www.purezayemocion.com

Logroño

A Julia

Julia Otero estuvo ayer en Logroño realizando su programa desde unas fiestas que no se comprenden sin su feria taurina. "Gabarro", de Jandilla" un toro con casta de los que piden los papeles y exigen que el torero mande. José Garrido cortó una oreja.

Por Alejandro Lerena
miércoles 21 de septiembre de 2016, 10:11h

Este artículo no es una crónica. Es una carta abierta a la periodista Julia Otero que ayer estuvo en Logroño. Gracias por acudir a la La Rioja y realizar su programa de radio en una céntrica calle logroñesa. Gracias por abrir una ventana en las ondas y enseñar a todos los españoles nuestras fiestas de San Mateo, unas fiestas que no se comprenden sin su feria taurina. Ayer 7.000 personas acudimos a los toros, 7.000 aficionados que si los postulados del partido PACMA que usted apoya, triunfan, veremos cercenada nuestro libertad, nuestro derecho de acceso a la cultura.

Si eso ocurriera (la abolición de los festejos taurinos) hoy no podría contarle que ayer un joven torero, López Simón, por sólo unos milímetros, no resultó herido de gravedad. Un milagro, ya que tras voltearlo el toro y ya con el matador en el suelo, le golpeó fuertemente en el cuello. A los 7.000 espectadores se nos paró el corazón.

Si los abolicionistas imponen sus tesis, ayer no se hubiesen podido lidiarse en la plaza de toros de La Ribera dos toros de Los Espartales para Pablo Hermoso de Mendoza y cuatro toros de Jandilla para los jóvenes matadores López Simón y José Garrido, en una supuesta competencia que no fue tal, pues ninguno se replicó en el tercio de quites. Quisiera explicarle que a este aprendiz de cronista le sorprendió que López Simón, ante su primer toro, sin mucha fuerza, comenzase su faena rodilla en tierra. Siguió con unas aclamadas series en los medios. Recordarle que volvió a la arena tras la fuerte cogida para torear de nuevo rodilla en tierra. Estaba mareado, ausente. No estuvo acertado con la espada. Ya en el quinto, López Simón ante un animal flojo, resultaron chocantes sus inicios en las tablas, sin duda no era lo más apropiado, pero estuvo de nuevo valiente, arrimándose al toro. Una actuación que fue de menos a más. Estocada entera pero caída. Cortó una oreja. Tal vez, sólo tal vez, y así lo comentaban los tendidos, necesite parar y redirigir su carrera. Asentarse.

Si a día de hoy estuviesen prohibidas la corridas de toros, ayer José Garrido, triunfador en Bilbao, no hubiese podido torear y ni lidiar a Gabarro, un toro con casta de los que piden los papeles y exigen que el torero mande. Comenzó su faena con estatuarios. De nuevo susto en la arena, a punto estuvo Garrido de ser cogido. Continúo el trasteo en los medios. Su oponente buscaba el cuerpo, se defendía y el extremeño resolvió las complicaciones del animal como pudo o supo. Conectó con el público y tras una gran estocada cortó una meritoria oreja. En el sexto, último de la tarde, Garrido mostró sus ansias de triunfo recibiendo al animal de forma brillante con el capote. Tenía hambre de puerta grande y la buscó, si bien su oponente, de nuevo otro animal sin fuerza, terminó apangandose. Cortó una oreja.

Pablo Hermoso de Mendoza, quizás en el epílogo de su carrera, dejó dos faenas no malas pero sin la rotundidad ni maestría de tiempos pasados.


Logroño (La Rioja). Martes 20 de septiembre de 2016. Feria de San Mateo. Corrida de toros mixta. Más de media entrada. Dos toros de Los Espartales y cuatro de Jandilla. Pablo Hermoso de Mendoza, silencio y silencio; Alberto López Simón, vuelta y oreja; José Garrido, oreja y oreja.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(1)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios