www.purezayemocion.com
Foto: ABC
Foto: ABC

La historia de Sebastián Castillo, el maletilla de Ciudad Rodrigo

El venezolano va de capea en capea con un capote y una muleta que le regaló José Tomás. A la antigua, buscando la oportunidad de ser torero, se plantó delante de los imponentes toros de la capea de Ciudad Rodrigo y toreó con verdad y pureza.

lunes 15 de febrero de 2016, 11:25h
Publica hoy ABC la historia del maletilla Sebastián Castillo, venezolano de 28 años de edad que ha logrado captar todas las atenciones después de su paso por las fiestas de Ciudad Rodrigo. A la antigua, buscando la oportunidad de ser torero, se plantó delante de los imponentes toros de la capea y toreó con verdad y pureza. Su afición le viene de su padre, que fue novillero.

Cuenta el diario que Sebastián va de finca en finca en busca de oportunidades con el atillo en el hombro, en el que lleva un capote y una muleta que le regaló José Tomás. Llegó a España hace 8 años. Se bajó en Barajas "con un billete de 50 euros" y allí empezó la "lucha por la vida", con la imposibilidad de verse anunciado en los carteles por su situación ilegal. "Estuve cinco años sin torear, ya que no tenía papeles, trabajaba por 500 euros todo el día en una sidrería de Gijón, donde no me hacían contrato", dice el maletilla.

Cuando logró un contrato de trabajo, con sus ahorros se compró un traje de torero, oro y perla. También en el Carnaval de Ciudad Rodrigo, pero en el de 2012, "un banderillero de Madrid me preguntó si estaba preparado para matar una novillada y, por supuesto, le mentí y le dije que sí", afirma Sebastián. Llegó para él un septiembre de triunfo en las tres novilladas que logró torear.

En 2013 se vistió de torero en cuatro ocasiones y en 2014 su cuenta particular se quedó vacía. Año en blanco, "y, mientras tanto, tenía que comer, por lo que decidí rifar lo poco que tenía, un capote y una muleta que me había regalado José Tomás", explica. Pero a Sebastián le acompañó la suerte y a la persona que le tocaron los trastos por tener la papeleta agraciada tuvo el gran detalle de no cobrarse el premio. Ojo, ¡estamos hablando de capote y muleta de José Tomás!

El año pasado toreó tres festejos celebrados en las provincias de Zamora y Toledo, y ya suma las diez novilladas reglamentarias para debutar como novillero con caballos.

Una historia apasionante. Derroche de valores y de lucha. ¡Mucha suerte, torero!
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (32)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.