www.purezayemocion.com
La regeneración también pasa por la diversidad del toro

La regeneración también pasa por la diversidad del toro

Con Nimes, quedó presentada una nueva versión de las "ferias del cambio". En los ciclos que hasta ahora se han anunciado aparecen las mismas 6-7 ganaderías que llevan asentadas en los carteles los últimos 10 años sin que nadie ose a retirarlas por sus fracasos.

jueves 31 de marzo de 2016, 16:48h
Ya están en la calle los carteles de la Feria de Nimes y, de nuevo, todos tan contentos. Ya está una nueva versión de "las ferias del cambio". De momento nos vanagloriamos, yo el primero, de que se hayan abierto los carteles a los jóvenes emergentes dispuestos a remover sillones. Es un logro y una victoria para los muchos de los que lo reclamábamos por creerlo necesario en pos de una regeneración de la Tauromaquia. Gracias, de corazón.

Ahora viene el problema del supuesto "cambio". Las ferias que hasta ahora se van programando, con alguna excepción, han anunciado las mismas 6-7 ganaderías que llevan en los carteles asentadas durante los últimos 10 años sin que nadie ose a retirarlas por sus fracasos. Que los ha habido y muchos, pero vuelven.

No se pide que no se lidien si están en buen momento (Zalduendo, por ejemplo, no lo está ni se le espera, eso lo saben los mismos profesionales). Creo en la necesaria orientación de nuestra Tauromaquia hacia un modelo que sea sostenible con la diversidad genética del campo bravo, que recordemos es única dentro de las especies animales. Debería ser un imperativo básico en las Ferias. El futuro de la Tauromaquia debería pasar por el "mestizaje" en los carteles, de conocer otros comportamientos, otras lidias, la superación por parte de los espadas, figuras y jóvenes emergentes, y ver si tienen la capacidad (que creo personalmente la tienen) de solventar los problemas que cada comportamiento por tipo de encaste lleva impreso genéticamente. El encuentro entre distintas tauromaquias y saberes frente a todo tipo de toro. En definitiva, la aceptación de la unidad de la Tauromaquia en la diversidad.

En estos momentos la Fiesta, a nivel global, necesita de soluciones creativas e innovadoras, soluciones que no nazcan de forma sesgada en cuanto al toro, del cambio reduccionista, sino que fueran fruto de la capacidad creadora, del encuentro de los espadas, sus retos, y todo ello realizado frente a todo tipo de toros.

La Tauromaquia nos interpela hoy día acerca del modo en que se programan las ferias. Al público no podemos enseñarle un solo tipo de toro, de comportamiento y de lidia. Si queremos que esto sea rico, los empresarios y los toreros tienen que poner en juego su capacidad para descubrir otro tipo de toros que necesitan otras lidias, tanto o más emocionantes que las que permite el tipo de toro acartelado hoy día en exceso en las ferias. Descubrir e imaginar estas actitudes son las que están en la esencia del conocimiento.

Tienen que poner de su parte toreros y empresarios para que el aficionado tenga cuantas más lidias en la cabeza mejor, con el posterior beneficio para el futuro. Las ferias, además del totalmente lícito beneficio económico, deberían tener como fin la integración de todo tipo de encastes y hierros para propiciar la multitud de saberes, la búsqueda de transmisión de conocimientos a través de diferentes lidias, comportamientos y capacidades del torero para solventarlos. Esa es la verdadera sostenibilidad taurina. Un espectáculo repetitivo está abocado al fracaso a medio plazo porque deja de interesar.

Es cierto que la historia de la Tauromaquia ha estado escrita por épocas donde los encastes predominantes eran los que se adaptaban a la forma de torear y exigencias del público. Desde esta tribuna se pide por supuesto que los ganaderos de estos hierros se adapten y seleccionen para adecuarse al momento actual, quede claro. Pero también es necesario un plus de imaginación y compromiso para el mantenimiento de la diversidad genética del campo bravo. Un cambio que sea capaz de ofrecernos alternativas en las ferias en cuanto a gustos de espectáculos, algo que se me antoja clave para el futuro de la Fiesta.

El actual modelo de programación taurina, promovido por intereses económicos principalmente y desligado de la ética que suponen los retos de superación frente a todo tipo de toros, crea un impacto negativo sobre cierto tipo de aficionado, que a la postre, junto a otro al que no le importa que se lidien encastes diferentes, también es necesario para sostener la Tauromaquia. El público es volátil, el aficionado no.

En fin, sigo creyendo que la nula apuesta por parte de toreros y empresarios por la diversidad de encastes incide de forma lenta pero letal en el deterioro de la Tauromaquia, favorece su monotonía y lo único que consigue es la marginación de encastes "imperfectos" pero válidos, y lo que es peor, la "guerra fratricida" entre aficionados que los quieren y los que no, y créanme: ésta, sí que duele, me duele.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (18)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • La regeneración también pasa por la diversidad del toro

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    807 | Jorge - 04/04/2016 @ 17:10:35 (GMT+1)
    Muy buen artículo, ahora hay que ver como se materializa esa propuesta para que se vean otras ganaderías. De ser así volveré a los toros.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.