www.purezayemocion.com
Novillo de Vinhas en Céret
Ampliar
Novillo de Vinhas en Céret (Foto: Andrew Moore)

En diciembre Francia ya compra lo bueno y en España se pelea por lo Domecq

Es un año más de muchos que han sido y que serán, porque nadie espera que en España se hagan las cosas de otra manera. Para Francia ya hay anunciadas novilladas y corridas de Dolores Aguirre, Palha, Saltillo, Los Maños, José Escolar, Prieto de la Cal... Aquí, dos de Cuvillo en Sevilla y dos en Madrid.

viernes 16 de diciembre de 2016, 12:55h
Un año más, las Comisiones Taurinas de las plazas francesas están comprando las corridas y novilladas de las ganaderías más interesantes. Es un año más de muchos que han sido y que serán, porque nadie espera que en España se hagan las cosas de esa manera. En sus distintas plazas, ya hay anunciadas novilladas y corridas de Dolores Aguirre, Palha, Saltillo, Los Maños, José Escolar, Prieto de la Cal, y otras tantas vistas en Miura y vaya usted a saber dónde. Aquí, mientras tanto, sabemos que Núñez del Cuvillo (con todos mis respetos) lidiará dos corridas en Sevilla y dos en Madrid. Y las empresas, como si las estuviera viendo, echando abajo el teléfono de Garcigrande, Juan Pedro, Daniel Ruiz y compañía, para que las mal llamadas figuras estén a gusto y vengan a la feria.

Está muy claro. Esto ya es viejo. Todos sabemos que en Francia, salvo excepciones como Nimes y pocas más, primero contratan al toro y después al torero. Aquí, primero torero y después del después, el toro. Y si el día de la corrida los toros no responden a los caprichos de las "figuras", baile de corrales con camiones que vienen cargados desde otras fincas.

Ya lo dijo el picador Pedro Iturralde en la entrevista que publicamos hace unos días: "¡El 90 % de profesionales que van a Francia son españoles! La diferencia es el concepto de espectáculo". No le falta razón.

Una de las posibles soluciones para las plazas españolas es la creación de Comisiones Taurinas en las que de verdad sean los aficionados los que manden en la confección de los carteles (y ojo, porque en Francia hay algunas en la que están dejando de mandar). Es difícil hacerlo. Habría que buscar aficionados dispuestos a poner o a buscar dinero, luchar contra la burocracia, políticos, etc. Difícil, no imposible.

Lo cierto es que el año que viene pueden volver a leer estas líneas. Servirán igual. Nada habrá cambiado y aquí seguiremos vendiendo a Francia lo mejor de la cabaña brava.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (34)    No(3)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

3 comentarios