www.purezayemocion.com

Bilbao

Imagen de @javitaurino
Ampliar
Imagen de @javitaurino

¿Qué fue del toro de Bilbao?

Tarde de enorme decepción ante un encierro vacío de casta y fuerza. Todo ha transcurrido entre capotes por arriba y mimos a los toros para ver si alguno aguanta la lidia, cuando la lidia es lo contrario. Impropia también en presentación.

domingo 27 de agosto de 2017, 10:02h

El día empezaba negro con la triste noticia del fallecimiento del Maestro Damaso González. Uno de los más grandes muleteros de siempre. Descanse en paz. Minuto de silencio.

Negros eran los seis Lisardos de la familia Fraile, sin más particularidades los anunciaba el programa de mano. Negro. Los seis cornúpetas tuvieron más cosas en común. Su escasa presencia, sus cómodas caras, su flojedad de remos y escasa casta. Los seis fueron impropios de Bilbao. Impropios para un cartel que, dado el transcurso de la feria, era el cartel de la feria. El triunfador con dos de los triunfadores. Cinco trofeos se habían repartido entre los tres en estas Corridas Generales.

Saltó al ruedo Fardero, frío y blando. Pronto perdió las manos como lo harían sus cinco hermanos. Puyazo trasero y caído de Manuel Quinta que le tapa la salida para redondear. Excesivo castigo para el débil Lisardo. Las protestas que habían comenzado ya, tras el primer encuentro, crecen cuando el bicho vuelve a perder las manos. Ignoradas las mismas, el tercio de banderillas continúa con los arponcillos cayendo por lo largo y ancho del toro. Ponce, que había sido obligado a saludar tras el paseíllo, inicia por bajo. No hay ajuste. Salta una voz desde el tendido pidiendo eso, ajuste. Ponce se encara, pero se ajusta. Cosas de la exigencia. La faena nunca toma vuelo, aunque surgen algunos derechazos estimables sobre todo cuando Ponce le enseña los adentros cuando más le cuesta al toro. La inteligencia y el oficio. Pinchazo y estocada que provoca la muerte fulminante. Pitos en el arrastre. Ovación para el Maestro.

Los primeros tercios en el ruedo de Malaguino suceden casi idénticos a los de su hermano. Frialdad y debilidad. Los primeros tercios son un mero trámite. Urdiales, que había brindado al cielo, tarda en ver y acomodarse a la bobalicona embestida del animalito. Ya en los medios, con su natural torería, torea sobre ambas manos y cala en los tendidos. Con cinco minutos transcurridos arranca la música. La música ordenada por el presidente está siendo cómplice de que eternicen las faenas. Una eficaz pero traserísima estocada es suficiente para cortar una oreja de poco peso.

Poco que reseñar del tercero ya con el respetable bostezando. Su paso por el caballo transcurre con la cara alta y una coz. Roca Rey inicia en terrenos cercanos a toriles para rápido rectificar e irse a los medios, donde el toro parece que se lesiona de la mano derecha. El peruano mata de una estocada caída perdiendo el engaño.

Malaguito, herrado con el 111, se dejó la vida en el caballo, lo más reseñable de la tarde. Ya de salida apuntó mejor condición que sus hermanos. Algo más de brío, se arranca al caballo de Bonijol montado por José Palomares. Fijo en el caballo empuja con todo. Bravura que no se ve acompañada de fuerza. Tras el primer puyazo trasero pierde las manos. Segundo puyazo igualmente trasero donde repite comportamiento metiendo riñones. Demasiada entrega para tener poco fondo. Ponce brinda al respetable. Parece que puede ser. Un gran cambio de mano pone en alerta a los tendidos. Todo se viene abajo cuando Malaguito cae con estrepito. Cuesta levantar al toro, imposible levantar la faena. Bajonazo con saludos desde los medios para el torero. En Bilbao unas palmas casi siempre derivan en un saludo desde el tercio o incluso los medios. No creo que la mayoría entiendan estas diferencias.

Caraseria hacía quinto. Negro como ya hemos dicho. Manso de libro. No quiere saber nada del picador. Cuando éste sale para picar pasando de la segunda ralla se desata una tormenta de indignación en plaza. Bien por Bernal que hace su trabajo para picar al manso. Nada hacía indicar que ahí podía suceder algo. No sucedió. Sainete con la espada, sin noticas del volapié.

Llegados a este punto no sé cuántas veces he mirado el reloj. Dos cafés antes de entrar y dos Coca Colas no surten efecto. El tendido se divide entre bostezos y enfados.

Roca Rey se hace presente en el ruedo con un digno recibo por verónicas algo destempladas rematadas con una revolera. La nobleza y franqueza de Clavituerto desata su ansia de triunfo. Órdenes a su picador de cuidar al toro. Parte el palo en el primer encuentro y apenas le roza en el segundo encuentro. Entre los dos no suman medio puyazo, pero Matías cambia el tercio. A mí me siguen cobrando el tercio. El toro de noble, larga y sosa embestida. Más frágil que un jarrón chino. Pierde las manos en el capote de Juan José Domínguez que recibe penetrante mirada del ambicioso torero. Inicio de perfil, al hilo, vuelan por fuera los muletazos. Quiere Roca, quiere el toro. En una buena serie con la derecha, arrucina atropellada, como tantas. Acorta terrenos, el toro acusa el encimismo. Algún natural estimable otra arrucina sobre la derecha y un circular. El público responde con fervor. Estocada entera casi al encuentro desata la petición. Algo menor la petición de la segunda que aguanta, bien, Matías.

Tarde de enorme decepción ante un encierro vacío de casta y fuerza. Todo ha transcurrido entre capotes por arriba y mimos a los toros para ver si alguno aguanta la lidia, cuando la lidia es lo contrario. Se mantiene la peligrosa costumbre de bajar el toro cuando aparecen las figuras. Martes, viernes y sábado. En algún momento habrá que exigir a quienes tanto exigen.

Bilbao. Sábado 26 de agosto de 2017. Corridas Generales. Toros de Puerto de San Lorenzo para Enrique Ponce, ovación y ovación; Diego Urdiales, oreja y silencio; Roca Rey, silencio y oreja.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.