www.purezayemocion.com
“¿Quo vadis, Victorino?”
Ampliar

“¿Quo vadis, Victorino?”

Este pasado 2017, en el que nos dejó Victorino Martín Andrés, un ganadero icónico para el “torismo”, dos toros suyos han sido lo mejor de la temporada: Platino y Pastelero. Por el contrario, también lidió a Jarretero, indultado en Illescas, de embestida bondadosa y sumisa. Abordamos a Victorino hijo para que se definiera: ¿qué toro prefiere? ¿hacia dónde va Victorino? Nos responde el ganadero.

lunes 22 de enero de 2018, 13:45h


El genial ganadero de Galapagar, Victorino Martín Andrés, fue una figura icónica para el aficionado a los toros, un hombre reflejado y curtido en la época en la que le tocó vivir. Ajeno a los altos linajes ganaderos, dotado de una gran intuición y una gran capacidad de comunicación, trabajador, de indudable inteligencia natural y audacia para los negocios. Victorino es probablemente el ganadero más importante de la segunda mitad del S. XX y de lo que llevamos de XXI, una figura con la que el aficionado de a pie se sintió identificado plenamente.


Victorino Martín Andrés

Victorino cuenta con siete años de edad cuando estalla la Guerra Civil y ve con sus propios ojos cómo detienen a su padre para ejecutarlo posteriormente en Paracuellos del Jarama. Acabada la guerra es enviado a estudiar a Madrid y vuelve a Galapagar una vez finalizados sus estudios básicos para trabajar en los negocios familiares relacionados con el ganado. Debido a dichos negocios, Victorino se convertirá en un afamado tratante de ganado que aprovisionará de toros las fiestas de los pueblos de la sierra de Madrid. En los años sesenta, le surge la oportunidad, convence a sus hermanos y se hace con la distinguida ganadería del Marqués de Albaserrada, que se encontraba dividida en varios lotes, en tres compras realizadas a los descendientes de José Bueno (sobrinos de su viuda Juliana Calvo). El paleto de Galapagar supo vender, publicitar y explotar como nadie un encaste que manejó casi en exclusividad al negarse a expandirlo y generalizarlo a otros ganaderos.

Victorino apareció para el gran público en mayo del 68 a propósito de la polémica que aquellos días enfrentaba a El Cordobés con Palomo Linares, los cuales rivalizaban por una corrida de los dulces y cómodos Galaches (guirlaches) para San Isidro. En dicha polémica se inmiscuyó hábilmente Victorino ofreciendo gratuitamente seis toros suyos cinqueños, serios y astifinos para que fuesen lidiados por las dos figuras, además de donar el precio de la carne a los pobres. Tanto la empresa de Madrid como los toreros ignoraron la oferta, pero ésta no cayó en saco roto para los hartos y exigentes aficionados en una época de toros “derrumbables” y figuras de tejemaneje de despacho y escofina.
La corrida ofrecida por Victorino finalmente se lidió en Madrid en septiembre de 1968. Sobre ella escribió Antonio Díaz Cañabate en ABC: “Mientras los toreritos andan por los alrededores de Madrid y por las ferias cortando orejas y rabos a los toritos de encargo para la confección de merengues taurinos, en la plaza de Las Ventas se lidiaron toros no comerciales por toreros que no pueden exigir el borrego enclenque y caedizo. Toros con casta y fiereza que promueven en los tendidos murmullos de emoción, esa emoción que es el meollo de la fiesta.” El tercer toro de la tarde cogió a su matador, un nuevo e inexperto Flores Blázquez que apenas contaba con un año de alternativa y le partió la femoral en una grave cornada. Empezaba así la leyenda de Victorino.

Más tarde vendría Baratero con Andrés Vázquez, la Corrida del Siglo, el indulto de Belador, y otros grades hitos épicos y emocionantes que han convertido a Victorino en el santo y seña del “torismo”.


Platino y Pastelero

En 2017, dos toros de Victorino han sido sin duda lo mejor de la temporada. Dos toros encastados y exigentes fieles a la personalidad de la ganadería, que pidieron el carné a sus matadores. Nada que ver con el toro de videojuego, bondadoso y sumiso que copa las ferias e impone la monotonía reinante tanto ganadera como torera.

Ver vídeo de la lidia de Platino


Platino, nº 13, de 520 kg. Negro entrepelado, nacido en diciembre de 2012 (cuatro años). Lidiado en Sevilla durante la feria de abril por Antonio Ferrera. El toro ya de salida apretó en el capote de su matador que tuvo que salir sobre las piernas hacia los medios. Tomó dos puyazos, derribando en el primero y empujando discretamente en el segundo. Desafortunadamente, no se le puso una tercera vez. En banderillas también apretó llegando a perseguir hasta a las tablas a Ferrera y alcanzando a Montoliu en el segundo par. Ya en el tercer par, el toro empezó a escarbar. En la muleta fue revoltoso, girando rápido, humillando y escarbando en ocasiones. Embistió con casta y emoción. Ferrera, lidiador tanto con el capote como con la muleta, lo toreó en principio de uno en uno. Buscando la colocación y sin dejar la muleta puesta para repetir, hasta que al final con la derecha consiguió la ligazón embistiendo y repitiendo el Victorino. Lo mató de estocada trasera en la suerte natural y un descabello. Murió con la boca cerrada. El hábito de escarbar y la duda de no ver al toro en un tercer puyazo, tercer encuentro que es en el que se calibra verdaderamente la bravura, hace que no podamos catalogarlo como bravo, pero fue un toro encastado digno del hierro que lucía. Un toro para el recuerdo en una de las faenas más meritorias y emocionantes de la temporada 2017.


Ver vídeo de la lidia de Pastelero


Pastelero, nº 20, de 520 kg. Cárdeno bragado y meano, nacido en noviembre de 2012 (cuatro años). Lidiado en Madrid en la Feria de San Isidro por Paco Ureña. De salida en el capote embistió con celo, algo blando de manos y con viaje corto. Ureña tuvo problemas para pararlo. En el caballo, en el primer puyazo hizo sonar el estribo y se quiso quitar el palo. En el segundo Ureña colocó mal al toro (muy cerca) y éste cabeceó y se repuchó. Tampoco hubo tercer puyazo. En banderillas hizo un discreto tercio, era caminador y acortaba el viaje sin apretar en exceso. En la muleta Ureña se quiso poner “bonito” sin llevar y conducir la embestida y el toro, como era encastado, se le “subió a la chepa”. Aunque consiguió meritorias tandas de dentro a fuera, perdiendo pasos ante un toro de gran acometividad y velocidad. Con fijeza y casta. Ya más avanzada la faena, el torero finalmente se quedó en el sitio consiguiendo tandas de cuatro muletazos y el de pecho con gran emoción y mérito en una lidia emocionante. Más tarde con la izquierda llegaron de nuevo los problemas al intentar torear Ureña con la muleta retrasada a un toro que pedía el carné. Curioso y gráfico es el largo rato que se tiró Ureña cogiendo la espada de matar exhausto por el esfuerzo, nos quedan dudas si Ureña consiguió someter al encastado Victorino. Lo mató de estocada en suerte contraria (perdiendo la muleta) persiguiendo el Victorino al matador. Toro encastado, de embestida de complicada gobernabilidad, no bravo (manso) sobre todo después de verlo en el caballo.


Jarretero, toro indultado en Illescas (Toledo)
En octubre de 2017, Victorino Martín García (Victorino hijo), presenciaba con una sonrisa el indulto de “Jarretero” en la plaza de toros de Illescas. “Jarretero”, de presencia anovillada, tuvo una embestida más que noble, bondadosa. Tragándose sumisamente con resignación y docilidad una faena casi teledirigida por un Pepe Moral algo retorcido y forzado que toreó en línea y medio-tumbado. Como ven, un concepto de embestida, y por ende de toreo que se aproxima más al toro “artista” de Domecq, tan agasajado por el torerismo comercial que a la encastada dureza y exigencia de Platino y Pastelero. Victorino hijo ha echado a Jarretero a las vacas.


La sucesión. ¿Qué piensa Victorino hijo?
Cuando nació Victorino Martín García, hijo del patriarca, su padre ya hacía un año que era ganadero de los Albaserradas. Conoce por lo tanto la ganadería, de la que ahora es propietario, como nadie. Novillero y licenciado en veterinaria, presidente de la Fundación del Toro de Lidia, es un hombre preparado para el futuro que le va a tocar vivir ante el cuestionamiento actual que vive el toreo. Victorino es afable y ha heredado las dotes comunicativas de su padre. Coloca mensajes, esquiva preguntas y conoce tanto al sector taurino como al aficionado que idolatra su ganadería.

Hace unos días, con la ocasión de la presentación en Barcelona de la feria de invierno de Vistalegre dedicada a Victorino (padre), tuvimos la oportunidad de preguntarle al hijo si su concepto de toro coincidía con el del patriarca. Sin dudarlo se lo preguntamos, y sin rodeos y directamente le pedimos concreción. "Victorino: ¿qué toro prefiere usted: Platino/ Pastelero o Jarretero? Advirtiéndole que no aceptaríamos que nos respondiese que ambos. Esto nos respondía el ganadero:

“Platino, Pastelero y Jarretero son las tres caras de la misma moneda. Lo que tiene que hacer un ganadero es potenciar las virtudes que tiene un animal. Y los tres animales que te estoy diciendo son muy distintos entre sí, pero con unas virtudes muy marcadas. A MI a lo mejor ME GUSTA MÁS EL TORO DE EMOCIÓN. A lo mejor ME GUSTA MÁS PLATINO. ESTOY MÁS CERCA DE PLATINO. ¡Qué también le pondría defectos! Lo que a veces no veis los aficionados es que el más exigente es el propio ganadero (…) Según vas cumpliendo años, te vuelves más exigente y hay muy pocas cosas que te lleguen a llenar del todo. Y a cualquiera de los tres toros de los que hemos hablado le pongo pegas.

Yo busco el toro ideal, el toro perfecto. Aunque yo sé que la perfección no existe. Pero el hombre tiene que intentar acercarse a ella. La base: EL TORO ENCASTADO, EL TORO BRAVO, EL TORO QUE VENDA CARA SU VIDA, PERO…DENTRO DE ESO EL TORO QUE PUEDA EMBESTIR. EL TORO QUE NO RESPONDE CUANDO SE LE HACEN LAS COSAS BIEN, ESE TORO NO ME VALE. TIENE QUE SER UN TORO ENCASTADO, UN TORO CON FIEREZA, UN TORO CON PODER, PERO CUANDO EL HOMBRE QUE ESTÁ DELANTE LE HACE LAS COSAS BIEN, EL TORO TIENE QUE RESPONDER. SINO ESE TORO NO VALE PORQUE NO SERÍA UN TORO, SERÍA UNA FIERA.


Es cierto que en la búsqueda de ese toro a veces sale el toro manso de una ganadería encastada. Es decir, un toro que se te ha ido de las manos y que es un toro manso con poder. Y a lo mejor es un toro ilidiable. NO ES LO QUE BUSCO, PERO YO PREFIERO QUE ME SALGA ESE TORO ILIDIABLE QUE EL TORO TONTO, EL BORREGO QUE SE CAE Y QUE ABURRE A TODO EL MUNDO. Pero el ideal que buscamos es el toro completo, el toro bravo en los tres tercios, el toro complicado, el toro con emoción, el toro que vende cara su vida, pero el toro que responde cuando se le hacen las cosas bien”.


Pues ya ve, saque usted, lector, sus propias conclusiones. Por lo pronto, Victorino no nos pega el rollo del toro con ritmo, “clase”, profundidad… y toda esas memeces que muchos ganaderos utilizan para disfrazar lo que es un toro bobo, de embestida de videojuego, que se traga repetidamente el sinfín de gimnásticas posturas a los que le somete el torero de turno (cuantos más mejor). Lógicamente, dentro de esa aspereza, Victorino no busca ni nos defiende el toro “pregonao”, aunque dice preferirlo al toro fácil, endeble y sumiso. Así que parece que podemos estar tranquilos y que la personalidad de los toros de Victorino va a continuar fiel a la de nuestro ganadero icónico, patriarca de la saga.

Por lo que nos dijo Victorino hijo, creemos que estará de acuerdo con nosotros en qué el mejor homenaje y la mejor manera de recordar a Victorino Martín Andrés es seguir criando y lidiando Platinos (y Pasteleros). Toros que vendan cara su muerte. Toros, que como decía Díaz Cañabate sobre los primeros Victorinos, "promuevan murmullos de emoción en los tendidos. Esa emoción que es el meollo de la Fiesta".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (23)    No(1)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • “¿Quo vadis, Victorino?”

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    2726 | Máximo Gil - 22/01/2018 @ 18:27:26 (GMT+1)
    Por qué no nombran a molinito que fue indultado en una plaza mas importante que Illescas, con todo mis respetos a Illescas

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.