www.purezayemocion.com

Bilbao

Una corrida completa
Ampliar
(Foto: Prensa José Garrido)

Una corrida completa

La plaza de Bilbao explotó a la muerte del quinto con protestas ostensibles en dirección a las localidades ocupadas por la Junta Administrativa. Garrido, con empaque y temple hizo el toreo al natural, más ceñido y encajado que sobre la mano derecha. Abrió la puerta grande.

Por Íñigo Martín Apoita
domingo 28 de agosto de 2016, 00:44h

No podremos culpar a Ricardo Gallardo de no cumplir con las expectativas en Bilbao con una corrida completísima. La octava de Bilbao fue, gracias a Fuente Ymbro, un completo petardo. Un petardo excepcional, redondo, superior, excelso. Un petardo de manual que ni siquiera la desmedida generosidad de Matías, cadáver taurino, es capaz de tapar.

Porque Matías cometió hoy el error de saltarse su código ético de aficionado a los toros para ocultar el rotundo petardo de su amigo Ricardo Gallardo y el rotundo escándalo de feria montada por sus amigos de la Junta Administrativa. La plaza de toros de Bilbao había explotado a la muerte del quinto, las protestas eran ostensibles, los aficionados locales estaban en pie tocando palmas de tango y silbando en dirección a las localidades del callejón reservadas para la Junta Administrativa.

Pero ahí estaba Matías para acallar el jaleo y desviar el centro de atención. Su víctima fue un José Garrido que se sobrepuso al enfado general, a la devolución del sexto, a los astros alineados en su contra. Se dejó todo en el ruedo ante el sexto bis, el mejor animal de la corrida, también el más serio y por ello sobrero, humillador, con transmisión y buen tranco. Tuvo Pegajoso la inmensa suerte de caer en manos de Garrido, que con empaque y temple hizo el toreo al natural, más ceñido y encajado que sobre la mano derecha. Hubo sobre ésta alguna comodidad excesiva, tandas ligadas con muletazos de despedida hacia fuera, otros terminados doblando la cadera, como enseñando que hacer el toreo es en su caso una mera cuestión de disponerse a hacerlo. Y se tiró a matar como un tío, para clavar y empujar la espada en todo lo alto, con decisión y arrojo. El éxito había sido innegable, la oreja era de ley. Pero Matías sacó dos pañuelos que justifican la inclusión de Fuente Ymbro en la próxima feria y desvían el foco de sus amigos gestores tomando como rehén a José Garrido, víctima de la nefasta decisión que el palco, autoritario, incapaz de esperar a la petición de la segunda oreja, quiso imponer.

Todo lo demás es palabrería: hoy el titular es el escándalo de corrida, nefasta, aburrida, sosa, justa de fuerzas e impropia de Bilbao -encornaduras aparte- de Fuente Ymbro.

Tuvo el abreplaza la fuerza justa para tenerse en pie y llegar a la muleta de Sebastián Castella midiendo y gazapón. En los medios protestó al sentirse podido, a eso del tercer o cuarto muletazo, hasta que se paró y recibió a Castella con tolerancia y nobleza cuando el francés pisó sus terrenos. Hasta té le ofreció. Sólo así pudo Sebastián dejar buena impresión en Bilbao, porque su faena de trapazos abriendo caminos, carreteras nacionales y autovías al manso huidizo cuarto desesperó a un público ya caliente que rompió en ligeras protestas tras el arrastre.

Dos tandas duró el segundo ante la poderosa muleta de Miguel Ángel Perera, que inició por alto la faena a Picarón y decidió entonces exigir con mano baja y temple prodigioso a un astado tan manso como falto de empuje. Fueron dos tandas de pierna retrasada pero toreo suave, pulseado, cuajado, hacia dentro, trayendo al toro, no expulsándolo. Cuando Perera cambió al natural el toro dijo nones y la brevedad camino del estoque se impuso. Entrando a matar perdió la muleta, exactamente igual que ejecutando la suerte suprema ante el quinto, ejecutando por tanto la suerte de suertes con nulo éxito. Palique, a decir verdad, con su falta de casta, transmisión, movilidad y clase no mereció mucho más.

Tampoco mereció una muerte digna Oficial, tercero de la tarde, al que Garrido mató de media estocada en el sitio -también dejando la muleta por el camino- tras una faena sin opción. Claro que la meritocracia está tan olvidada como el petardo ganadero de Fuente Ymbro, seria candidata a repetir en las próximas Corridas Generales. Los antitaurinos no son los de fuera, por cierto numerosos. Los antitaurinos están dentro.


Bilbao. Sábado 27 de agosto de 2016. Tarde nublada con media plaza. Toros de Fuente Ymbro (6º bis) para Sebastián Castella (azul rey y oro), ovación y ligeros pitos; Miguel Ángel Perera (verde esperanza y oro), ovación y silencio; José Garrido (negro y oro), ovación y dos orejas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios