www.purezayemocion.com

Valencia

Foto: Prensa Plaza de Toros de Valencia
Ampliar
Foto: Prensa Plaza de Toros de Valencia

La capacidad y empuje de Roca Rey abren la Puerta Grande

El peruano no sólo se limitó a lidiar y dar muerte a sus tres toros. También intervino en todos los quites que el reglamento le permite y respondió a los propios de Talavante. En definitiva, un matador con juventud, ganas y el saber propio de aquellos privilegiados.

Por Agustín Colomar Soler
viernes 18 de marzo de 2016, 09:51h
La tarde nublada en su totalidad recibió la luz propia de alguien predestinado a realizar cosas importantes para la Tauromaquia. Roca Rey, un matador incipiente que llenó el albero de la Plaza de Toros de Valencia con dimensión de verdadera figura. Desde el primer momento encandiló a los espectadores y su continuo buen hacer mantuvo emocionado al público, que se le entregó a lo largo de toda la tarde. El peruano no sólo se limitó a lidiar y dar muerte a sus tres toros en suerte. También intervino en todos los quites que el reglamento le permite y respondió a los propios de Talavante. En definitiva, un matador con juventud y las ganas y el saber propio de aquellos privilegiados.

El primero de Andrés Roca Rey resultó ser un toro bravucón, pero que el torero pudo sujetar a base de pisar unos terrenos inverosímiles, con una poderosa muleta capaz de realizar un toreo variado y emocionante. Estatuarios cadenciosos y derechazos consintiendo dieron paso a una estocada caída de un toro que no merecía el apelativo de "bravo" por hacer de la huida su máximo objetivo. La petición del público no fue aceptada por el presidente de forma correcta. A su segundo le formó un lio. Con el capote ya realizó unas vistosas verónicas y chicuelinas, preludio de la respuesta a un quite ejercido por Talavante con bellas tafalleras y saltilleras. Brindó al público y con cuatro pases cambiados, un natural y un remate de desprecio pone los tendidos boca abajo. Continúa con derechazos templados y mandones. Ejecutó un redondo sin solución de continuidad con tres vueltas alrededor de su cuerpo, un derechazo por la espalda, un cambio de mano y uno de pecho largo y hondo. No se puede ligar y someter más a un toro. Todo acompañado de una estética imborrable. Y aquí el toro se va. El matador le pudo. Continúa con una variada faena tapándole la salida a base de técnica. De esta manera terminó en chiqueros, con pases por detrás, por la derecha, bernardinas y una estocada trasera y caída de efecto fulminante que le valen las dos orejas. A su tercero, capotazos ceñidos aunque sin mucho mando. El toro romaneó en el caballo y vuelve a responder al quite de Talavante con chicuelinas ajustadísimas, tafalleras y revolera de remate ovacionados por el público. Para demostrar sus ansias de triunfo, Roca Rey comenzó la faena con las dos rodillas en el suelo y aunque el toro salía suelto, el torero insistía e insistía y le robó bellos y reunidos muletazos con la yema de los dedos. Nuevamente de rodillas, proporcionó unos naturales que provocaron la definitiva huida del animal. Tras espectacular estocada corta una oreja.

Alejandro Talavante realizó una larga faena a su primero, con ligazón pero con demasiados enganchones. Aquello no consigue alzar el vuelo. El toro tarda en caer tras estocada entera porque el matador se resiste a descabellar. A su segundo, tras un buen tercio de banderillas, empiezó con naturales, series de cuatro muletazos que pudieron ser más y el de pecho. El toro reponía y el matador no consiguió acoplarse. En su tercero, quinto de la tarde y con el golpe de figura de Roca Rey en el anterior, Talavante sale dispuesto a no dejarse ganar la pelea. Se mostró variado en el capote. Muleta en mano se clavó de rodillas para dejarnos un inicio de faena con una naturalidad extraordinaria. Se abandonó Alejandro. Siguió la faena con el torero quieto, templado, mandando sobre el toro. Fue emocionante. Tras estocada caída cortó una apéndice.

La tarde no empezó demasiado bien, ya que en el primer tercio de banderillas fue cogido Santi Acevedo, que tropezó al clavar el primer par cerca de chiqueros. Sufrió una cornada ascendente de 25 centímetros en el glúteo inferior izquierdo. Afortunadamente, no hubo destrozos mayores y la recuperación se prevé pronta. Quizás si hubiera recibido el preceptivo quite se hubiera podido evitar, pero no fue así y ahora solamente nos queda desearle una pronta recuperación.

Las cuadrillas lidiaron mejor, mucho mejor, que en anteriores tardes, destacando dos pares de banderillas de Iván García en el sexto y un gran puyazo de Miguel Muñoz en el quinto, donde fue derribado.

La corrida muy bien presentada, de juego desigual. Manseó más de lo deseado y aunque no exenta de calidad, un punto más de casta se le hubiese valorado.


Valencia. 7ª de la Feria de Fallas. Toros de Victoriano del Río y Toros de Cortés (1º, 4º y 5º) para Alejandro Talavante, silencio, silencio y oreja; Roca Rey, saludos tras petición, dos orejas y oreja. Nota: 1. Presidencia: muy bien no concediendo oreja en el segundo de la tarde. 2. Incidencias. Séptima de abono, tarde gris, unos 9.000 espectadores, público festivo y a favor de obra.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

3 comentarios