www.purezayemocion.com

Lorca (Murcia)

Caminos inevitables
Ampliar

Caminos inevitables

Rafaelillo y Paco Ureña, dos toreros cuyas carreras no han sido fáciles, torearon por Lorca en una portátil. Porque tras cinco años desde que los terremotos dañaran la plaza de Sutullena, a día de hoy sigue sin arreglar. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Alfonso Pérez.

lunes 26 de septiembre de 2016, 09:32h
En la vida hay caminos por los que es inevitable no pasar. Esos caminos, por lo general son espinosos, pero si la fuerza y la confianza te acompañan, el camino no es angustioso. El paseo es agradable y la meta es tu mejor alegría.

Lorca ha dejado claro que su camino pasa por recuperar su plaza de toros. Es incomprensible, que tras cinco años desde que los terremotos del 11 de mayo dañaran la plaza, siga a día de hoy sin arreglar. Pero pese a que el camino se vea difícil y complicado, hay gente que sigue agrandando su corazón, que se deja la piel y el alma y además disfruta, para que la meta acabe en alegría. Y esa alegría se verá reflejada pronto, porque hay una fuerza aupada por el Club Taurino de Lorca, que cada vez es más real, más firme y verdadera. El ¡Sutullena Ya! se ha convertido en Lorca, por septiembre, en algo más que un lema y una reivindicación. Ahora es casi un asunto de "Estado". Lorca ya no quiere más portátiles. Lorca quiere volver a su plaza y seguir enamorándose de la belleza de un coso que el año que viene cumplirá 125 años de pasado y presente en Lorca y, seguro, de un futuro muy cercano.

Si hablamos de caminos difíciles, esos son las carreras de los dos toreros que se han enfrentado en mano a mano en Lorca por su feria y por la reconstrucción de su plaza, Rafaelillo y Paco Ureña. Rafaelillo, el león guerrero de Murcia, sabe muy bien que el tiempo, cuando se posee el alma suficiente, te pone en su sitio. Muy a pesar de muchos, Rafa sacó su alma y consiguió seguir el camino hasta conseguir su meta. Ahora Rafaelillo, o Don Rafael I del barrio de Carmen, aunque lo dejen fuera de la feria de su ciudad sabe que la Región, que su gente, está con él. Y que es una de las piezas de la locomotora que mueve el toreo en Murcia. Y debe estar satisfecho de ello. La otra pieza es de Lorca. Ese chaval al que le dijeron que no podía ser torero y que se fue con una mano delante y otra detrás a Sevilla a intentar tapar bocas. Tapar bocas muchas veces cuesta pasar hambre en la senda. Cuesta dormir en la calle, cuesta malas caras y pedir muchos favores. Cuesta curtirse en lo cruel de este mundo. Pero lo cruel te hace fuerte, te hace persona. Te hace torero. ¡Y qué torero! Pero lo mejor de todo es que Paco Ureña no parece haber llegado a la meta de su camino. Y que su andar va a partir más de una camisa de esos amantes del toreo.

No sirvió la corrida de José Luis Iniesta reseñada para el mano a mano. Toros bonitos de hechuras que se vinieron abajo muy pronto o que la escasez de fuerzas les hizo defenderse en las muletas de dos toreros con muchas ganas de agradar.

Rafaelillo cortó una oreja del primero por un trasteo de mérito ante el descaste y la flojedad de su oponente. Comenzó la faena de rodillas llegando fuerte al público. La faena prosiguió tandas que a veces resultaban enganchadas por la brusquedad del animal. Tras una estocada efectiva se le premió con una oreja.

Otra cortó del tercero, un animal deslucido al que le tuvo que poner toda la sal para que el guiso no soseara. Firme y capaz mató de estocada entera y se le premió con otra oreja.

Dos apéndices cayeron del quinto, el mejor toro del encierro de Iniesta, que derribó al picador y que en la muleta se mostró muy colaborador por el pitón derecho, humillando y dando muchas posibilidades para el triunfo. Rafa sacó el otro yo que lleva dentro y dejó pasajes inspirados de buena factura que pusieron la plaza de acuerdo. Hubo relajo y gusto y la estocada entera determinante para el triunfo final.

Paco Ureña se llevó un lote de muy poco juego. Al segundo, parado y deslucido le sacó petróleo, cruzándose como si estuviera en una plaza importante y dejando momentos de mucha emoción. El toro le dio una voltereta sin consecuencias por lo confiado que estaba el torero. Una estocada entera le dio pase a cortar su primer trofeo.

El cuarto fue una prenda. Un toro reservón que se hizo el tonto y que sólo arreo cuando el torero lo pinchó al entrar a matar. De ese arreón salió el torero prendido, con un derrote secó en el pecho que estremeció a toda la plaza. Mató al segundo intento tras sobreponerse del trance y se le premió con otra oreja.

El sexto, tras unos primeros tercios donde daba lugar a la esperanza, cerró la persiana en la primera tanda y Paco tuvo que irse a ese camino por los que los toreros han de pasar si quieren triunfar. Se pegó un sincero arrimón e incluso sacó pases que parecían imposibles. Mató de una estocada arriba y cortó dos orejas al esfuerzo de una tarde de tremenda exposición.


Lorca (Murcia). Domingo 25 de septiembre de 2016. Corrida de Feria. (Plaza portátil) Corrida de reivindicación de la reconstrucción de la plaza de toros de Lorca. Toros de José Luis Iniesta. Flojos, deslucidos y desarrollando sentido. El mejor el 5º, bueno. Rafaelillo: oreja, oreja y dos orejas; Paco Ureña: oreja, oreja y dos orejas. Entrada: Casi Lleno. Nota: 1. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Alfonso Pérez, padre del que les escribe. 2. El Club Taurino de Lorca entregó placas conmemorativas a los toreros por su vigésimo y décimo aniversario de alternativa.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.