www.purezayemocion.com

Una tarde para el olvido en Zaragoza

Por Eduardo Acerete
sábado 11 de octubre de 2014, 17:41h
El encierro de Núñez del Cuvillo dejó bastante que desear

Esperanza rota en una tarde de casi lleno. Prácticamente un "no hay billetes". Pocas localidades sin cubrir en las zonas de mayor precio de la plaza. Expectación y ganas. Los días fuertes de la feria parecían empezar esta tarde y todo se ha quedado en nada. En agua de borrajas, que decimos por aquí. Un encierro de Núñez del Cuvillo que dejaba bastante que desear, con algún ejemplar protestado de salida y hechuras tan dispares que hacían preguntarse quién, cómo y dónde había elegido el encierro. Y eso que se quedaron sin ver algunos de los rechazados que sí se mostraron en el apartado. Entre algunos aficionados ya se comentaba ayer por la mañana.

Salió en primer lugar un buen ejemplar de Bohórquez, rematado, pero que anduvo algo más que suelto. Le costó una eternidad fijarlo a Hermoso, pese a atacarlo continuamente con el caballo. Un rejón de castigo y banderillas. El toro no permitía ningún tipo de lucimiento, hasta que con los palos sobre el lomo pareció avivarse un poco. Buenos pares del de a caballo y una faena a más que se vio interrumpida cuando Hermoso pretendía girar en el tercio saliendo por los adentros. Despiste ha dado con los cuartos traseros en tablas produciéndose la caída. Poco más de faena. Rejonazo y oreja reglamentaria ante una petición mayoritaria. Reglamentaria y cabal también la negación de la segunda por parte de la presidencia pese a la insistente petición. Faena de mayor calado la que ha realizado al importante segundo toro de Fermín Borhórquez para su lidia a caballo. Aunque le ha fallado la colocación del primero de castigo, ha estado brillante en banderillas, llegando a pedir a la presidencia la colocación de un último par de cortas a dos manos. Ovación al salir Chenel y Viriato. De importancia y más logrados habrían sido los trofeos con los que se hiciera de no fallar con los rejones de muerte. Un bajonazo primero, pero que dejó muy tocado al toro, y medio. Al final un descabello y una ovación a una faena de mucha más contundencia que la premiada primera.

Y en lo de a pie ha venido el lío. El lío que nos han vendido. Recibe Perera por verónicas a un toro sin demasiada fuerza y que no recibió más que un puyazo y una marca. Tampoco hizo falta más. Entre eso y empujar un poco en el caballo ya no había toro. Perera aprovechó la suavidad del toro para quitar por chicuelinas a las que ha respondido Alejandro Talavante con unas cordobinas de manos cada vez más bajas y una bonita media. Pero poco juego más tenía el toro. Soso y agotado, cayendo un par de veces, no era lo más apto para la muleta de Perera. Lo intentó, pero la cosa aburría y acabó dándole media estocada trasera. Ovación al intentó. En segundo lugar acabó lidiando un ejemplar de Torrealta que ha sido el de mayor movilidad y codicia de la tarde. Devueltos dos toros, el primero al comenzar a presentar problemas en la mano derecha al que la presidencia aguantó,con criterio, a las primeras protestas. Pareció que se recuperaba antes de entrar entrar en el caballo hasta que volvió a mostrar el mismo problema. Saltó el segundo sobrero, descoordinado, que también acabó siendo devuelto. La tarde ya estaba por los suelos, llevada por los ánimos de quienes miraban. Vaya petardo y qué es esto, se rumoreaba. Faena al quinto tris en que Perera ha sacado parte de su mando. El toro soltaba cabezazos por ambos pitones y con la muleta Perera le ha ido consintiendo. Cuando parecía que había conseguido fijar la embestida ha comenzado a bajarle la mano, pero al tercer muletazo, por los dos lados, volvía a cabecear al sentirse podido. Estocada casi entera, aviso y ovación.

Talavante ha tenido, en primer lugar, el ejemplar que prometía un poco más por el pitón izquierdo. Lo había visto y ahí se ha echado la muleta. Pero se partió la mano. Un animal protestado de salida, con muy poca seriedad de cara al que algunos han llamado "fino". Esto no se trae a Zaragoza. Y para rematar hasta cuatro descabellos. Con la aparición de la Cruz Roja, el respetable fijó más su atención en el tendido que en el ruedo, y el ruedo pasó más desapercibido. Ovación a la pena. En el último y con el público mirando los relojes para empezar el fin de semana, Talavante no ha estado a la altura de su toro. Un animal que requería trabajarlo en un par de tandas para limar sus condiciones. Trabajarle, un poquito, aunque fuese, la embestida. Ha logrado muletazos de belleza pero no ha rozado el suelo de su toreo. Ni una tanda contundente y, en la más lograda, fue desarmado. Falló con la espada y tuvo que dar dos descabellos con aviso incluido. Se llevó otra ovación y no tuvimos ni que pedir ni que protestar la oreja. Se han ido dándonos un "volveremos".

La tarde ha carecido tanto de sentido, que por los tendidos se han prodigado las jotas y los espontáneos. Un valiente, a ritmo de jota de ronda, se ha arrancado antes de que saliera cada uno de los toros devueltos. Esto en el uno. Algo más tarde otro en el siete. Y un valiente alargando los olés para rematarlos cuando lo hiciera el muletazo que no sé muy bien si sabía adónde había ido. En fin, que como no había tarde, cada uno la ha llenado como ha podido.

Zaragoza. 6ª de la Feria de El Pilar. Toros de Fermín Bohórquez (1º y 4º), para rejones; Núñez del Cuvillo (5º y 5º bis, devueltos); y Torrealta (5º tris). Pablo Hermoso de Mendoza: oreja con petición de la segunda y ovación. Miguel Ángel Perera: ovación y ovación tras aviso. Alejandro Talavante: ovación y ovación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios