www.purezayemocion.com
Ante el fraude, debemos señalar al presidente

Ante el fraude, debemos señalar al presidente

viernes 03 de octubre de 2014, 13:38h
Los presidentes son los responsables de la integridad del toro y del espectáculo
Muchos piensan que la función prioritaria del presidente es sacar el pañuelo durante la corrida. Otros saben algo más, y son conscientes de que el presidente debe estar en los corrales por la mañana. Pero pocos y, casi nadie, señala al presidente de un festejo cuando se ve que aquello no es lo que debe ser. No olvidemos que el presidente es la autoridad y, como tal, es el que tiene la obligación de hacer cumplir el reglamento taurino y el que debe garantizar un espectáculo íntegro en todas sus circunstancias. Un espectáculo con todas sus propiedades a la altura de lo que el espectador ha comprado cuando ha ido a la taquilla.

Normalmente, los presidentes miran para otro lado a la hora de ejercer sus funciones. Sí miran para otro lado. ¿Sale un toro sin el trapío suficiente para una plaza? Ese toro no es sorpresa para el presidente, porque ha sido aprobado por él. Por lo tanto, estamos en nuestro derecho y debemos protestar sin cesar ante su falta de responsabilidad cuando un toro o una corrida completa, no nos gusta.

Lo que es peor, el fraude, el afeitado, contra el que muchos presidentes ni hacen nada ni se les ve con intenciones de hacer. La integridad del toro, valor fundamental y que ni siquiera se sitúa entre una de las prioridades de éstos. Los veterinarios pueden redactar su informe, alegando lo que crean oportuno, pero el que toma la decisión es el señor presidente, y en muchísimas plazas de toros, no aplican lo que es su obligación. Y es denunciable. Los aficionados no debemos permitir esto. ¿Cuántas reses sospechosas llegan a saltar al ruedo a lo largo de la temporada? Y lo que es mucho peor, ¿cuántos reconocimientos post mortem se realizan sobre estos animales? La cifra es ridícula. Cuando los aficionados tengamos sospechas, debemos señalarlo a él directamente, y su postura debería ser activar el protocolo para que se estudien las astas en la Oficina Central de Asuntos Taurinos y laboratorio habilitado para ello en el Complejo Policial de Canillas, Madrid.

La conclusión que sacamos de esto, es clara: de los presidentes es la responsabilidad de la integridad del toro y del espectáculo, si no aplican sus funciones, son cómplices del fraude en todos los sentidos.

Para terminar, una pregunta, ¿qué les impide hacer bien su trabajo?
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.