www.purezayemocion.com
¡Esto es Sevilla!

¡Esto es Sevilla!

El toro, el gran protagonista de la Fiesta debe ser el gran abanderado del cambio. Miremos atrás, antes de que los cinco cogieran la pelotera con Eduardo Canorea. ¿De verdad el gran problema de Sevilla es que cinco figuras no quisieran torear en ella?

lunes 26 de octubre de 2015, 17:53h
Que bien. A Sevilla llega Morante, sin pendiente, cinco tardes. Y con Morante, llegan El Juli, Miguel Ángel Perera y Alejandro Talavante. Ya tiene Sevilla su problema solucionado. Ya pueden ir desempolvando el traje los Maestrantes que no han acudido a la plaza, para su tradicional postureo, desde que las cinco figuras vetaran la plaza. 2016, será el gran año, al mismo precio. El Maestrante olvida pero no perdona el canon, por supuesto. Los que faltaban con los nuevos harán una feria ejemplar, una feria para que Sevilla vuelva a tener el clamor de la segunda feria más importante de la temporada, sin que ninguna feria mexicana le estorbe ni le ponga palos en las ruedas.

Pero miremos un poco atrás, antes de que los cinco cogieran la pelotera con Eduardo Canorea. ¿De verdad el gran problema de Sevilla es que cinco figuras no quisieran torear en ella?

El principal problema de Sevilla es el toro. La continua repetición de las ganaderías de siempre, cercanas a la empresa o al palco de propietarios, la eterna comodidad del torero, toreando siempre lo de su gusto y, por consiguiente, el hartazgo del público por ver chóped a precio de caviar en el ruedo. Esa es otra de las cosas que ha llevado a Sevilla al abismo. Y en ese abismo también toreaban las figuras. Parece que ya nadie se acuerda de aquella corrida de Zalduendo, en una Feria de San Miguel cuando la rufianería del sector propició que la Maestranza y el respetable público que se sienta en ella, viviera una de los episodios más lamentables de la Tauromaquia moderna.

Si la vuelta de los toreros con tirón y la juventud es un acicate para levantar la plaza, el toro, el gran protagonista de la fiesta, aunque a algunos les cueste reconocerlo, debe ser el gran abanderado del cambio y de la nueva etapa de la plaza. De nada vale, que se vuelva a repetir lo del pasado. El toro debe cambiar también.

Qué mejor manera de disculparse con la afición sevillana por el abandono de estos años, cuando el espectador y abonado no tenían la culpa, que toreando otro tipo de ganaderías. A lo mejor así la vuelta sería más liviana.

Que no esperen los que vuelven, que Sevilla les va a poner a huevo su vuelta. Es más, el sufrido abonado que ha aguantado en el tendido estos años no lo debería poner fácil.

Han encontrado en Ramón Valencia el hombre del todo "si". Sí a quitar pendiente; sí a torear el toro de siempre; sí a lo que antes era no porque este año conviene. Que no encuentren en el que ha sufrido de verdad los males de estos años, a un ser servicial desde el tendido. El abonado tendrá que decir eso de "¡Esto es Sevilla!" y no La Puebla del Río.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (25)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios