www.purezayemocion.com

La Tauromaquia: analgésico cada 8 horas

Hace algún tiempo, operé a un señor con una enfermedad grave. Tras una estancia larga en el hospital, falleció. El paciente, buen aficionado, fue también gran partidario y amigo de Antonio Ordóñez. Durante su hospitalización, prometió regalarme un libro sobre el torero de Ronda.

miércoles 03 de agosto de 2016, 18:23h
Para aumentar de tamaño y ver todas las fotos, hacer click sobre la imagen


Luis Miguel Dominguín fue uno de esos personajes que me hubiera encantado conocer. Por su carisma y liderazgo. Y porque probablemente haya sido el mejor embajador universal de la Fiesta de los toros. Su arrogancia encontró alas en su capacidad, en la potestad de poder con todos los toros e incluso alguna tarde, llegó a ejecutar el mismo todos los tercios de la lidia, sin precisar ayuda de su cuadrilla. Sus rivales naturales fueron Domingo Ortega y Manolete y el supuestamente inventado competidor, su cuñado Antonio Ordóñez, a quien además apoderó el gran Domingo Dominguín padre.

Y fue precisamente el hijo del Niño de la Palma, inspiración y eje de la pasión taurina de Ernest Hemingway, uno de los protagonistas de este relato.

Hace algún tiempo, operé a un señor de edad avanzada con una enfermedad grave evolucionada. La indicación quirúrgica era un poco límite, pero teníamos algo que ganar y poco que perder. Tras una estancia larga en el hospital, meses después y con una aceptable calidad de vida, falleció. El paciente en cuestión, buen aficionado, dueño durante algún tiempo de la plaza de toros de Toro, fue también gran partidario y amigo de Antonio Ordóñez. Durante su hospitalización, prometió regalarme un libro sobre el torero de Ronda.

Su hijo, médico, siempre ha estado convencido de que superó el postoperatorio gracias a las conversaciones sobre toros que cada día, durante el pase de visita, manteníamos. Yo honradamente, no puedo pensar que fuese tanto, pero sí creo que el aliciente de la charleta taurina hizo la estancia más llevadera.

Unos años después, ese mismo hijo me ha hecho llegar la biografía prometida con una dedicatoria muy emocionante, porque el reconocimiento en la profesión es ésto, junto con el respeto de los compañeros. Y como es una historia bien bonita, la cuento.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

1 comentarios