www.purezayemocion.com

Salamanca

El pueblo de las Catedrales

Como una Catedral debió ser la oreja cortada por Alejandro Marcos al cuarto Castillejo de la novillada de feria; como una Catedral fue el regalo de público y presidente de esa segunda oreja que sin faena redonda y completa nunca se debe otorgar. Toñete, valor y firmeza ante el segundo.

Por Íñigo Martín Apoita
martes 13 de septiembre de 2016, 08:35h

Salamanca es más pueblo grande que ciudad pequeña y se esfuerza en despejar dudas feria tras feria. Aquí embiste el paisanaje con excepcional clase y notable transmisión, garantía de una oreja. Salamanca es, taurinamente hablando, tierra tan entendida de puertas hacia fuera como generosa de puertas hacia dentro. Es la villa de Catedrales, Casa de las Conchas y Torres de Clerecía venida a menos, con actitud de pueblo y tolerancia de aldea. Porque todo es aceptable.

Como una Catedral debió ser la oreja cortada por Alejandro Marcos al cuarto Castillejo de la novillada de feria; como una Catedral fue el regalo de público y presidente -pañuelos mediante- de esa segunda oreja que sin faena redonda y completa nunca se debe otorgar. Pésimo fue el recibo capotero a Curioso, bizco del pitón derecho, que apretó en el capote y se movió en banderillas. Buscando la franela del salmantino se movió el toro compatriota, unas veces humillando, otras claudicando, todas ellas con un nivel tan alto de clase como bajo de transmisión. Las embestidas de carretón fueron asimiladas y aprovechadas pronto y en la mano -no tardó en ver al toro Alejandro- por el novillero, encajado, templado y con relajo en los derechazos; aturullado y destemplado al natural. Abundantes enganchones con la mano de los billetes afearon una faena notable con la derecha y convirtieron en regalo de cumpleaños la segunda oreja que tras estocada casi entera el público decidió pedir. Quizás fuera para arreglar el desaguisado que había generado un soso y parado primero con el que Alejandro Marcos no tuvo opción y tras el cual saludó ovación alentadora de familia y amigos.

Tuvo que escuchar el ruido del silencio Toñete cuando estropeó con dos estocadas defectuosas la faena de valor y firmeza ante el segundo. Pidió Descuido mano baja y plantas pegadas al suelo, y ahí estuvo Toñete para leerlo, pegarse con pegamento, tragar, tragar y tragar ante los parones. El natural fue nuevamente el talón de Aquiles -sin ayuda es más costoso sentirse protegido y no a merced del soso, mirón, protestón y deslucido-. Fue el quinto el más serio del encierro, manso de salida bregado en toriles (error de parvulario), geniudo, bronco, áspero, listo. Un rato de visible miedo pasó Toñete ante el cabrón de la escuela de los que quitan sitio y hacen dudar hasta del sistema heliocéntrico. Pero tuvo claro el chaval que eppur si muovo y, digan lo que digan, a Salamanca se viene a pegar un puñetazo sobre la mesa y firmar contratos a pares. Sólo un descabello torpe y largo estropeó una ovación ganada con sudor.

David Salvador mató de estocada hasta la bola al sospechoso tercero, el Castillejo peor hecho, cuesta arriba, abanto de salida que no regaló dos embestidas iguales. Tras meterlo en la muleta a duras penas con enganchados ayudados por alto dejó Salvador derechazos notables que hicieron al toro dudar. De sus dudas partió el rebrinque que empezó a acusar cuando el novillero tomó la mano izquierda, rebrinque cochino e incómodo que el chaval acertó en poder con empaque y solvencia. La papeleta con el geniudo sexto fue de voltereta (hubo dos rodeadas de avisos, miradas y derrotes). No quería Mostacillo tomar la muleta y, a sabiendas del truco, miraba con recelo como pidiendo un viaje de vuelta a la finca que nunca llegó. Actitud y valor mediante se ganó la ovación David Salvador, que descabelló cerca del tercer aviso en toriles -motu proprio fue el manso nada más sentir la estocada-. Al infierno iba el billete que portaba esa sexta espada.


Salamanca. Lunes 12 de septiembre de 2016. Tarde soleada con un tercio de plaza. Novillos de Castillejo de Huebra para Alejandro Marcos, ovación y dos orejas; Toñete, silencio tras aviso y silencio tras aviso; David Salvador, ovación tras aviso y ovación tras dos avisos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios