www.purezayemocion.com
20-D: La orfandad electoral de la izquierda taurina
Ampliar

20-D: La orfandad electoral de la izquierda taurina

Las medidas de prohibición y persecución de la tauromaquia adoptadas por cargos y diputados del PSOE, Podemos e IU dejan a la izquierda taurina huérfana de papeleta para el 20-D.

jueves 10 de diciembre de 2015, 19:07h
Son lo peor de cada casa. Pero son muchos. Más de lo que parece. Son los incomprendidos por sus amigos ajenos al taurinismo. Y son la diana de sus amigos taurinos. Son los primeros a los que se les piden explicaciones, los que pagan platos que no han roto. Son a los que se les exigen renuncias y conversiones. Los sospechosos habituales. Querrían tener las cosas tan claras como las tienen otros. Ser dóciles rehenes de esta fraudulenta incoherencia que nos viene impuesta. Pero les es imposible, es superior a sus fuerzas.

Son los aficionados a los toros que no se sienten identificados con el discurso de la “derecha”, más bien todo lo contrario. Son aficionados a los toros que no están cómodos con el discurso conservador que suena a misa a diaria sobre el aborto, sobre la eutanasia y el matrimonio homosexual, cuando ellos creen que una “muerte digna” es un derecho fundamental. Quieren que se legalicen las drogas blandas y se regularice la prostitución. Defienden la memoria histórica y la educación para la ciudadanía a cambio de la religión, el crucifijo y la santísima trinidad. Están en contra de las cadenas perpetuas y las leyes mordaza. Creen que ni la sanidad ni la educación pueden ser objeto de privatización. Con los derechos fundamentales no se especula. No se hace negocio. También están en contra de las puertas giratorias y de las amnistías fiscales. Que pague el que más tiene. Piensan que “la unión hace la fuerza” y que la reforma laboral trata de acabar con la negociación colectiva y precarizar aún más el trabajo. No cuelgan banderas de sus balcones ni llevan pulseras rojigualdas. Creen que el patriotismo más sincero es el de la declaración del IRPF. En el 15-M, estaban con los que ocupaban las plazas y pedían mayor justicia social, mejor reparto de la riqueza y más igualdad de oportunidades.

Son tan ilusos que creen que todo lo anterior es perfectamente coherente con su afición a los toros. Con un rito pagano que es la manifestación cultural más democrática, más ecológica y más ética del mundo. Creen además que la democracia no puede ser la dictadura de la “mayoría” y que su ideología es la de la lucha de los derechos de los colectivos maltratados. Creen y defienden la libertad de expresión. Piensan que la cultura debe estar subvencionada por la administración pública porque tiene que protegerse desde el Estado y no puede estar sometida a la injusta y voraz ley del mercado. Porque es patrimonio y responsabilidad de todos.

Y no están de acuerdo en que se prohíba ni se criminalice su pasión, su afición, que forma parte de lo que son. De su personalidad y de su forma de sentir, pensar y entender la vida. Ni están dispuestos a que la falsa izquierda de “postureo” y asamblea televisiva con vocación fascista les dé lecciones de “progresismo”. Tampoco compran los discursos del todo o nada. Del simplismo “conmigo o contra mí”. Del cliché falso, del miserable discurso fabricante de traidores.

Y ahora, en el 20-D, saben a quien no van a votar, pero no a quién votar. Los partidos de la izquierda han dejado clara su política respecto a la tauromaquia. Prohibición y persecución. Sus opciones son votar con una pinza en la nariz. Echarlo a los dados, a cara o cruz o quedarse en casa. Otra vez, sin nadie que les represente. Porque son lo peor de cada casa. Pero son muchos. Más de lo que parece.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

3 comentarios