www.purezayemocion.com

Pamplona

¡Bravo Colombo!

¡Bravo Colombo!

La fuerza de un novillero en novillero, con la actitud que hay que mostrar para que te tengan en cuenta. Se trata del venezolano Jesús Enrique Colombo. La tarde comenzó con el silencio condensado en un minuto por Iván Fandiño.

miércoles 05 de julio de 2017, 23:19h
Comenzó la Feria de San Fermín en la playa de Pamplona. Y digo playa porque el estado del piso que presentaba la plaza de toros era lamentable. Una gran acumulación de arena para que mañana los caballos de los rejoneadores, o del rejoneador, no sufran. Toda una falta de respeto a las ilusiones de los chavales que hoy hacían el paseíllo en la novillada de apertura de feria. El estado del piso puso en dificultad la movilidad de novilleros y sus cuadrillas y la de los novillos de “El Parralejo”. Una novillada falta de fuerza y casta, pero principalmente falta de la presencia necesaria para un tipo de plaza como es Pamplona. No se entiende que se rechace la novillada de Toros de Pincha, prevista inicialmente, con una presencia varios puntos por encima, y se levante la mano con esta que regresaba a Pamplona no se sabe muy bien por qué. Habrá que preguntárselo al veedor de la empresa.

Javier Marín se despedía de Pamplona como novillero. Y es que el local tomará la alternativa en el municipio navarro de Tafalla este mismo mes de julio. Sinceramente, y que no sirva para desanimar al chaval, la alternativa por lo demostrado hoy en Pamplona le viene grande. Luego nos encontramos con un escalafón de matadores de toros lleno de sueños amargados por decisiones precipitadas. Cortó Marín una oreja del primero tras una faena voluntariosa ante las embestidas sosas y nobles del animal de “El Parralejo”. Javier quiso demostrar que anda preparado y todo fue poner ganas, unas veces con más voluntad que acierto. Terminó por manoletinas y cerró su actuación con media estocada efectiva que le llevó a sus manos una oreja pedida por el generoso público pamplonés, que sabe cuidar a su gente.

El cuarto también fue un ejemplar noble y escaso de emoción con el que Marín volvió a estar voluntarioso y sin demasiadas apreturas intentando agradar a sus paisanos. Aquí la espada no le funcionó y la posibilidad de Puerta Grande se quedó en un respetuoso silencio.

Muy flojo y deslucido fue el segundo. Un animal que se encontró delante las ganas y la fuerza de un novillero en novillero que está volviendo a poner sobre la arena de las plazas de toros la actitud que hay que demostrar para que te tengan en cuenta. Se trata de Jesús Enrique Colombo. El utrero no aguantó una tanda con la muleta y el venezolano no pudo hacerle faena pero hasta que el novillo le dejó, Colombo fue todo un espectáculo. El tercio de banderillas recetado, con tres pares en una perra gorda, fue verdaderamente brillante. Brillante fue también la actuación con el quinto, otro ejemplar muy limitado de casta pero noble y colaborador con el que Colombo estuvo arrollador. El recibimiento de capote y el soberano quite por caleserinas en competencia con Toñete fue el previo para que otra vez con las banderillas el venezolano pusiera la plaza boca abajo. Da gusto verle poner banderillas, y eso no se dice todos los días. Comenzó la faena de hinojos llevando al toro largo con derechazos rematados que luego ratificó erguido. Tandas donde el temple y el relajo fueron la nota dominante hasta que el novillo comenzó a acortar las embestidas. Fue ahí donde Colombo cambió de papel y se pegó el arrimón que a punto estuvo de costarle caro, porque salió prendido pasándole el toro por encima y pisándole la cabeza. Se repuso Colombo. Y esa hierva en la boca que parece tener, deseoso del triunfo y de que hablen de él le llevó a dar unas ajustadísimas bernadinas donde puso la emoción, si faltaba alguna, para arrancar la petición de dos orejas tras un gran espadazo. Gran triunfo de este novillero que regresa a Madrid el domingo y que se ha coronado rey del escalafón novilleril de este año.

Toñete dudó en el recibo de capote al tercero. Puso de manifiesto que su progresión en esto del toro todavía no está para grandes compromisos. Pero a medida que fue cogiendo confianza el novillero fue a mejor. Sin duda fue lo mejor de su actuación. Con la espada tendrá que mejorar pero dejó detalles y pases con gusto en los novillos que le correspondieron en suerte. Hay material en Toñete pero habrá que esperar para verlo en una dimensión mejor. Lo que toree de ahora en adelante será determinante. Escuchó silencio en los dos.

La tarde comenzó con el silencio condensado en un minuto por esa pérdida torera que todavía no somos capaces de asumir y acabó como regalo con el triunfo de un novillero con la actitud de los de antes y que está llamado a levantar ya no sólo la fiesta taurina en su país de origen sino la fiesta en todas las partes del mundo. Quédense con su nombre, no es un inspector, es un chaval que lucha por su sueño en tierra extraña. Y tiene todo nuestro respeto. ¡Bravo Colombo!


Pamplona. Miércoles 5 de julio de 2017. Feria de San Fermín. Novillos de El Parralejo, mal presentados, flojos, nobles y faltos de casta. Javier Marín, oreja y silencio tras dos avisos; Jesús Enrique Colombo, silencio y dos orejas; Toñete, silencio en ambos. Entrada: Tres cuartos largos. Nota: Al término del paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria de Iván Fandiño.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

2 comentarios