www.purezayemocion.com

Sevilla

Espejismos
Ampliar
(Foto: @maestranzapages)

Espejismos

Morante, a sabiendas de que la feria se le iba sin dar ningún toque de atención, tiró de listeza y se dispuso banderillear. A Talavante hay ganas de verlo con un toro bravo delante, y ese día nos hará disfrutar. David Mora tuvo el lote.

jueves 04 de mayo de 2017, 23:28h
Por el camino del desierto, cuando la sed aprieta y no hay atisbos de agua en muchos Kilómetros a la redonda, las mentes se vuelven traicioneras y hacen ver manantiales de agua donde hay montañas de polvo dispuesto a que una ráfaga de aire lo mueva y lo haga volar para caer en otra montaña de arena.

La Maestranza, llena de seguidores del torero de La Puebla, fue fiel testigo del espejismo del público que quiso ver en Morante agua fresca con gotas de arte, que no quita la sed de toreo pero perfuma. Tal era el deseo de ver al sevillano, que se jalearon momentos con el capote sin la rotundidad que acostumbra a dar José Antonio. Fue el primero de la tarde un buen Cuvillo con el que anduvo el torero a medias tintas y sin terminar de sacar las buenas embestidas del burel. Un trasteo que se sostiene con tres naturales de antología y en una tanda de derechazos ligados muy cerrado en tablas. Lo demás, fue falta de acople y poco ajuste adornado con la torería exclusiva que le caracteriza. Mató de una estocada trasera de lento efecto que enfrió a los que estaban dispuestos a pedir la oreja y terminó de enfriar a los que vieron que el toro tenía más de lo que Morante le había sacado. Los del espejismo sí sacaron el moquero formando una petición minoritaria que el presidente no atendió.

El cuarto no fue dechado de virtudes en los primeros tercios y, Morante, a sabiendas de que la feria se le iba sin dar ningún toque de atención, tiró de listeza y se dispuso banderillear. Un tercio sin mucho lucimiento en los dos primeros pares y de fanatismo desorbitado en el último, un par al quiebro de soberana majestad al que le hubiera venido de perlas un mayor ajuste. En cualquier caso, Sevilla hablará de eso, que es lo que buscaba el de La Puebla y no de la mala Feria de Abril que ha completado este 2017. El toro llegó desfondado a la muleta por la ración capotera de más de 50 pases de los subalternos para colocar el toro en banderillas y a Morante sólo le quedó pasaportarlo. En 2018, otras cuatro tardes.

Cortó una oreja Talavante del segundo de la tarde. Un ejemplar noble y repetidor con el que Alejandro dejó detalles del gran momento que atraviesa pero no terminó de romperse. Cosa rara, porque el animal de Núñez del Cuvillo daba para que, como otras veces, Alejandro emborrachara a todos de toreo y rotundidad. Molestado por el viento la faena tuvo enganchones que ensuciaron una labor fácil y sin apreturas del extremeño. Creo que lo vemos tan sobrado, que verlo delante de animales que no son un problema para él nos da la sensación de que sus trasteos son un juego fácil. Es por eso la necesidad impetuosa de verlo cuanto antes con un toro bravo delante. Ese día nos hará disfrutar. La oreja de hoy, pues del montón. Con el quinto, toro ni torero tuvieron comunión y la cosa quedó en tierra de nadie.

Exigente y de juego interesante fue el tercer Cuvillo. Un animal serio de condición, que lamentablemente se rajó en la mitad del trasteo que realizó David Mora. EL torero estuvo firme en las primeras tandas, donde el toro respondía y se entregaba sin ser la tonta del bote y dejando la sensación de que podía echarse a los lomos al torero. Mora no se achicó y le puso voluntad y entrega. Cuando todo parecía que el toro iba a más, los caprichos del destino hicieron que este cantará la gallina y el trasteo se fue diluyendo como el sobre de azúcar en el café de la mañana. Dio una vuelta al ruedo por su cuenta tras fallar con la espada y el toro se llevó la ovación más rotunda.

El sexto fue otro buen animal que llegó a la muleta repetidor y con el que David Mora se ajustó por momentos. Hubo relajo y compostura pero a la hora de la verdad faltaba ese pequeño toque que hace que los muletazos se conviertan en eso tan superfluo llamado toreo. El toro se rajó también a mitad del trasteo y no ayudó a subir el nivel de la faena. David Mora tuvo el lote. Dos toros, que aunque terminaron rajados, dieron el juego deseado para abrir esa puerta que mira a Triana y que es vecina del Paseo de Colón.

Y entre los espejismos, una sola realidad, la oreja de Ferrera el sábado, que si nada lo remedia en tres festejos que restan para finalizar la feria, tiene la corona de triunfadora.


Sevilla. Jueves 4 de mayo de 2017. Toros de Núñez del Cuvillo de desigual presencia y juego. Nobles 1º, 2º y 6º; 3º exigente; 4º y 5º deslucidos. Morante de la Puebla, ovación con saludos tras petición y dos avisos y ovación con saludos; Alejandro Talavante, oreja y silencio tras aviso; David Mora, vuelta al ruedo tras aviso y silencio. Entrada: Lleno de "No hay billetes". Nota: Se desmonteraron tras parear al sexto Ángel Otero y José María Tejero.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.