www.purezayemocion.com

Murcia

Lo que hace no ver
Ampliar

Lo que hace no ver

Mal presentada la corrida de Victoriano del Río. Una novillada adelantada, que se movió y dejó a los toreros hacer. Enrique Ponce sacó el pico y ni se manchó el traje. El 5º pedía toreo y El Juli sólo sabe ofrecer ventajismo. Lo mejor de la tarde, aun con "peros", lo hizo Antonio Puerta en el 6º.

martes 13 de septiembre de 2016, 08:52h
Qué felicidad. Todos contentos. Orejas para todos. Nada hay malo en La Condomina. Y la gente feliz, comiéndose su merienda. Disfrutando de la tarde sin ver lo que hay dentro de ella. Todo por las afueras y el confeti reina, como el anuncio de compresas, cuando todos sabemos que la regla es una putada.

Tanta felicidad huele a tétrico después. Si Tim Burton hiciera una película de toros, la plaza de toros de Murcia sería la protagonista. Porque cada tarde es un pastel de carne bien cocido, típico de Murcia y que saca la sonrisa y el pañuelo a poco que el matador mantee al toro. No sé si sabrán de qué va la película, pero “El barbero diabólico de la calle Flett” está instalado en Murcia.

Sweeney Todd, que así se llamaba el barbero, tenía debajo de su barbería, la panadería de la Señora Lovett. A la panadería acudían como moscas a la miel las mejores bocas de la ciudad deseosas de comprar los “pasteles” más ricos. Lo que hace no ver. Porque resulta que esos pasteles estaban hechos con carne de los señores que el barbero degollaba arriba de la panadería. Rico, rico, pero en realidad era, humano, humano.

Hoy Murcia fue la panadería de la señora Lovett y todos comieron sin darse cuenta del pico descarado de Enrique Ponce y de la fácil facilidad de “El Juli”. Toreo muerto y que ya no llama. Algo, que a los que miramos lo que tienen por dentro el pastel, nos da asco, nos repele y nos hace no volver a comprar una entrada de toros más en la vida. Hay que mirar lo que el producto lleva dentro, porque como hoy, parece que estas catando la gloria, pero estas comiendo muerto.

Mal presentada la corrida de Victoriano del Río. Una novillada adelantada, que se movió y dejó a los toreros hacer.

Enrique Ponce sacó el pico y ni se manchó el traje. Hoy ni su ambulancia de mantener los toros en pie le funcionó. Pero sólo por ser Ponce en Murcia lo tiene todo ganado. La gente no ve que lo que le da, no se corresponde con los 60€ que ha pagado por la entrada. La gente quiere rentabilizar el pastizal invertido y chulearse de ver corridones de toros, cuando ha visto una de “esas” pinchada en un palo. Con el primero falló con los aceros y escuchó silencio, pero con el cuarto, se hinchó a pegar pases sin ton ni son, arropados por el subidón de la cerveza de la merienda. Mató bien y le dieron las dos orejas.

“El Juli” se pasó de lejos al segundo, en una faena ligada, por las afueras, donde no se recordará ni un muletazo rematado detrás de la cadera. La cantidad le pudo a la calidad y el desajuste, la mala colocación, y la robusta y fea manera de colocarse del torero reinó en una faena que caló en el público. Mató bien y le dieron dos orejas de remate final. Con el quinto, un toro que colocó bien la cara y que mostró tener casta, hasta derribando en varas, “El Juli” no se entendió. El toro pedía toreo y ahora mismo Julián sólo sabe ofrecer ventajismo. Su manera despatarrada de citar al toro desluce mucho, aunque aquí en Murcia como todo vale, mató bien y le pidieron las dos orejas que se quedaron sólo en una, que es lo que concedió el facilón presidente.

Antonio Puerta estuvo digno con el buen tercer toro. El torero de Cehegín, que entró en la feria en sustitución de Roca Rey, logró pasajes de buen concepto con el buen animal de Victoriano, aunque se echó en falta un poco más de ajuste para que los muletazos bien trazados calaran más en el personal. Mató de una buena estocada y fue premiado con una merecida oreja.

El premio gordo le llegó con el sexto. Un manso embestidor de Victoriano que llegó a la muleta con una trasmisión y galope extraordinarios. Pena, que el animal se rajara en los finales de faena, porque era serio candidato a toro de la feria. Antonio Puerta tuvo la virtud de darle una distancia considerable al toro para que se arrancara a la muleta con alegría y que la gente pudiera ver lo bonito que es ver a un toro galopar de largo. Esa manera de citar al toro le puso muchos galones a una faena donde también hay que poner "peros" de ajuste. Hubo ligazón por el pitón derecho en tandas rotundas que pusieron el nivel a la tarde, y hubo intenciones sin terminar de rematar con el pitón izquierdo. A pesar de todo fue el mejor momento, y con más verdad, de la tarde. Tras una estocada cortó dos orejas que no duelen, cuando otras figuras con menos, les han dado el pan, sin decir que tienen hambre.


Murcia. Lunes 12 de septiembre de 2016. 2ª de la feria. Toros de Victoriano del Río, mal presentados, chicos y manejables en líneas generales. Enrique Ponce, silencio y dos orejas; “El Juli”, dos orejas y oreja; Antonio Puerta, oreja y dos orejas. Entrada: Menos de tres cuartos de entrada.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.