www.purezayemocion.com

Miguel, se fue tu tren

Por Borja González
domingo 05 de octubre de 2014, 17:46h
Desdibujada encerrona de Miguel Abellán

No fue la tarde soñada para Miguel Abellán. La apuesta era clara y fuerte y las sensaciones a eso de las ocho de la tarde no eran las esperadas, ni para el propio diestro, ni para la afición madrileña que hoy se daba cita en la plaza de Las Ventas.

El traje de Abellán lucía impoluto e inmaculado a las 17:30 horas, cuando clarines y timbales rompían el murmullo de expectación y así se mantuvo entre palmas cuando abandonaba el coso capitalino. Ayer, Madrid estuvo muy "light", apoyando y mostrando cariño a un torero que ha dado mucho en esta plaza. El guerrero de Usera parecía haberse dejado algo bajo la chistera. Ese gladiador que tantas veces ha mordido en esta plaza parecía irse vacío y triste, sin nada que decir, por mucho que nos quiera dar a entender a través de los medios.

Él mismo decía esta semana que saldría con el traje blanco, para acabar con él rojiblanco, por la sangre del toro y, en honor a su tan querido Atlético de Madrid, que tampoco tuvo su día en el gran Mestalla. 3 fueron los tantos que encajaron los del Cholo y 3 los toros que duró el Abellán que todos conocemos, porque fue a partir de ese tercero cuando todo se vino abajo, superado por un Burgandero que repitió con codicia y clase a la muleta adelantada y baja del madrileño. Faena de lejanías y ventajas, en parte, debido a la mansedumbre del cornúpeta, que se abría en demasía y con gracia por ambos pitones, para así no molestar ni lo más mínimo a su oponente, quien ligaba por bajo y enganchado una y otra embestida. El sector duro de la plaza recriminaba ese famoso "fuera de cacho" y, al cambiarse la muleta a la izquierda, ese defecto se acentuó aun más, lo que hizo sonar algún pito de desaprobación. Pero cómo hubiera cambiado la cosa si a ese toro le llega a meter la espada aún estando, a mi modo de ver, por debajo de él. Estaríamos hablando de otra tarde y estoy convencido que hubiéramos visto la mejor versión de Miguel. Porque fue entonces cuando todo se diluyó, volviéndose monótono y desangelado, cuando desaparecieron los quites y saludos capoteros, cuando las ganas y la mirada de Abellán eran el perfecto reflejo de que el tren había pasado y llevaba como matrícula el número 118. Era consciente de que tenía el toro de su tercera Puerta Grande en esta plaza.

Anteriormente, vimos a un gran torero con el primero de la tarde, un toro de La Ventana del Puerto, apretado de carnes y algo montado, que acabó rompiendo en la muleta del diestro. Fueron esos TRES naturales de frente, sin ligazón pero cargados, rematados todos ellos detrás de la cintura, los que pusieron a Madrid de acuerdo. Verdad y gallardía en el torero y entrega profunda y templada la de "Sospechoso". Estocada en todo lo alto y hasta petición excesiva de oreja.

Todo apuntaba que estábamos ante una tarde importante. El segundo ya dejó entrever que el peso de la encerrona estaba presente. Incómodo e incierto con el saludo capotero y poco acople con la áspera y descastada embestida. Pero, ¿acaso fue mejor la de aquel torazo de El Montecillo en San Isidro? Piensen ustedes mismos, yo me esperaba a ese guerrero con actitud de novillero y me he encontrado a un profesional que ha salvado los papeles de la mejor manera posible.

Con ese tercero ya arrastrado por las mulillas y con el que todo se vino a menos, salió un complicado y descastado cuarto con el que abrevió sin preámbulos, un quinto soso y desclasado con el que no hubo entendimiento. El sexto, potable y hasta embestidor, Miguel Abellán anduvo perdido y aliviado. Pero, todo era entendible, en su cabeza sólo estaba el tren marcado con el 118. Tren que quién sabe si volverá.

Comportamiento de los toros que fueron lidiados:

Primero. La Ventana del Puerto. "Sospechoso" Nº 39, negro de 520 kilos (Palmas)
(Flojo, noble y con fondo. Acabó rompiendo en la muleta con cierta sosería)

Segundo. El Puerto de San Lorenzo. "Cubilón" Nº 65, negro de 509 kilos (Silencio)
(Ofensivo de cara, manso, descastado y con la cara muy suelta)

Tercero. l Puerto de San Lorenzo. "Burgandero" Nº 118, negro de 572 kilos (Ovación)
(Discreto de cara, manso, embestidor y con motor en la muleta. Bueno para el último tercio)

Cuarto. l Puerto de San Lorenzo. "Mariposino" Nº 105, negro de 548 kilos (Pitos)
(Manso, rajado y muy descastado)

Quinto. l Puerto de San Lorenzo. "Bailador" Nº 95, negro de 546 kilos (Silencio)
(Manso, flojo y descastado. Nulo fondo)

Sexto. De La Ventana del Puerto. "Huracán" Nº 162, negro de 582 kilos (Silencio)
(Embestidor, noble y con un buen tranco en la muleta. Sin torear).


Madrid. Plaza de toros de Las Ventas, 3ª de la Feria de Otoño 2014. Entrada: casi lleno. Toros de El Puerto de San Lorenzo y La Ventana del Puerto (1º y 6º) desiguales de presentación, mansos y con variedad en sus embestidas finales. Miguel Abellán: saludos tras petición, silencio, saludos tras aviso, silencio, silencio y saludos al despedirse.

Foto de portada: Juan Pelegrín para Las-Ventas.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios