www.purezayemocion.com

Entrevista

De la huelga de hambre en Bogotá a la tapia de Victorino
Ampliar

De la huelga de hambre en Bogotá a la tapia de Victorino

Se llama José Luis Vega, y gracias a la Fundación Sol y Sombra y al Foro Taurino de Zamora está en España. Ha venido a cumplir el sueño de ser torero. "Me encantaría que alguien me apoderara", nos confiesa. Dice mucho que un maestro como Andrés Vázquez vaya a verle torear.

jueves 02 de febrero de 2017, 11:53h

Algo debe tener cuando un maestro como Andrés Vázquez va a verle torear. Se llama José Luis Vega, tiene 23 años y fue uno de los novilleros que se puso en huelga de hambre para exigir que los festejos taurinos volvieran a La Santamaría de Bogotá. Gracias a la Fundación Sol y Sombra y al Foro Taurino de Zamora el novillero sin picadores está en España desde el año pasado. Ha venido a cumplir el sueño de ser torero. Va dando pasos de gigante, porque a la oportunidad de venirse a la cuna del toro se le ha sumado otra alegría: su inclusión en las novilladas que se celebrarán el próximo mes de agosto en La Santamaría, esa plaza por la que tanto dio. Otro de sus deseos es que alguien se fije en él y decida apoderarlo.

Hablamos con él:
- Fuiste uno de los novilleros que se puso en huelga de hambre a las puertas La Santamaría de Bogotá como protesta por el cierre de la plaza. Eso fue todo un ejemplo de lucha por la Fiesta. De hecho, tuviste que ser trasladado al hospital por riesgo de sufrir un derrame cerebral. ¿Cómo fueron esos duros días?
Complicadísimo. No te puedes imaginar que aguantar hambre sea tan difícil. Fueron días de mucho frío, de mucho pensar... Estando allí te das cuenta de la situación en la que estás, en una sociedad que te desprecia por querer ser torero. Sueños tuyos que la gente no quiere tolerar. Yo soy delgado y aguanté lo que pude hasta que me trasladaron en ambulancia al hospital. Estuve en huelga de hambre veintitantos días. Sólo tomábamos suero y acabas teniéndole asco. Dejas de consumirlo y ya no tomas nada.


- Además, la violencia antitaurina de Bogotá ha saltado a los medios ahora con la vuelta de los toros a La Santamaría, pero vosotros ya la sufrísteis durante la huelga.
Sí. Siempre hubo esa violencia. Por eso pedíamos respeto y tolerancia. Los antitaurinos, según lo veo yo, sintieron que hicimos una muy buena causa. Con la huelga de hambre les ganamos moralmente y ellos se vieron impotentes y utilizaron su recurso: la violencia. Nos atacaron tirándonos botellas de vidrio, piedras, escupitajos, amenazándonos... Son gente que no tiene todavía el argumento propio para debatir sobre nuestro sueño e impotentemente recurrían a la violencia. Fueron muchas veces y nuestras vidas peligraban no sólo por no comer, sino por la violencia.


- Tras la huelga, el contacto entre la Fundación Sol y Sombra (que allí os amparaba) y el Foro Taurino de Zamora dio como resultado la posibilidad de que uno de los huelguistas pudiera venir a España para continuar aquí su preparación e, incluso, buscar oportunidades. Supongo que te ilusionaste muchísimo cuando te dieron la noticia de que el elegido eras tú.
Venir a España es una meta, es una ilusión. Si quieres ser torero tienes que venir a España, porque es la tierra madre. Se aprende mucho, es muy profesional y es un país con muchas cosas buenas tanto taurinamente como socialmente. Me ilusioné muchísimo. Es algo que no todo el mundo logra hacer por los recursos económicos, como es mi caso. Estoy muy muy muy agradecido con la gente del Foro Taurino de Zamora, son personas que conmigo se han portado fenomenalmente bien. También mucha gente más que gracias al toro y a la vida he venido conociendo. No puedo estar más feliz. No todo el mundo tiene estas posibilidades. Estar aquí es el resultado de muchas personas de Zamora y Colombia y del esfuerzo de mucha gente.

- Aun así debe ser durísimo dejar tu país, tu casa, tu familia y tus amigos para venirte aquí.
Desde pequeño siempre he sido muy "cabezón", como dicen ustedes. Lo de ser torero siempre me lo he tomado muy en serio. He sacrificado muchas cosas por venir aquí. Extrañas tu casa por la distancia, por la forma de vida que es distinta. Lo sientes. Por ejemplo, en estas fechas que han pasado en las que todo el mundo ha estado reunido con sus familiares. Es un sacrificio dejar a las personas que quieres y tu confort para hacer algo que no sabes si va a ser. Aunque en mi caso, tengo claro que sí va a ser.


- ¿Cuánto tiempo llevas en España?
Vine a principios del año pasado, como en febrero. Pero estuve hasta mayo más o menos porque tuve que ir a arreglar una documentación. Fui a Colombia y estoy aquí desde junio.


- ¿Toreaste mucho el año pasado?
Toreé cinco festejos. Para mí es muy gratificante porque sé cómo está la cosa y no todo el mundo los tiene. Torear aquí, aprender... Eso vale la pena.


- ¿Dónde desarrollas tu preparación?
Ahora estoy en la Escuela de Madrid. Una gran escuela, por cierto. Tiene muy buenos profesionales. Aprendes mucho cuando vienen Joselito, Bote y El Fundi. También voy a entrenar solo, porque necesitas soledad. Entreno en la Casa de Campo y a veces me veo con David Adalid, que venía de banderillero conmigo. Hay que aprender de muchas partes y conjugar. La preparación física es fundamental, eso nos lo recalcan en la escuela, así como la técnica y la mental.


- ¿Has evolucionado mucho desde que estás aquí?
Claro. España es un país con mucho conocimiento taurino. En el mundo del toro no existe un límite para dejar de aprender y afortunadamente he estado con muchas personas. Lo que vas aprendiendo lo vas acoplando. Siento que he progresado en muchas cosas. Con la espada he aprendido mucho. He entrenado con Andrés Vázquez. Lo bonito del toreo es relacionarte con esas personas que lo han tenido todo. Te marcan, te llenan y te motivan. En el toreo se aprende todos los días.
- Entrenar con Andrés Vázquez es un sueño.
Estar con él es un gusto. Y, por supuesto, aprender. Cuando entrené con él la primera vez, yo decía "el gran Andrés Vázquez". La buena relación fue mutua porque él también me cogió cariño. Cuando me acompaña a alguna novillada, intento hacer las cosas que él me dice. Y con más vera mato a mis novillos. Andrés se ha portado muy bien conmigo. Espero seguir aprendiendo mucho de él. Cuando me acompaña a torear es un lujo. Me sube la moral.


- ¿Cómo definirías tu concepto del toreo?
Me dicen que soy valiente, pero yo no me veo así. Me pongo porque me lo manda el corazón. Me gusta el toreo poderoso pero a la vez cadencioso. Torear despacio, hacer un toreo con clase, elegancia... Prefiero más calidad que cantidad, eso lo he aprendido. Aunque también depende del animal. Hay veces que tienes que ponerte más peleón, otros días te encuentras con un animal que te permite más...
- Actualmente, ¿tienes apoderado?
No, pero sí me gustaría. Es importante tener a una persona profesional a tu lado que te acompañe, te sepa llevar, te aconseje. Me encantaría que alguien me apoderara. Necesitas crecer y eso te desarrolla más.


- ¿En qué ganaderías españolas has tentado?
En Sayalero, Raso de Portillo, Pérez Villena, Fernando Peña... A la de Victorino Martín he ido varias veces, a Las Tiesas y a la otra de Monteviejo.


- Otro sueño para cualquiera que quiere ser torero, Victorino.
Los tentaderos allí son más complicados. Y eso es bueno, porque es la realidad del toreo. Te das cuenta de que no todo es pegar pases, que es cabeza. Las vacas son grandes y por como salen te ayudan a desarrollar cosas. ¡De momento voy de tapia!
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.