www.purezayemocion.com

Reflexiones sobre los carteles de La Coruña

lunes 29 de septiembre de 2014, 17:29h
El problema es el cómo vuelven
Nos seguimos dando enhorabuenas y parabienes porque los toros vuelven a La Coruña. Yo, también me alegro por lo que significa que la Tauromaquia está presente en la cada vez más destaurinizada tierra gallega. El problema es el cómo vuelven.

No se trata de ser negacionista por sistema, si realista. El público coruñés acudirá atraído por carteles mediáticos, pero nos olvidamos que esos carteles podrían hacerse de igual forma, incluyendo uno de esos toreros que gustan al público en busca de "fiesta" y otros dos emergentes o que realizan un toreo más clásico.

Se trataría, por tanto de, además de dar gusto a los aficionados gallegos que se emocionan con algo más que la Tauromaquia bulliciosa "del violín" y otros menesteres, de que el público común pudiera ver otras más cercanas a lo que entendemos por toreo clásico, o si surgiera el caso, pudieran tomar interés por un torero joven con el posterior bien que se haría a la regeneración del escalafón (palabra maldita pero que necesariamente algún día ha de ocurrir).

De todos es sabido que en épocas donde existían momentos convulsos en la sociedad, se intentaban programar espectáculos, ya fueran teatrales, cinematográficos, taurinos, etc. en los que el fin era agradar a un público sobrepasado por las situaciones cotidianas. Pero se me hace difícil entender cómo en una época en la que el bienestar (salvo excepciones, por desgracia), es el común denominador de la sociedad española, se intenta buscar una Tauromaquia que entretenga, que distraiga, cuando lo que creo que debía hacerse es buscar la excelencia, la emoción del toro, el mando y Arte de los toreros, esa Tauromaquia que estamos dejando fuera de las ferias en favor del entretenimiento.

Dejémonos de juegos empresariales, apostemos por el futuro, y que tenga cabida todo el toreo en las ferias, el del "violín" y el de la "partitura". No es que se prive de ese tipo de corridas a quien guste de ellas, nada más lejos, pero sí apostar por otras donde el toreo clásico y los jóvenes emergentes confluyan. Donde además de espectaculares carreras en banderillas, de desplantes vociferantes y pases y más pases sea como fueren, los públicos se puedan emocionar con un toreo encajando riñones, cadencioso, toreando en la trayectoria del toro cargando la suerte y sacando al toro rematado atrás y enroscado a la cintura. Todo tiene cabida, no nos priven de ella, enseñémosla señores empresarios.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.