www.purezayemocion.com

Madrid

Foto: Juan Pelegrín para Las-Ventas.com
Foto: Juan Pelegrín para Las-Ventas.com

Petardo con confirmaciones

Pésima corrida de Juan Pedro. Desigualmente presentada con al menos tres toros impropios de la primera plaza de toros del mundo. Talavante quiso, pero no tuvo lote. Posadas no debió venir. No era el momento.

domingo 15 de mayo de 2016, 23:37h
No sólo Posada de Maravillas confirmó. En la tarde de la décima de abono de la feria de San Isidro se confirmó el dicho de que las corridas de más expectación son las de decepción más absoluta. Que cuando llegan las figuras el toro baja de presencia. También tuvimos la certeza, de que anunciarse con la corrida triunfadora del pasado año, es aventurarse al fracaso. Siempre sale mala.

La de Juan Pedro Domecq no es que fuera mala, fue pésima. Una corrida desigualmente presentada con al menos tres toros impropios de la primera plaza de toros del mundo. Dentro de la mala presentación, el juego tampoco ayudó. Toros justos de fuerzas y muy descastados que llevaron la tarde por los derroteros del petardo sin paliativos a pesar de las ganas de agradar de los actuantes.

Posada de Maravillas tuvo delante, para la confirmación, a lo mejorcito de Juan Pedro. Un animal que se quedó prácticamente sin picar y que con el que tan sólo logró lucir en dos capotazos a pies juntos en el saludo capotero. En la muleta, el toro le ofreció varias embestidas para aprovechar. Posada, quiso ejecutar el trasteo demasiado cerrado en tablas cuando el animal hubiera dado más de sí en los medios. No hubo comunión ni confianza y la indiferencia ganó.

Con el sexto bis del Conde de Mayalde, Posada certificó que su confirmación ha sido bastante precipitada. Tiene buenas maneras, pero que no se puede ir a confirmar a Madrid habiendo toreado sólo la corrida de la alternativa. Hacer eso es ir a buscar que suene la flauta cuando se tienen todas la papeletas para caer al pozo. Este toro se lo cargó la cuadrilla en una lidia esperpéntica que llegó a parecerse a una capea de despedida de soltero.

Alejandro Talavante quiso toda la tarde pero se encontró a dos toros sin la transmisión e importancia que debe tener delante una figura de su calibre. Inició bien el trasteo con el segundo hasta que el toro en la primera tanda se le paró y quedó inédito ante la flojedad y descaste del cuarto. No hay magia sin toro. Queda confirmado.

El tercero, justo de presencia, llegó a la muleta con algo de movilidad por el pitón derecho. Roca Rey aprovechó esa virtud del toro y dejó lo mejor de lo que va de sus dos actuaciones en San Isidro. Hoy toreó, dejando derechazos destacables que Madrid jaleó. Muy medido por el sector duro, que le censuró los pases por la espalda, dejó buenas sensaciones otra vez. La espada no le funcionó.

Roca recibió a tres toros en su segunda actuación. El quinto de Juan Pedro se fue a los corrales por el cansancio del personal ante tanto descaste y flojedad vivida en la tarde. Una devolución rara que vino después de una voltereta a Roca Rey en un ajustado quite. El toro se cayó y no hubo piedad. El recibimiento al quinto bis, también de Juan Pedro, fue toda una declaración. Fue la confirmación de que no viene a la Fiesta a verlas pasar. Se echó el capote a la espada y ejecutó gaoneras de mérito rematadas con una larga cambiada de rodillas que pusieron al público en pie. Luego el toro, podrido, se fue a los suelos y se ganó el pañuelo verde.

El quinto tris de José Luis Marca, muy deslucido, no dio opción ni para el arrimón.


Madrid. Domingo 15 de mayo de 2016. Plaza de toros de Las Ventas. Décima de la Feria de San Isidro. Toros de Juan Pedro Domecq, de desigual presencia, flojos y deslucidos. Un sobrero, 5º (tris), sustituto de otro de la misma ganadería devuelto por flojo, de José Luis Marca, deslucido. Otro sobrero (6º bis) de Conde de Mayalde, mal lidiado y a menos. Alejandro Talavante, silencio en su lote; Roca Rey, palmas y silencio; Posada de Maravillas, que confirma alternativa, silencio y silencio.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(2)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • Petardo con confirmaciones

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    991 | Fernando Peña - 16/05/2016 @ 17:01:28 (GMT+1)
    Hoy no había incógnita. El toro comercial hace mucho tiempo que derivó en mansedumbre en estas ganaderías y la presentación de los toros dice mucho del ganadero.
    990 | Jesús Ron - 16/05/2016 @ 09:53:45 (GMT+1)
    La Tauromaquia es una permanente incógnita desde su nacimiento. Un ganadero hace mil combinaciones para el logro de lo que cree lo mejor amigo sabiendas de desconocer su resultado. Un empresario compra esos toros sin saber, por tanto, lo que compra. A su vez contrata para su festejo a unos profesionales que no saben a ciencia cierta cómo es su comportamiento por mucho que, a bombo y platillo el empresario certifique en la cartelera que los toros son bravísimos y los toreros el no va más. Y para cerrar el círculo el público y afición pasa por taquilla dejándose una pasta gansa para ver algo que nadie sabe lo que va a ser... Ayer por la mañana al ganadero le rinden un merecido homenaje en recuerdo de algo digno de premio y por la tarde el mismo ganadero es crucificado por algo que fue un auténtico despropósito. Pero no fue el único porque los toreros que eligieron los toros y el empresario que hizo caja miraron para el otro lado. Los Toros es un imposible. Un milagro humano abandonado de la mano de Dios, porque entre otras cosas Él no entiende a los humanos que inventaron y mantienen La Tauromaquia. Así cómo puedo pretender explicarselo yo. Esta tarde tenemos más Domecq pero de Paco Medina. Otro milagro.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.