www.purezayemocion.com

El hipotenso Día de la Marmota

Pasada ya la mitad de la Feria de San Isidro, ésta se desarrolla en la misma mecánica y uniformidad previsible de las ferias de inicio de año. Una monotonía revivida en bucle día tras día. El mismo toro y el mismo toreo. Los vendedores de pipas se friegan las manos.

martes 30 de mayo de 2017, 11:43h
Recordará el lector la famosa película titulada en España el “Día de la Marmota” protagonizada por Bill Murray y Andie McDowell en la que a un meteorólogo algo frustrado le destinan a cubrir una folclórica noticia de un pueblo del interior de los Estados Unidos y queda atrapado en un bucle en el que día tras día acontece siempre la misma maldita jornada. Pues bien, uno cada vez que se sienta a ver el siguiente festejo de la Feria de San Isidro empieza a sentir lo mismo que sentía el protagonista de la cinta referida cuando le sonaba el despertador y veía que vivía una y otra vez el mismo día atrapado en el bucle.

Uno se apasiona por las corridas de toros porque le hacen sentir cosas. Cosas fuertes, intensas. Porque no le dejan indiferente, porque no es un mero y adocenado entretenimiento más de la cultura del ocio convencional, o no debe serlo. Uno se apasiona por las corridas de toros porque en el tendido le suben las pulsaciones, se le pone un nudo en el estómago, se le encoje el corazón, porque empatiza con los protagonistas porque suceden cosas inesperadas y porque los días grandes, los que recordará toda su vida, “se rompe la camisa” y se acerca a un estado cercano a la felicidad. Por eso las corridas de toros son algo más que un mero espectáculo contemplativo de la industria del ocio trivial en el que se comen palomitas y se dormita en una butaca. Es (o debe ser) algo diferente.

Pues bien, como reconocerán incluso los aficionados más triunfalistas, apenas nada o casi nada hemos experimentado de todas las emociones referidas en la primera parte de la Feria de San Isidro, como si el ciclo madrileño fuese una mera continuación de las previsibles y tediosas ferias de Olivenza, Valencia, Castellón, Sevilla (con la excepción de “Platino”, el Victorino de Ferrera), Jerez... Vivimos en un sinfín de sucesiones de la misma faena, con el mismo toro y con el mismo torero. Tal vez es lo que ha traído tanta perfección en la embestida del toro y en la técnica del toreo. Festejos cada vez más previsibles, estéticamente repetitivos y emocionalmente acomodados. Un espectáculo adocenado que se adapta a la industria del ocio urbanita y sin extremismos.

En lo que respecta a la primera parte de la Feria de San Isidro, su desarrollo se adapta plenamente a la tónica general de las ferias al uso de inicio de año. Y claro, con la repetición del número de festejos a diario el efecto del defecto se multiplica, siendo todavía más evidente. Concretando, estos son a mi juicio algunos detalles de lo vivido hasta ahora:

- Exceptuando la corrida de La Quinta, la feria ha sido una sucesión de toros monótonos y previsibles que en el mejor de los casos seguían sumisamente los engaños, siendo la lidia inexistente o un trámite irrelevante. Y en el peor de los casos siendo totalmente inermes.

- El tercio de varas sale preocupantemente señalado en esta primera parte de la feria. Así como la cuadra de Madrid, pesada, inmóvil… un suplicio. Además, si los toros salen picados de toriles la pregunta es inevitable: ¿son necesarios los picadores en el festejo actual? Cada vez nos acercamos más a las corridas sin picadores y, por ende, a las corridas incruentas. Todo llegará. Muchos ganaderos, profesionales y prensa parecen estar deseándolo en vista de cómo tratan al tercio de varas.

- Un año y medio llevamos los aficionados hablando que un día u otro Talavante cuajará un toro de verdad. “Cuidado que cuando Talavante se encuentre con un toro de verdad...”. “Que que lástima que le salgan toros descastados y pastueños a Talavante porque en el momento en el que está…”. Pues bien, cuando al fin salió ese toro encastado (“Nenito”, su segundo de Núñez del Cuvillo), vimos a un Talavante, valiente y dispuesto… pero desgraciadamente incapaz. Incapaz de someter, lidiar y cuajar un toro encastado con la entidad que todos esperábamos. La sensación de decepción, de falta de capacidad técnica y lidiadora para dominar y someter el toro complicado por parte de Talavante, así como el uso de alguna ventaja, dejan cierto sabor de decepción. Aquello de que el rey iba desnudo y lo desnudó “Nenito”.

- Apenas hemos visto torear en la feria y sí destorear en abundancia. El toreo ligado, retrasando la pierna de salida, pivotando apartándose de la embestida del toro, poco ceñido y citando y conduciendo con el pico de la muleta es el pan nuestro de cada día. Incluido Ginés Marín y su faena de dos orejas. Tan templada, vertical por momentos y concreta e inteligente, como descargada en su integridad. Tan sólo queda en el recuerdo una tanda de José Garrido con la zurda a un toro de Fuente Ymbro en la que al fin cargó la suerte ortodoxamente en la ligazón y la faena de Talavante a un sobrero del Conde de Mayalde. Lo demás, vista una vistas todas.

- Ha bajado la exigencia de Madrid, desde la presentación de las corridas hasta los trofeos. Orejas exageradas, puerta grande poco contundente y una vuelta al ruedo del toro de Jandilla exagerada a mi modo de ver. Dos picotazos sin empujar en varas y una embestida que si bien es cierto es la quintaesencia del toro buscado por ganaderos y toreros, parece un mero ejercicio de doma mecánico, sin desarrollar sentido, sin mirar al diestro, como un autómata. Dos pases cambiados por la espalda y un desplante sin muleta de Castella ante un toro de vuelta de Madrid, estos dos hechos son suficientes argumentos para impugnar la vuelta al ruedo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (13)    No(3)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • El hipotenso Día de la Marmota

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    2254 | Joselito - 30/05/2017 @ 19:09:49 (GMT+1)
    Siempre se ha dicho que los Toros reflejan lo que pasa en la sociedad española y desgraciadamente, en nuestro país domina y ha dominado siempre la corrupción, solo que antes no salía a la luz pública y ahora si. Pues bien, el mundo taurino está lleno de corrupción y los toros salen sin fuerzas porque la corrupción empieza en la forma de seleccionarlos pues los ganaderos buscan el toro que no les rechace las figuras. Y las figuras y el entorno que las protege les marcan a estos las directrices respecto al toro que ellos quieren para lucirse con el menor riesgo posible. Y los empresarios, pues a lo suyo que es obtener el mayor beneficio económico posible y para esto necesitan a las figuras contentas. Añade que el público cada vez entiende menos y que gran parte de este no sabe ni de que hierro son los toros que se están lidiando, pues la corrupción está servida. Esta es mi respuesta a la pregunta que lanzaste Francisco G.
    2253 | Francisco G. - 30/05/2017 @ 13:18:10 (GMT+1)
    • El de Jandilla se mereció la vuelta al ruedo por ser toro bravo y de calidad.
      - He estado viendo la faena de Jose Garrido al fuente ymbro y todavia no se donde carga la suerte ortodoxamente al natural...A mi Jose Garrido me gustó, sin mas...y no se llevó oreja por su fallo a espadas....
      - Talavante impresionante. Lo tercero mejor que llevamos de feria. Que calvario con criticar a los grandes.....Como cuaje al victorino veremos a ver que decis....
      - Los toros actuales no se pueden picar....porque salen sin fuerza desde el inicio. Si quieres ver el tercer tercio, como los piques, no ves nada. Por eso no me gusta lo domecq.....Pero la culpa no es ni de los toros ni de los ganaderos, son del empresario que los contrata. Traete 3 corridas de miura, 3 de victorino, 9 de santa coloma, y etc, etc, etc y ya veras como esos sí los picas y los toros no se caen.....Y el resto a aprender.
      - La corrida de la quinta fue un peñazo....hombre¡¡¡¡¡ Ojala salga bien cuadri and company (porque me encantan los toros). Pero me da a mi que los ganaderos toristas estan seleccionando para parecerse a lo que aqui llaman "medio toro" y como desarrollen en manso tambien...ya verás tu lo que se va a decir....Ojala y las ganaderas que crian "TOROS" desarrollen bravura (como platino, en Sevilla) y veamos grandes tercios de varas y que luego el torero los domine y templen en la muleta.....y mi pregunta, si esto ocurre, luego por qué los empresarios vuelven a contratar al "medio toro"? Por qué a todas las ferias van lo Domecq si lo otro es mejor? Y si las figuras no quieren torear "AL TORO" porque no se contrantan a los "no figuras" que para mi son mejor toreros: Ureña, Ferrera, Pepe moral, Rafaelillo, y todos lo que vienen anunciandose del 4 al 11 de junio?....dejo la pregunta en el aire a ver si alguien la recoge....

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.