www.purezayemocion.com
El toro bobo

El toro bobo

miércoles 15 de octubre de 2014, 19:14h
Toreros que no torean, sino que acompañan, que se acoplan a una embestida hecha a medida

El toro bobo es el que sale de los chiqueros listo para el lucimiento de los toreros. O sea, el toro carretón que la mayoría de los ganaderos están intentando criar. Viendo las faenas cumbres de los últimos años, excepto en plazas de máxima relevancia como Madrid, Bilbao, Pamplona y en algunas otras como Cenicientos y las francesas de Céret y Vic-Fezensac, te das cuenta de que la Fiesta està cambiando peligrosamente.

Antes, era el torero que inmortalizaba al toro, lo lidiaba, lo entendía, lo cambiaba, lo toreaba y lo dominaba. Ahora no. Ahora se cumplen los primeros tercios rápidamente, sin que la mayoría de los aficionados le den importancia a lo que ocurre antes de llegar a la faena de muleta y ahí es el toro el que inmortaliza al torero. Un torero que acompaña, que se acopla, que forma junto al toro un monumento a la plasticidad, a la belleza, a la postura. Pero el mérito es casi todo del toro. Hablamos de bravura, casta, nobleza, fijeza, pero deberíamos de hablar tambien de "bobonería".

Si queremos una Fiesta íntegra, los toros no deben ser criados para ese lucimiento del torero, sino que deberían ser criados a gusto del ganadero, respetando su origen y su morfología.

Tanto en el escalafón de matadores como en los novilleros, todos torean iguales, acompañan la embestida. No torean, no lidian. ¿Cuántos novilleros hemos visto doblarse con un novillo en el comienzo de su faena? ¿Y novilleros con oficio? Todos son iguales, con el mismo concepto. Y lo mismo ocurre con muchos toros.

Se està perdiendo el verdadero sentido de la Tauromaquia. Un toro debe de tener sus complicaciones, sus dificultades, y el torero hay que apreciarlo no solamente cuando se acopla perfectamente como si fuese un lienzo de Roberto Domingo o un cuadro de Goya, sino también por la capacidad de resolver los problemas que un toro difícil le está presentando.

A día de hoy, los que tienen como espejo a los grandes maestros del pasado, no torean o torean poco. Tenemos los ejemplos de Frascuelo y Juan Mora, entre otros.

¿Cómo puede un torero lidiar, demostrar sus capacidades ante un toro bobo que va y viene por sí solo? La Tauromaquia es arte, pero también es lidia y oficio. Soy un romántico de la Fiesta, y da pena ver cómo está cambiando la Fiesta para mal, porque ante todo debe haber verdad. No toreros que eligen los toros y los traen bajo el brazo a las plazas. Sin sorteo.

No olvidemos que si no hay toros, no hay corrida. No lo contrario. Por eso, los ganaderos deberían elegir los toros, y no los veedores de las figuras. Eso devolvería a la Fiesta mucha autenticidad, hoy perdida.

La Tauromaquia es cultura y no turtura, pero tampoco debe transformarse en un rito de academia de bellas artes. El arte en los museos. En la arena los toros. No el toro bobo. Respeto señores, por favor. Respeto y dignidad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.