www.purezayemocion.com

México, D.F.

Torería, solera y madurez ante un petardo ganadero

Se lidió un encierro de San Isidro que cumplió a carta cabal con lo que se esperaba de él: toros sin bravura, sin casta, sin raza, débiles... "El Payo" demostró que está en su mejor momento. Cortó una oreja al sexto. Castella, sin opciones.

domingo 04 de diciembre de 2016, 10:37h

Se celebró el 5º festejo de la Temporada Grande en La México. Un mano a mano que llevó algo más de gente al tendido pero que aún así la entrada fue mala. Se lidió un encierro de San Isidro que cumplió a carta cabal lo que se esperaba de él: petardo ganadero. Toros sin bravura, sin casta, sin raza, débiles, mansos, bobos y todo lo que usted quiera agregar. No faltará quien diga que algunos han sido "nobles" y con "clase". No, no crea usted eso. Esos términos son los que hoy más confunden y dañan, cual comentario antitaurino.

El galo Sebastián Castella lidió en primero lugar a "Santito", número 80 y con 523 kilos, con el que lo intentó pero sin conseguir que destaquemos algo en dicha faena, a excepción de algún natural suelto. Con "Yorch", número 82 y 490 kilos de peso, la misma línea, destacando las chicuelinas que recetó en los medios. Su tercero fue "Gabano", herrado con el número 88 y de 540 kilos. El de San Isidro siguió el patrón de sus hermanos. Castella con firmeza y voluntarioso, pero el rajado no quiso saber nada. Destacar un desdén y pare usted de contar.

El mexicano Octavio García "El Payo" se presentaba esta temporada y demostró que está en su mejor momento. Ese que da la madurez, ese que es el resultado de aprender de los errores, ese momento en que te sietes torero. Es una pena que sus tres toros no tuviesen, al igual que sus hermanos, ni fuerza ni casta ni poder. Aunque a éstos hay también que lidiarlos y despacharlos. Y eso hizo. Tanto con "Tío Mario", que pesó 490 kilos, número 84, y con "Mexicano", número 74 con 537 kilos, estuvo correcto. Les tomó la distancia exacta, los templó y les mandó, porque al manso hay que saber mandarle. Nunca los ahogó. Su punto negro fue la espada en ambos toros. Saludó en el tercio en su primero y silencio en su segundo. Con el que cerró plaza, de nombre "Caporal", número 90 de 537 kilos de peso, dejó un toreo con aroma, solera y mucha torería a pesar de las condiciones del de San Isidro. Destacaron con el capote tres verónicas en el que lo meció con buenas formas para rematar con una vistosa media. Con la muleta toreó sin poses ni arrebatos, gustando y gustándose. Un excelente cambio de mano, un par de naturales de aquí hasta allá y un desdén mirando al tendido que hizo levantarse a muchos, como a su servidor, de su asiento. Una entera para recibir y una más que merecida oreja, de esas que sí son de peso. Al final, como antaño, antes de que llegará acá la moda de la "Puerta Grande" fue sacado por un clamor popular de su furgoneta para ser paseado en hombros.

Señores, Fermín la semana pasada, hoy El Payo. Hay toreros mexicanos en buen momento, sin olvidarnos de Sergio Flores que a su manera también es triunfador. Ahora hay que ponerlos juntos en los carteles y rematarlos saliendo de la monotonía que hoy se ve en ellos por todo el país. Pero sobre todo hay que rematarlos con TOROS bravos, encastados, con raza y poder para así meter gente en las plazas, creando esa competencia que tanto buscamos los aficionados.


México, D.F. (México). Plaza Monumental. Sábado 3 de diciembre de 2016. Temporada Grande. Toros de San Isidro para Sebastián Castella, silencio, silencio y saludos desde el tercio; Octavio García "El Payo", saludos desde el tercio, silencio y oreja.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.