www.purezayemocion.com
Novilleros catalanes: resistencia

Novilleros catalanes: resistencia

lunes 06 de octubre de 2014, 17:51h
El novillero Abel Robles nos cuenta cómo ha recuperado la ilusión

La Unión de Taurinos y Aficionados de Cataluña celebró en la noche del pasado viernes sus ya tradicionales cenas mensuales. En esta ocasión, contó con el novillero Abel Robles como invitado, creando un coloquio distendido con los aficionados allí presentes. Robles, nacido en Olot (Gerona), debutó el pasado 19 de abril con los del castoreño en La Puebla de Alcocer (Badajoz), sumó un contrato más el 13 de julio en Moraleja (Cáceres) y cerrará su primera temporada el próximo día 14 en Estremera (Madrid).

Robles representa en el escalafón menor, junto a Jesús Fernández, la resistencia catalana. Reside en su localidad natal y explicó las dificultades añadidas que eso supone. Consciente de la difícil situación, "mi jornada empieza a las siete de la mañana para ir a trabajar, por la tarde estudio y es por la noche cuando entreno, cuando voy a correr, a torear de salón y a machacarme en el carretón. Lo hago solo, pero reconozco que en esa situación es cuando más duro entreno". Fue alumno de la Escuela Taurina de Cataluña y debutó en la Monumental en 2011 en una novillada sin picadores, tarde que guarda como la más importante de su carrera al desorejar por partida doble a un novillo de La Peregrina, causando sorpresa e impacto aquella actuación redonda en la afición catalana.

En el 2012, Robles decidió hacer un alto en el camino y dejó de torear durante más de media temporada. Aquella decisión nos la explicó con sinceridad: "tuve que parar porque no era feliz. Era una situación difícil donde me daba cuenta que no estaba mentalizado, ni era honesto conmigo mismo. Así, no se podía estar. Y decidí parar, reflexionar y recuperar la ilusión. Me he dado cuenta que fue lo mejor que pude hacer, lo primero es respetar la profesión de torero y mi persona, estés en el escalafón que estés, porque la exigencia es con uno mismo. Con el tiempo he visto que la carrera de un torero tiene que ir asimilando todo, no se puede saber la z sin haber aprendido las primeras letras". Asimiló y por fin llegó el debut con picadores, del que tuvo constancia apenas dos semanas antes de la fecha, y saldó el compromiso con tres orejas, las mismas que cortó en su segunda actuación del año.

Olot cuenta con la plaza más antigua de Cataluña (inaugurada en 1859) en la que Abel no ha podido actuar, aunque el pasado mes de septiembre, en los festejos de correbous que allí se celebran, pudo estirarse a la verónica con una plaza llena hasta la bandera. Comprometido con la causa, unos meses atrás llevó la Tauromaquia a las aulas, donde presentó un trabajo centrado en el toro bravo que tuvo tal aceptación entre los alumnos, que esas clases taurinas se tuvieron que volver a realizar ante el interés que despertó.

Durante los meses de temporada, el novillero catalán se instala en tierras del sur, concretamente en Sanlúcar la Mayor junto a Serafín Marín. Una vez pase el compromiso que le queda pendiente para este año, su pensamiento se fija para la temporada 2015. Sin apoderado, "me queda entrenar, prepararme e intentar el año próximo empezar a torear lo antes posible, que el nombre de Abel Robles suene con fuerza y demostrar que siendo catalán también se puede ser torero. Soy consciente del difícil momento, de que el escalafón de los novilleros está muy complicado, pero mi sueño es ser torero y sólo pienso en cumplirlo".

Y que la afición, en especial la catalana, lo pueda ver. Mucha suerte, torero.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.