www.purezayemocion.com

Sevilla

Castella no remata

Con dos orejas cortadas en su primero, en el tercero la gente empujaba a Castella a por la Puerta del Príncipe, pero no se dejó dar coba. El toro tenía que torear y el torero no pudo con él.

Por Ignacio Sánchez-Mejías
lunes 26 de septiembre de 2016, 00:06h

Para cerrar la temporada de 2016 nos hemos despachado con una muy entretenida y variada corrida. Y eso que al llegar nos enteramos que habían echado para atrás unos cuantos toros de las ganaderías titulares del Sr. Matilla, y había dos toros de Hnos. Sampedro para completar, mal presagio. Una gran entrada sin llegar al lleno, pero mucha expectación.

Castella ha podido entrar en Sevilla por su puerta grande, o mejor dicho, ha podido salir por la Puerta del Príncipe a poco que se hubiera esforzado. Sorteó un primero de Olga Jiménez que fue el paradigma del toro moderno que buscan los ganaderos y las figuras. Un toro obediente, siempre al primer toque, sin mirar ni molestar el torero, sin peligro y embistiendo a son. Buena faena de muleta, estocada y dos orejas. Mejor comienzo imposible. Su segundo de Hermanos Sampedro, magníficamente presentado, fue bravo con motor y picante. La gente empujaba a Castella a por la Puerta del Príncipe, pero no se dejó dar coba. El toro tenía que torear, pero su matador no pudo con él. Los dos pinchazos desinflaron su tarde. Oportunidades como esta se presentan pocas veces.

El primero de Manzanares fue un toro enrazado y algo exigente al que el torero no quiso ni ver. Después de salir los dos de Hermanos Sampedro, el quinto de Olga Jiménez parecía un novillo. De hecho creo haber visto este año en Sevilla novillos con más trapío. Pero resultó ser un bombón de nobleza, casi más que el de Castella, porque iba más largo si cabe. Manzanares le compuso una faena donde alternó momentos de sublime belleza estética, como cambios de mano y pases de pecho colosales, con otros de toreo perfilado y usando el pico de la muleta hasta en la última tanda. Intentó matar recibiendo, pero pinchó a la primera y a la segunda la estocada cayó baja. El público pidió las orejas desmesuradamente, pero el presidente, D. José Luque, con buen criterio lo dejó en una.

El primer Sampedro de López Simón fue aplaudido cuando asomó por toriles. Aquí también gustan los toros serios. Este torero está haciendo un final de temporada algo irregular. Desde Bilbao no parece el mismo. Aunque su primero no acabó de romper, la faena fue insulsa y con su segundo, rajado y áspero, tampoco dijo gran cosa.


Sevilla. Domingo 25 de septiembre de 2016. Toros de Olga Jiménez (1º, 2º y 5º), Fernando Sampedro (3º y 4º) y García Jiménez (6º). Sebastián Castella, dos orejas y saludos; José María Manzanares, silencio tras aviso y oreja; López Simón, saludos y silencio.


Los artículos de Ignacio Sánchez-Mejías pueden leerse en su blog “Desde el tendido 2” de ABC
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(1)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

2 comentarios