansea y se queda corto ya con el capote. Sin picar, Morante abrevia después de media tanda por cada pitón. Toro inválido, acobardado y sin raza. Media estocada. Dos descabellos. Pitos para el toro y silencio para Morante.

Saltó el que hacía tercero muy justo de presencia, defendiéndose de salida. Sin picar, llegó al último tercio sin casta, sin emoción, sin nada. Talavante lo intentó por los dos pitones, pero sin enemigo nada vale.

Llegábamos al ecuador de la tarde, salía el cuarto y el respetable lo protestó de salida. El de Juan Pedro perdió las manos en el caballo. Morante siempre con el capote arriba para que no se cayera. Sin picar, y sin tenerse en pie, transcurrió en la faena de muleta. Una vergüenza de corrida.

Otra vergüenza el segundo de Talavante. Un toro mermado de facultades, inválido, que encima fue dos veces al caballo. Talavante, abroncado tras abreviar con la muleta.

De nuevo le tocaba el turno a Fernando Rey, quien recibió con tres largas de rodillas y delantales. Chicuelinas para colocar en suerte al de Juan Pedro, con algo más de raza que sus hermanos y al que deja crudo en el caballo. Con la plaza entregada, el quite por zapopinas ha puesto a todos en pie. Brindó al público y comenzó por la espalda con mucha exposición. El toro se movía por abajo, y la faena fue estructurada por el pitón derecho con muletazos de mano baja, ajustados y templados. Casi media estocada en lo alto. Falla con el descabello, lo que enfría el ambiente. Una oreja.


Santander. Corrida de Beneficencia. Toros de Juan Pedro Domecq y Parladé (5º y 6º) para Morante de la Puebla: silencio en su lote. Alejandro Talavante: silencio y pitos. Fernando Rey, que tomaba la alternativa: palmas y oreja.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios