www.purezayemocion.com

Valdemorillo (Madrid)

Un espejo donde mirarse
(Foto: Paloma Aguilar - ABC)

Un espejo donde mirarse

Historia que los abuelos contaban a sus nietos de guerra y competencia, tensión y riesgo. Hablaban de novilleros, chavales que salían a comerse la arena en busca de convertirse en héroes, defectos por virtudes, volteretas por hazañas. Un cuento que intrigaba y apetecía disfrutar. Todo ello pasaba en plazas de toros.

martes 07 de febrero de 2017, 00:12h
Como si del mítico chiste se tratara podemos argumentar lo acontecido en el cierre de la primera feria del año. Un español, un francés y un colombiano, protagonistas de dicha historia. Comenzó tirando líneas el nativo, sin ajuste frente al primer gacho de Morales, técnico moderno en cuanto a ventajas se refiere. A eso que aparece el francés, revolucionario como su patria, dejando en vergüenza a sus compatriotas con tres orejas en el esportón, sin grandes alharacas. Para rematar la comedia viste en plomo y oro un tal Mejías, que osa a llamarse como el mítico Sánchez, pero éste colombiano y para repartir una dosis de humor a la tarde. ¡Hasta tuvo los cojones de aparecer con dos muletas en mano ante el animal charro! ¡Qué despropósito!

Historia que los abuelos contaban a sus nietos de guerra y competencia, tensión y riesgo. Hablaban de novilleros, chavales que salían a comerse la arena en busca de convertirse en héroes, defectos por virtudes, volteretas por hazañas. Un cuento que intrigaba y apetecía disfrutar. Todo ello pasaba en plazas de toros, y en esos ruedos la afición admiraba a estos chicos, que con apenas cumplida la mayoría de edad se enfrentaban a la muerte por un sueño.

Ahora el cuento cambia y los chicos quieren adelantarse a sus mayores, protagonizando faenas basadas en técnica y mentiras, vacías por dentro y enrarecidas por fuera. Sin competencia en lo que llamaban quites, donde cada uno competía por ver quién se lo pasaba más cerca. Ahora la competencia viene en parecidos. Porque todos buscan el patrón de las figuras, del toreo en línea y descargado, ligado y pasivo. Nula variedad, cero ambición y negativa respuesta.

Y no pueden quejarse del ganado, porque buena fue la novillada que ha lidiado Gómez de Morales en la que es, sin lugar a dudas, su primera gran cita en su breve historial ganadero. Una novillada adecuada para la categoría de la plaza, sin excesos de trapío, pareja en hechuras y con la virtud principal de la nobleza y fondo en el último tercio. No faltó tampoco la pelea en varas, a destacar la del sexto, de nota.

Abrió plaza un cómodo animal negro de capa y de preciosas y apretadas hechuras que marcó su clase desde el primer capotazo. Suelto de brazos el extremeño, ganando terreno y mostrando oficio a las primeras de cambio. Embarullado en la lidia y seguro con la muleta en mano, trazando líneas rectas en el embroque del cornúpeta, que acometió largo y por bajo con ambos pitones. La faena avanzaba y el eco del tendido no llegaba a pesar de lo ligada de la misma. Un pésimo acero enfrió aún más a la cubierta.

Aficionados que recriminaron la duración y poco ajuste de Fernando con el cuarto, otro animal bueno para el último tercio, que aguantó infinidad de muletazos sin sentido con menos obligación que Falete en un gimnasio. Recriminaciones que causaron poco efecto en Flores, que siguió monótono y con poco compromiso frente al bueno de Morales. De nuevo mal con la tizona.

Dos cortó Younes al quinto, premiado con una más que excesiva vuelta al ruedo. Animal cómodo de cara, recogido de pitones y de preciosa fisionomía. No podía fallar. Templado de salida, con humillación y mucha prontitud, virtud que fue constante durante toda su lidia. Llegó el francés con el toreo moderno, tras desmayarse en una destemplada primera tanda por derechazos, no sin antes revivir por cambiados desde los medios. Buscó la eficacia entre los pitones, y tras una efectiva, que no buena estocada, amarró las dos orejas de un público encandilado con el niño francés. Vuelta al novillo con ligeras protestas.

Antes logró cortar una del más descastado e incierto del encierro, el segundo de la tarde. Animal más alto y cornidelantero, que protestó en varas y no logró fijar la cara en la muleta, cabeceando e intentando puntear en la franela del galo, que supo corregir bien el defecto del animal. Cariñoso trofeo tras estocada desprendida.

Y cerraba la historia el ya comentado Sánchez Mejías, colombiano de nacimiento y bien apadrinado. Porque ya me dirán como diablos ha podido hacerse hueco en este cartel. Si los mentideros acertasen… Le faltaron tantas cosas y le sobraron tantas otras que sería incapaz de terminar esta crónica. Seremos breves. El querer y no poder mata a más de uno y a otros les hace grande. Pues eso es lo que sucede cuando sin poder quieres tener el protagonismo suficiente como para salir en los medios, la personalidad como para desbancar al mismísimo Manolete y el arrebato de Aparicio en sus tiempos de guerra. El resultado, una chapuza que no hay por donde cogerla. Este batiburrillo dejó ojiplático a todo ser viviente que estuviera degustando semejante circo. Revoleras modo látigo, paseos con el capote al hombro, carreras contra el jaco, faroles envueltos en su propia cabeza, y como ya he comentado ¡Luquecinas con dos muletas! Como leen… indescriptible actuación ante dos novillos con muchísimo que hacer y disfrutar.

“Es un gran error creerse más de lo que uno es, o menos de lo que uno vale”.


Valdemorillo (Madrid). Lunes 6 de febrero de 2017. Tercera de la Feria de San Blas y La Candelaria. Novillos de Gómez de Morales (parejos de hechuras, nobles y con buen fondo todos ellos - el 5º de nombre “Borracho”, nº 30, fue premiado con una excesiva vuelta al ruedo) para Fernando Flores, palmas tras leve petición y silencio; Andy Younes, oreja y dos orejas; Santiago Sánchez Mejías, silencio y leves pitos tras dos avisos. Entrada: Menos de media plaza.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(3)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.