www.purezayemocion.com

Valdemorillo (Madrid)

Foto: Prensa Martín Escudero
Foto: Prensa Martín Escudero

Martín Escudero llama a la puerta

Puerta grande para Paulita, gran concepto de Escudero y válida corrida de Monte La Ermita.

domingo 07 de febrero de 2016, 00:09h
Otro que pide paso a principios de temporada. David Martín Escudero, natural de Galapagar, tierra de buenos toreros y de concepto puro y verdadero. Desconocido para muchos y apuntado por otros tantos como futura figura del toreo. Sus formas, de indiscutible parecido a su vecino José Tomás, hacen predecir una larga carrera en el mundo del toro, y hoy dejó constancia de ello.

Los premios de triunfador fueron para otro, maño y habitual en esta plaza, de apodo Paulita, de pellizco y gusto extremo, el cual estuvo intermitente con el serio primero y bullicioso con el fondista cuarto, que aguantó su minusvalía tras su choque frontal con el burladero. Quizá el toro más noble de la corrida de Monte la Ermita, herrada aún con Carmen Segovia.

Corrida bien presentada y algo dispar. Imponente el sexto, serios primero y cuarto, bajo y rematado el zapato segundo, y terciados y algo destartalados tercero y quinto. Todos ellos cargados de nobleza y toreabilidad, sumados a la moda del siglo XXI. Contentos los toreros, felices los palmeros y resignados los aficionados añejos, que se volvieron sin ver un toro bravo. Todo en orden vaya.

Como ya les he apuntado Martín Escudero dio crédito a mi entrada. Sólo ver el aplomo, la verdad, firmeza y esa mano endiosada que tiene por izquierda, bien vale un boleto. Y esperen a que le salga un toro de verdad, que lo mismo se sorprenden.

Tiene la frialdad y el misterio de lo único, el poder y la técnica del maestro, la debilidad y ligereza del artista y la mano izquierda de los grandes toreros. Una mezcla explosiva que tarde o temprano tiene que dar sus frutos. Son pocas oportunidades las que le dejan, pocos los que paladean esta tauromaquia, difícil de vender al gran público y riesgo tremendo el de poner el muslo por delante, con las punteras hacia el encuentro del toro, pecho entregado y riñones encajados. Una delicia ortodoxa que no suele verse por los ruedos.

Su faena al primero fue una gozada para el mes de febrero. Un auténtico recital de despaciosidad, encaje y pureza, mucha pureza. Una lástima la importancia del animal y la poca reunión que tuvo la obra. Dos tandas completas y poco auge en los tendidos, que aún así premiaron el esfuerzo con una oreja tras pinchazo.

Con el sexto volvió a jugársela de nuevo. Un tío aplaudido de salida y malo como él solo. Con la cara siempre por las nubes, pasando por el vientre del madrileño y sin una pizca de entrega. No se lo pensó dos veces y lo movió como quiso por su misma faja, ante la impasividad del bicho, que acabó rajado de aburrimiento. Falló de nuevo con los aceros, una asignatura más que pendiente, y recibió unas cariñosas palmas.

Dos orejas cortaría Antonio Gaspar "Paulita" al cuarto, el mejor de la corrida. Lastimado de salida por la sinrazón de sacar los capotes en los burladeros, incitando al derrote seco del animal con las tablas. Fijo en el caballo y a más en los dos últimos tercios. Le costó a Paulita coger el ritmo del animal, pero dejó unos bonitos pases por bajo saliéndose del tercio al inicio del trasteo. Lo importante llegó con la ligazón de las últimas dos series. Derechazos largos y descargados, muy jaleados por el público y enganchados con unos estupendos pases de pecho. Faltó mano izquierda para redondear la faena. Las dos orejas tras un volapié algo desprendido fueron el detonante de la tarde.

Con su primero puso más corazón que cabeza. No acertó en terrenos ni tampoco en tiempos, pero nos regaló un bonito recibo capotero a pies juntos, encajado y muy bien ejecutado. Y también una estupenda estocada en lo alto, por derecho y sin miramientos.

El que no tuvo su día fue Victor Barrio. Volvía al escenario que tanto le dio el año pasado, pero no pudo repetir tal azaña. Vimos muchas prisas y pocos momentos de lucidez. Enganchado con la muleta, previsible con el capote y fallón con los planteamientos, excesivamente largos. La oreja de menor peso llegó con el quinto, con petición justa y con un balance poco triunfalista.

Mañana la corrida de Ana Romero, esperados por todos. Os lo contamos.



Toros lidiados:
- Primero. “Calendario” nº 40, negro de 510 kilos. (Silencio)
Bien presentado, manso y con movilidad. Se vino abajo.

- Segundo. “Marioneta” nº 29, negro de 514 kilos (Silencio)
Muy bajo y bien hecho, armado y con cuajo. Manso, parado y humillador.

- Tercero. “Estudiante” nº 1 , negro de 495 kilos (Palmas)
Destartalado y anovillado. Manso, noble y con mucha movilidad. Tuvo fondo.

- Cuarto. “Licenciado” nº 21, negro de 520 kilos (Ovación)
Bien presentado, noble, manso y con fondo, con un gran pitón derecho. Se lastimó al chocar contra un burladero.

- Quinto. “Nerja” Nº 34, negro de 502 kilos (Palmas)
Más terciado y chico que sus hermanos. Noble y con recorrido por ambos pitones.

- Sexto. “Charro” Nº 42, negro de 514 kilos (Palmas)
Ovacionado de salida. Muy serio y con plaza. Siempre con la cara por las nubes. Manso y descastado.



Valdemorillo (Madrid). 6 de febrero de 2016. Feria de La Candelaria. 2ª de abono. Toros de Monte la Ermita (con hierro de Carmen Segovia) para los diestros Paulita: saludos y dos orejas. Víctor Barrio: saludos tras aviso y oreja. Martín Escudero: oreja tras aviso y silencio tras aviso. Entrada: tres cuartos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.