www.purezayemocion.com
José Aguilera se hace con el 'Camino hacia Las Ventas'

José Aguilera se hace con el "Camino hacia Las Ventas"

Por Borja González
lunes 06 de octubre de 2014, 17:45h
Aguilera, el triunfo; Rodríguez, la garra; y Gardel, la elegancia

Entretenida e igualada final de "Camino hacia Las Ventas" que tuvo lugar ayer en la matinal de la plaza de toros de Las Ventas. Una mañana estupenda y con un buen ambiente en los tendidos, que cubrían hasta un cuarto de la plaza, lo que es una satisfacción al ver como poco a poco la fecha va cogiendo popularidad. Animo a todos a que en el año próximo acudan a pasar la mañana, charlar con los amigos y enlazar con la corrida de la tarde. Todo un lujo.

Se lidió una novillada de Jandilla, muy bien presentada y desigual en cuanto a comportamiento. A destacar los novillos primero, tercero y sexto, ovacionados al arrastre y propicios para el buen toreo de los chavales.

El lote y posterior triunfo se lo llevó quien venía con menos puntuación en las semifinales, el joven de la Escuela Taurina de Colmenar Viejo, José Aguilera, quien demostró una progresión muy considerable con respecto a su última actuación. Cortó una oreja con petición minoritaria de la segunda a su primero, un Jandilla fino y guapo que embistió con largura y temple por ambos pitones. Se sintió a gusto al natural, logrando algún que otro buen muletazo, largo y profundo, algo rectilíneo y perfilero, por poner algún "pero" al asunto. Fueron tres tandas ligadas y de mucho calado en el público. La estocada de la mañana llegaría a continuación y la oreja fue concedida sin ninguna discusión. En sexto lugar tuvo al eral más encastado de la final. Algo más alto que sus hermanos, con mucha movilidad y sin regalar las embestidas. Bueno el empiece y muy jaleada la primera tanda de derechazos, larguísimos y limpios, sin enganchones ni violencia. Varias coladas por el izquierdo hicieron que el joven madrileño volviera a coger la diestra, con muletazos de nuevo despaciosos y mandados, sin acabar de amortizar su largo brazo y sus condiciones físicas de torero poderoso. Anduvo listo al saber que prácticamente tenía en sus manos el certamen, sólo debía atinar con los aceros. El fallo, sin embargo, le privó de una más que posible Puerta Grande. Aún así, se llevó el tan preciado trofeo y el cariño de Las Ventas.

El trago amargo cayó en manos de Jaime Rodríguez, quien vivió las dos caras de lo que le deparará el futuro, porque en esto del toro siempre hay una de cal y una de arena. Abrió la mañana cortando la oreja del primero, el animal más claro y bueno del encierro. Un novillito cuajado, casi enmorrillado, apretado por todas partes y con seriedad suficiente para este certamen. Como dirían muchos, un tacazo. "Fogos" no paró de embestir desde que salió, algo rebrincado en sus inicios, pero largo y templado cuando de verdad se sentía mandado y podido, condición que demostró en las excelentes verónicas que recetó Alejandro Gardel en su voluntario quite. Jaime se dispuso entonces a ligar en el tercio del nueve al Jandilla, algo acelerado y despedido hacia afuera, con más ganas y amor que cabeza. Llegaron a mitad de faena tres naturales ahora sí mandados y en redondo, fue entonces cuando comenzó a entrar la gente en la faena. Estocada entera y oreja para el joven. Con el cuarto llegaron los problemas. El de Vegahermosa, castaño de capa, mostró dificultades de salida. Manso, con genio y muy a la defensiva desde que topó con el primer capote, derrotando en las cercanías y midiendo a la media distancia. La falta de técnica y sitio del joven fueron los causantes de la terrible voltereta, con cornada incluida, que le infirió en el muslo derecho. Aunque mucho más preocupante fue la caída completamente de espaldas. La plaza le despidió camino de la enfermería con una bonita ovación.

Y apenados nos fuimos con Gardel, claro favorito y torero a tener en cuenta. Dejó los detalles más personales y toreros de la mañana, primero por ese saludo capotero, finalizado con esa estupenda y elegante media, enganchada delante y rematada atrás, acompañada con la cintura, buena de verdad. Algunos muletazos sueltos al moribundo quinto, sobrero de la misma ganadería. Y es que Alejandro se llevó sin duda el peor lote de la novillada. El primero por manso, rajado e imposible, y el quinto por estar completamente vacío. No es normal que un eralito salga con la boca ya abierta y dando bocanadas de aire. La espada le jugó una muy mala pasada, dejando por momentos el brazo detrás y no ejecutando bien la suerte. Una pena pero de nuevo hay ganas de verlo.

En general, pedir a los chavales más variedad capotera. Más sello personal. Porque para triunfar en esto ante todo hay que ser distinto, que para calcomanías ya tenemos a muchos.

Necesitamos recuperar la torería y olvidarnos por momentos de la perfecta técnica. Asusta ver a aprendices tan bien educados, taurinamente hablando.

Los erales de Borja Domecq:

Primero. "Fogos", nº 127, negro. (Ovación)
(Buen novillo. Precioso de hechuras, noble, boyante y con fondo)

Segundo. "Ironía", nº 149, negro. (Pitos)
(Terriblemente manso y rajado. Imposible estar con él)

Tercero. "Malhechor", nº 123, negro. (Ovación)
(Gran pitón izquierdo, fondo y nobleza a raudales)

Cuarto. "Farsante", nº 35, castaño. (Pitos)
(Malo y siempre a la defensiva. Faltó casta y bravura)

Quinto. Sobrero de Jandilla. "Hispano", nº 39, negro. (Silencio)
(Muy ahogado desde el inicio. Flojo, descastado y muy soso)

Sexto. "Cronista", nº 144, Negro chorreado. (Palmas)
(Encastado y con un buen pitón derecho. Mucho fondo)

El jurado decidió por unanimidad otorgar el premio al novillero José Aguilera.


Madrid. Plaza de toros de Las Ventas, Matinal. Final del certamen "Camino hacia las Ventas". Entrada: un cuarto de plaza. Erales de Jandilla y Vegahermosa (4º) y un sobrero de la misma (5º bis). Jaime Rodríguez: oreja y saludos tras aviso de camino a la enfermería. Alejandro Gardel: saludos tras dos avisos y saludos tras aviso. José Aguilera: oreja y saludos tras aviso.

Parte médico:
El novillero Jaime Rodríguez ha ingresado en la enfermería de la plaza con una herida por asta de toro en tercio medio cara anterior del muslo derecho, con dos trayectorias, una hacia arriba de 15 cms, que produce destrozos en músculo cuádriceps, y otra hacia debajo de 15 cm. Firmado: Dr. García Padrós.

Foto de portada: Juan Pelegrín para Las-Ventas.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios