www.purezayemocion.com
La unión hace la fuerza, el silencio debilita
Ampliar

La unión hace la fuerza, el silencio debilita

¿No se dan cuenta, los mandamases del toreo, del potencial de afición y pasión que tienen entre manos? ¡Defendamos la Fiesta Taurina!

martes 06 de octubre de 2015, 18:38h
Se avecinan tiempos difíciles para la Tauromaquia. Y lo que mi lógica, corta, pero lógica al fin y al cabo, no comprende es cómo el "sistema taurino" en su mayor parte, ha guardado silencio durante todos estos años de amenazas continuas y lo que es peor, de "destaurinización de la sociedad". Ese silencio es terrible y desesperante. No hay debates internos (ni externos), no se ha sabido promocionar la Fiesta de los Toros más allá de los cuatro tópicos artístico-literarios de los Goya, Picasso y Lorca, o de los nuevos "exponentes" de cara al respetable agnóstico como Andrés Calamaro o Díaz Yanes, con su pase de callejón en la “buchaca”, eso sí. No hay nada más allá de las corridas, de las riñas y bloqueos en el “gueto” del Twiter taurino y lo que es peor ¡entre nosotros mismos!, pero se guarda silencio ominoso y pasivo frente a todo lo demás.

Muchos nos preguntamos: "¿Por qué la grandeza e historia de la Tauromaquia, tiene un papel cada vez menos importante en la sociedad española?"; "¿Qué demonios pasa por la cabeza de figuras del toreo, empresarios, ganaderos, etc. para que no hagan nada por nosotros, o peor, por ellos mismos?". ¿No se dan cuenta de que con esa postura no sólo consienten, sino estimulan y dan alas (como al alcalde de Valladolid, antitaurino que ve en la reducción de festejos de la feria un síntoma para ir arrinconando la Tauromaquia en la ciudad del Pisuerga), al trato vejatorio que cada día sufre la Tauromaquia, el toro y los aficionados?

Por desgracia los aficionados de a pie, apenas tenemos medios para luchar, pero sí toda nuestra fuerza y estamos preparados para saltar a la vanguardia en cualquier momento si hace falta. ¿No se dan cuenta, los mandamases del toreo, del potencial de afición y pasión que tienen entre manos? Todo falla. Los intereses personales son los que priman. Nada hace la industria del toro si el mero hecho de hacerlo no conlleva algún tipo de interés o les renta por algún resquicio, si no, no salen del burladero.

Pero ahora acecha el peligro de verdad. Ahora es cuando hay que estar unidos y no "Enhorabuena pero no participo porque no llevo yo la comunicación, ea, te chinchas", esto es de un patio de colegio cuando requerimos de personas capaces, con ideas y con medios. Hace falta una "llamada a filas", mancharse de barro, defender la grandeza de nuestra Fiesta Taurina, por ellos mismos y por el toro. Dejar las orejas, el "duende", los Tours, y darle importancia a la defensa a ultranza de nuestros derechos.

Nuestra fe descansa en la futura unión del sector. En encontrar el equilibrio de propuestas bien formadas. Poner especial énfasis en que la afición esté bien informada de los pasos que se van dando. Una buena estrategia de comunicación contratada a un gran grupo que se codee con los grandes eventos que la sociedad demanda en este siglo XXI, y no a cualquier pequeña agencia, buena y profesional, pero desconocida fuera del "gueto taurino". Internet, las redes sociales, periódicos… son necesarios pero donde hay que volver para que la Fiesta esté en boga es a la televisión porque es la que domina la información.

Señores con el poder necesario en el sector taurino, yo, como otros millones de aficionados a los toros de este país, me resisto y me estremezco a la vez al pensar en la desaparición de la Tauromaquia. Por ello reclamo que con nuestro patrimonio, el legado de siglos de historia escrita con la sangre derramada de ese Dios de la naturaleza que es el toro bravo y esos hombres únicos que son los toreros, detengamos la decadencia que quieren hacernos creer de la Tauromaquia. Para ello únanse, unámonos, y creemos nuevas formas de autodefensa frente a manipulaciones. Hemos de insistir en poner punto y final al cinismo con que hablan de la Tauromaquia sin conocerla, y cuyo propósito es engañar y distraer la capacidad de la sociedad sobre cualquier empatía con el toro bravo y su fin.

Termino reclamando una vez más unión, debate y búsqueda de volver a estar en primera línea con los demás temas culturales y de ocio de la opinión pública actual. Salgan del silencio cómplice, trabajen y que entre ustedes, señores del sector taurino (toreros, ganaderos, empresarios, ganaderos, subalternos, medios de comunicación, etc.), se restablezca el imperio de la razón, esa es nuestra (su) única esperanza.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (13)    No(3)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

4 comentarios