www.purezayemocion.com

San Luis Potosí (México)

Las buenas y las malas costumbres
Ampliar
(Foto: periodicomomento.com)

Las buenas y las malas costumbres

Mal encierro de Bernaldo de Quirós, que fieles a su costumbre, no funcionaron. Lo mejor de la corrida nocturna lo firmó Fermín Rivera.

sábado 20 de agosto de 2016, 19:09h
Ayer se celebró el primer festejo del mini serial taurino enmarcado en la Feria Nacional Potosina. Corrida nocturna que registró una magnífica entrada, prácticamente lleno. El cartel lo conformaban Arturo Macías "El Cejas", Fermín Rivera y Diego Silveti, con ganado de Bernaldo de Quirós.

Las costumbres son un hábito o tendencia que se adquieren con la práctica frecuente. En este caso, dentro del toreo, pueden ser buenas o malas según el criterio de cada persona.

Los toros de Bernaldo de Quirós, fieles a su costumbre, no funcionaron. Dos bien presentados, y uno de ellos se partió el pitón, teniendo que ser devuelto a los corrales. El resto sólo tenían kilos. Pobres de cara. El juego también fue fiel a su costumbre: parados de salida y mansos. Sólo uno de ellos, dentro de su mansedumbre, fue encastado. Hubo otro con movilidad, pero el resto rajados.

Abrió El Cejas con "2 Hermanos", de 536 kilos y reseñado con el número 660. Faena como es su costumbre. Una larga de rodillas, el de a caballo rompiéndole sólo el pelo, y con la muleta (insisto, también fiel a su costumbre) de inmediato pidió música. Mantazos por el derecho y otros tantos por el izquierdo. Tres pinchazos y un bajonazo. Con su segundo, de nombre "Noche Blanca", número 582 y de 475 kg en su lomito (no tenía tanto como para llamarle lomo), sigue fiel a su costumbre. Un intento de larga de rodillas en la que el toro se paró y lo puso en apuros. Brindó a Mario Zulaica. Con la muleta fue horroroso ver al rajado de Bernaldo. Fue una persecución por todo el ruedo, ¡2 vueltas dio! Un pinchazo y media que hacen que el toro no doble. Transcurrieron casi 5 minutos hasta que llegó el primer aviso. Dos golpes de descabello que le hicieron doblar.

El segundo espada fue el potosino Fermín Rivera. Su primero, de nombre "Tequilero", con 532 kg y de número 709, se partió el pitón izquierdo de salida. En su lugar salió al ruedo "Coquetón", con 555 kg y marcado con el 722. Toro estrecho de sienes, descolgado y anovillado. Mostró desde su salida una embestida incierta pero que encontró un torero que fiel a su costumbre y en gran momento, lo entendió a la perfección. Con el capote nada que comentar. Con la muleta inició con doblones muy toreros para hacerse con la embestida de manera inteligente. Su primera tanda por el pitón derecho le sirvió para encontrar la distancia al manso, que comenzó a mostrar casta. Dos tandas más por el derecho destacando el tercer muletazo. Soberbio. Por el izquierdo el toro fue mejor y así lo entendió Fermín, que hizo el toreo caro. Tiró con mando, templando. Una tricherilla y un pase de pecho que ahí quedaron. Para terminar, un cambio de manos con mucha torería. Lamentablemente algo que también se ha convertido en una costumbre para él, falló a espadas. Pinchazo y estocada entera trasera y tendida para saludar desde el tercio. Con "Tunero", número 38 y con un peso de 510 kg, lo intentó Fermín sin suerte. Un toro parado de salida, y que en la muleta salía con la cara arriba punteando al final de cada muletazo. Entera y dos golpes de descabello.

Diego Silveti sigue como ya es también costumbre: teniendo suerte en los sorteos. Su primero fue un novillo-toro panzón, con poca cara. De nombre "Colonche", con 560 kilos de peso y marcado con el 691. Se movió de buenas maneras. Pronto pero bobo. Con el capote inició a pies juntos lanceando con buenas formas. Inicia su faena de muleta con un par de estatuarios. Por el derecho y por el izquierdo nada. Pases por aquí y otros tantos por allá hasta que el animal se aburrió. Terminó como es su costumbre. Sí, adivinó usted: por manoletinas. Tres pinchazos, una entera caída y un golpe de descabello para escuchar un aviso y leves palmas. El que cerró plaza, "Cubano", 518 kilos y número 673, lo prendió feamente dejando ver lo que pareció ser un puntazo en el vientre. Diego, valiente, regresó al ruedo pero el toro siempre mostró su querencia a las tablas, por lo que terminó rajado. Nada pudo hacer el hijo del gran David. Dos pinchazos y división de los tendidos.

Así terminó la primera de feria. El que mencione en muchas ocasiones la palabra "costumbre" es para que cada uno de ustedes tenga su opinión, según su criterio, sobre si son buenas o malas costumbres.


San Luis Potosí (México). Viernes 19 de agosto de 2016. Toros de Bernaldo de Quirós para Arturo Macías, división de opiniones en ambos; Fermín Rivera, ovación y silencio; Diego Silveti, palmas tras aviso y división.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios