www.purezayemocion.com

Valencia

Foto: Prensa Plaza de Toros de Valencia
Ampliar
Foto: Prensa Plaza de Toros de Valencia

La dimensión de Garrido y los mantazos de Padilla

Fuente Ymbro rompió su racha de buenos resultados en Valencia. El cambio sí empieza por Garrido, tiene capacidad y gusto.

domingo 13 de marzo de 2016, 09:33h
La verdad es que no fue la tarde de Fuente Ymbro en Valencia. Algún día se tenía que romper la racha. Habíamos tenido mucha suerte hasta ahora y ya era mucho pedir mantener el mismo nivel. Eso sí, el lote de Padilla se fue al desolladero sin poderlo ver. Porque para juzgar hay que hacerlo con todos los elementos, algo que no fue posible.

Corrida bien presentada de romana, aunque justa de cara, sobresaliendo el sexto. Pero el juego, ¡ay el juego! Manseó y no poco. Diría que en exceso, y a los que nos gusta Fuente Ymbro nos ha entristecido. Ganadero y mayoral seguro que habrán tomado buena nota para poner remedio. A pocos días del 10º aniversario (17 marzo) del indulto de "Harinero" de esta ganadería en la plaza de Valencia a manos de Perera –ausente de la feria- no se pudo conmemorar dicho evento. Pero no olvidamos. Como tampoco a aquel novillo “Volante” que lidió Tejela y permanece en el recuerdo.

¿Los matadores? Les explico.

Padilla no estuvo. Escuchó pitos durante sus dos faenas. Ante su primero fue incapaz de hacer nada. Banderilleó deficientemente y después no sabía por dónde meterle mano. Fue un no parar de piernas y probaturas a distancia. Ya escuchó pitos con el capote y se reprodujeron mientras manteaba con la muleta. El toro fue despachado con una estocada caída y aplaudido en el arrastre por fastidiar al matador. Su segundo salía muy suelto y no consiguió fijarlo. Intentó unas chicuelinas que por el bien de la Fiesta más vale no vean los alumnos de las Escuelas Taurinas. Después, rodillas en tierra y los habituales mantazos... Al ser cogido tras entrar a matar, comenzaron a ovacionarle para después pasar a petición de oreja, a la que menos mal que el presidente se mantuvo firme y no accedió. Vaya despropósito.

Por su parte, Fortes no tuvo su tarde. Sí que es verdad que los toros no se prestaban al lucimiento, pero tenemos que esperar a que la recuperación sea física y psíquica. Tampoco encontró su sitio, aunque lo intentó y lo consiguió en muy pocas ocasiones. Quizás la falta de confianza. En la suerte suprema fueron dos pinchazos, estocada caída y dos descabellos para el primero y cuatro pinchazos y descabello en el segundo. Los aplausos fueron más de consolación que de premio.

El que dio una verdadera dimensión de lo que es capaz fue José Garrido. A su primero, un toro manso, le instrumentó con diferencia los mejores muletazos de la tarde. Y no era fácil porque el toro salía huyendo de cada embroque y había que pisar terrenos comprometidos para sujetarlo. Aún así era difícil. Muletazos con sentimiento y emoción. Lástima que la mansedumbre imperase porque de no ser así, hubiéramos asistido a una faena para el recuerdo. Pero su toreo ajustado y de compromiso se agradece. Termina la faena con unas “bernardinas” que levantan al público de sus asientos y tras estocada corta dos orejas. Quizás con una hubiese sido suficiente. Pero quiero relatarles el aviso del Sr. Presidente. Entre la estocada y la caída del toro, pasan tres segundos. Bien, pues en ese momento, tras la estocada y antes de caer, el presidente le manda un aviso. ¡Vaya! El segundo toro del extremeño empeora tras el caballo de picar y no es el mejor para el triunfo, aunque el matador vuelve a mostrar su dimensión con un inicio de faena de muleta templado y con gusto. Mucho gusto.

Y hoy día 13, todos a la manifestación por la defensa de nuestros derechos. ¡Que no es poco! Ya les informaré.


Valencia. 2ª de la Feria de Fallas. Toros de Fuente Ymbro para Padilla, pitos y saludos con petición (por la cogida); Fortes, silencio tras aviso y palmas tras aviso; José Garrido, dos orejas tras aviso y silencio. Notas: 1. Presidencia: Muy bien no concediendo trofeo en el segundo de Padilla. ¡Hubiera sido un sacrilegio! La segunda oreja a Garrido, por lo menos discutible. 2. La música seguimos igual, aunque se resistió a la petición en el primero de Fortes y luego ya no paró. Daba igual lo que sucediera en el ruedo. Habíamos tenido esperanzas que fueron falsas. 3. El público en su línea, generoso y a favor de obra. Estamos de fiesta y esta tierra es así.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios