www.purezayemocion.com

La Feria de la Virgen de la Vega 2017 y la pescadilla que se muerde la cola

El pasado lunes se presentó el tercer número de la revista de la Federación de Peñas Taurinas Helmántica. El acto incluía un pequeño debate sobre el abono de Salamanca: las sustituciones de Morante y Manzanares, ganaderías, precios, etc.

miércoles 06 de septiembre de 2017, 13:27h

Para aumentar de tamaño y ver todas las fotos, hacer click sobre la imagen


Con motivo de la presentación y entrega del tercer número de la revista de la Federación de Peñas Taurinas Helmántica y en colaboración con el Casino de Salamanca, en la tarde del pasado lunes, día 5 de septiembre, arrancaron los motores de preferia, esos que van calentando el ambiente previo a la semana de la Virgen de la Vega.

La Revista Taurina Helmántica, de distribución semestral y gratuita, surge del empeño y esfuerzo de un grupo de aficionados que han logrado transmitir su entusiasmo a patrocinadores y colaboradores de la mayor alcurnia literario-taurina. La actualidad táurica fundamentalmente salmantina, las actividades de las diferentes peñas y organizaciones, el campo charro, la cantera de la Escuela Taurina de Salamanca y una disparidad que rebasa el albero de curiosidades, fotografía, asuntos culturales y pasatiempos, explican la popularidad creciente de la publicación.

En el marco ideal del Casino de Salamanca, arropados por representantes institucionales (Ayuntamiento, Diputación, Delegación del Gobierno), profesionales y aficionados, y con el realce de la actuación de la Banda de Música de Alba de Tormes, el inevitable recuerdo fue triple: para Manuel Rodríguez Manolete, en el centenario de su nacimiento y en el 70 aniversario de su muerte; a Dámaso González, tras su reciente fallecimiento; a Alberto Estella, presidente del Casino, abogado, político, escritor y salmantino de renombre (lo que hoy llamaríamos influencer), convaleciente, ya por poco tiempo, de una cirugía de envergadura.

El acto incluía un pequeño debate con esa acertada enseña de lo bueno si breve. Porque cuando se comentan los carteles de una feria es casi imposible no caer en la demagogia. En relación a la que se avecina, había tres carteles rematados, uno de los cuales hizo aguas con las bajas de Morante y Manzanares. El primero no tiene sustituto, así es da un poco igual quien venga. Cayetano por Manzanares es algo más mejorable que empeorable (y este cambio ha sido menos protestado que la colocación de clavo el día 16 de los hermanos Adame). La corrida de la discordia, la mal bautizada de charros para justificar 8 toros con dos toreros mexicanos y dos salmantinos, no me molesta tanto, aunque me fastidien los intereses espurios de la empresa. Hubiera preferido 6 toreros salmantinos y un desafío ganadero, pero esto no se sostiene cuando un cartel de este tipo tiene poco ambiente. La realidad es que las figuras son quienes llevan gente a la plaza. Y están. Lo verdaderamente flagrante es prescindir David Salvador en su casa, novillero triunfador en su debut el pasado año. Y también que en La Glorieta, los aficionados a los rejones ya pueden olvidarse de ver a Diego Ventura mientras Pablo Hermoso no cambie de apoderados, manteniéndose en una terna predecible y repetitiva.

De forma genérica e intentado dejar al margen las preferencias personales, que llevarían a una discusión sin arreglo y a la imposibilidad de rematar una feria al gusto de todos, esto es lo manifiestamente mejorable:

1. La cantinela de siempre con el precio de las entradas. Es verdad que el abono es más barato que el del pasado año (discretamente), pero cada boleto continúa siendo un 50% más caro que su equivalente en Madrid o Pamplona.

2. La feria del campo charro debería durar una semana. Así era en sus épocas más esplendorosas en décadas pasadas. Esto también se defiende mal si este año no hay una entrada aceptable, con carteles redondos y un ciclo corto.

3. Son más las ganaderías que faltan que las que sobran. Fundamentalmente, las toristas-minoritarias, tanto del terruño como de fuera. De aquí me acuerdo de Valdefresno (con un reciente éxito en Illescas), de Juan Luis Fraile o de Galache. De fuera, de Victorino, Miura (pese a su regular momento) y demás míticas. Lo de siempre: quién las torea y qué respuesta hay en el tendido. No obstante, en una de las cunas ganaderas del país, me parece más importante que el asunto de los hierros el ir mejorando año a año el trapío de los toros.

Como ven, nada nuevo les digo porque es imposible no caer en el tópico. Y aunque termino como empecé, con este asunto que es la pescadilla que se muerde la cola, les animo a acudir a la plaza. Porque es la forma más efectiva de defender la tauromaquia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios